Jueves, 05 de mayo de 2011

Fuente: Equipo Gama
Autor: Javier Vega

El 22 de diciembre del 2008 tendr? lugar el acto oficial de apertura del a?o astron?mico, coincidiendo con el 150? aniversario de la primera edici?n de ?El origen de las especies? escrito por Charles Darwin, y del 200? aniversario del nacimiento de este ?ltimo. A su vez, otro acontecimiento ?y ?ste, sin duda, m?s relevante- nos viene a recordar al emblem?tico Galileo quien, hace cuatrocientos a?os, construy? su primer telescopio, hizo las primeras observaciones gal?cticas ?con los consiguientes descubrimientos- y comenz? la redacci?n de su significativo trabajo llamado ?Siderius Nuntius? (Anuncio Sideral).

A decir verdad, no hablaremos sobre Galileo, menos sobre la figura de Darwin; eso lo podemos dejar para otra ocasi?n. Me ayudo de esta introducci?n para anunciar la segura cadena de acontecimientos que se desencadenar? en el pr?ximo a?o respecto al ?conflicto? existente entre fe y raz?n, o Iglesia y ciencia.

El 31 de octubre de este a?o, el astrof?sico Steven Hawking, nada menos que sucesor de A. Einstein en la c?tedra de Newton (Cambridge), dirigi? un discurso a la Pontificia Academia de las Ciencias con motivo de un congreso donde se debat?a las distintas teor?as sobre la evoluci?n del universo y de la vida. Palabras que no pasaron desapercibidas para los medios de comunicaci?n del mundo entero, con t?tulos de lo m?s significativos, dentro de la literatura sensacionalista, donde impl?cita o expl?citamente se refiere el ?conflicto? mencionado anteriormente: ?El f?sico Hawkins ante el Papa para defender el evolucionismo?, ?El origen del mundo sin Dios??, y t?tulos por el estilo.

En su discurso, Hawking dijo cosas muy interesantes, pero no quiero dejar de destacar una actitud ?filos?fica? de ?ste que me llam? poderosamente la atenci?n. Entre otras reminiscencias mencion? a Arist?teles. ?Arist?teles, el m?s famoso de los fil?sofos griegos, cre?a que el universo ha existido siempre. De hecho, lo que es eterno es m?s perfecto que lo que ha sido creado?. A continuaci?n dir? que ?la expansi?n del universo es uno de los descubrimientos m?s importantes del siglo XX (?), y ha transformado el debate sobre si el universo haya tenido o no un inicio?. Despu?s habl? sobre algunas teor?as que defend?an la eternidad del universo. Luego refiere sobre la postura de un ?Big bang? que habr?a dado inicio al cosmos, respaldada por la famos?sima teor?a General de la Relatividad y el descubrimiento de las Microondas C?smicas ?que vendr?an a ser los ?f?siles? o la prueba de un inicio espacial. Despu?s de unas cuantas motivaciones m?s, dir?: ?La cosmolog?a es una materia entusiasmante y activa. Estamos siempre m?s cerca para responder a las preguntas de siempre: ?por qu? estamos aqu??, ?de d?nde venimos? Yo creo que estas preguntas pueden hallar respuesta dentro del mismo campo de la ciencia?.

?Para qu? tantas referencias a Hawking?, ?d?nde est? el problema? En realidad, el problema no es Hawking en particular, sino la postura que muchos cient?ficos toman a prop?sito de su conocimiento.

Cuando invitan a Steven Hawking a realizar un discurso en la Pontificia Academia de las Ciencias es para que aporte, en la medida de sus posibilidades y de sus experimentos, un poco m?s de luz al mundo cient?fico sobre los temas debatidos, en este caso sobre la cuesti?n acerca de la evoluci?n del universo y de la vida. Sucede demasiado a menudo que los cient?ficos, o no distinguen, o no quieren distinguir los l?mites propios de su ciencia y deciden sentenciar en cuestiones que, desde el punto de vista puramente cient?fico, son ajenas a su competencia.

Recordar?n la menci?n hecha a Arist?teles. Habla de ?l como el m?s famoso de los fil?sofos griegos. Arist?teles no s?lo era fil?sofo, tambi?n era f?sico. Era un gran observador.

