Jueves, 05 de mayo de 2011
Una m?stica de la Eucarist?a
?
Madre Mar?a C?ndida
Madre Mar?a C?ndida

La Iglesia ha amado la Eucarist?a desde que el mismo Se?or Jes?s la instituyera. Es pues, el Don de dones, renovaci?n de la Pasi?n del Se?or Jes?s y presencia real de Cristo entre los hombres.
El misterio de la presencia sacramental de Dios en el mundo, recuerda que la Hostia Consagrada es realmente el Cuerpo de Cristo. La recientemente beatificada, Mar?a C?ndida de la Eucarist?a, encontr? en el Pan Vivo, alimento de vida eterna, regalo preciado en el que el mismo Dios se daba por amor.
?Cuando era peque?ita y todav?a no se me hab?a dado Jes?s, esperaba a mi madre, cuando volv?a de la santa Comuni?n, y de puntillas le dec?a: ?A m? tambi?n el Se?or?. Mi madre se inclinaba con afecto y alentaba sobre mis labios; yo la dejaba enseguida y repet?a saltando: ?Yo tambi?n tengo al Se?or, yo tambi?n tengo al Se?or??. As? contaba, con dulzura, la Madre Mar?a C?ndida. Hermoso don hab?a sembrado Dios en su coraz?n de ni?a.
Mar?a Barba naci? el 16 de enero de 1884 en Catanzaro (Italia). Tras luchar veinte a?os por defender su entrega total al Se?or, sus padres se convencen verdaderamente de su llamado a la plena consagraci?n y ella ingresa al Carmelo.
La Eucarist?a era verdaderamente centro de toda su vida espiritual, sobretodo por la incidencia vital en la relaci?n entre su alma y Dios. De la Eucarist?a sac? fuerzas Mar?a C?ndida para consagrarse a