Anteriormente dec?a que hab?a ciertos comentarios que me llamaban la atenci?n. El primero, Arist?teles como fil?sofo. Esa distinci?n me complace,viniendo de un f?sico, porque nuestro famoso griego habla ?y no olvidemos que hipotiza- sobre la eternidad del universo desde el punto de vista filos?fico, no f?sico. Recuerden que la siguiente aportaci?n de su discurso fue ?aquello que es eterno es m?s perfecto que lo que ha sido creado?; y aqu? Hawking nos tira de la lengua.

Esta reflexi?n es propia de un metaf?sico en toda regla. Creaci?n, eternidad, sin duda vinculada al espacio y al tiempo, no a la eternidad de Dios, grados de perfecci?n, ?todo un fil?sofo! Despu?s se centra m?s en tratar las conclusiones logradas junto con Roger Penrose sobre la aceleraci?n del universo y la afirmaci?n, seg?n los datos actuales de c?lculos obtenidos, de que el universo seguir? expandi?ndose hasta su debilitaci?n completa ?sin duda un campo mucho m?s propicio para la discusi?n cient?fica.

Tambi?n transcribimos acerca de su conclusi?n: ?Estamos siempre m?s cerca para responder a las preguntas de siempre: ?Por qu? estamos aqu??, ?De d?nde venimos? Yo creo que estas preguntas pueden hallar respuesta dentro del mismo campo de la ciencia?. Volvemos a lo de antes, ?Ecce homo filosoficus!

La intenci?n de este an?lisis no es la de criticar un discurso acad?mico de un renombrado cient?fico invitado por la Santa Sede, sino la de ayudarles a discernir cuando se produzca el Big Bang medi?tico, en este a?o que entra, por un sinf?n de acusaciones y de falacias ?en su m?s estricto significado- con respecto a la posici?n de la Iglesia, del evolucionismo, del creacionismo, y de la pobre figura de Galileo ?que, por otra parte, muri? de vejez a los 77 a?os de edad, en su casa de Florencia, acompa?ado por una de sus hijas y con la bendici?n del Papa, y no quemado y torturado como nos lo quieren hacer creer-.

El cient?fico, cuando habla como cient?fico (y aqu? me refiero a una implicaci?n de ciencias experimentales en general), dice de aquello que se puede observar, medir, calcular?, o sea su objeto de estudio es lo material, lo espacial, lo que se mueve? Claro que el cient?fico, para realizar su ciencia ?a la que damos, sin dudarlo, una clara autonom?a- necesita de unos supuestos filos?ficos. Por ejemplo, la regularidad de la naturaleza es un principio filos?fico que afecta e interesa a la ciencia ya que sin ella no se podr?an formular hip?tesis, ni confirmarlas a trav?s de repetidas observaciones; pero a la pregunta ?qu? es la regularidad de la naturaleza? corresponde ?nicamente a la filosof?a pronunciarse. Y as? sucesivamente.

Cuando un cient?fico pretende con su ciencia convencernos de que Dios no existe, de que el hombre es s?lo materia, o cualquier otra sentencia que afecta a una visi?n cristiana, y no s?lo cristiana, pero sobretodo cristiana- del hombre y de la realidad, sepan que no lo hace como cient?fico. Si lo hace como cient?fico lo hace ileg?timamente; si lo hace aprovech?ndose de su posici?n de cient?fico para hablar como fil?sofo, mal hecho, por la boca muere el pez; si lo hace como fil?sofo, que acredite su competencia y su formaci?n en este campo; y si lo hace como un ciudadano m?s, que se ponga a la cola y promulgue sus apolog?as vulgares ?tambi?n en el m?s estricto sentido del t?rmino- escribiendo ?cartas al director? de cualquier peri?dico.

El fil?sofo de la ciencia Stanley Jaky que, adem?s de conseguir el premio Templeton es miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias, coment? ?la ciencia es una fuente de conocimiento ilimitada cuando se aplica a la materia mesurable. Pero all? donde no existan cantidades a ser medidas, fracasa estrepitosamente? (art?culo en la revista Muy interesante, n? de abril del 2000). En el mismo art?culo, Allan Sandage ?uno de los pocos que ha sido capaz de ponerle edad al universo- dir?: ?mi carrera cient?fica me ha conducida a la conclusi?n inevitable de que el mundo es demasiado complicado para que la ciencia, por s? sola, pueda explicarlo?.


Publicado por mario.web @ 2:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios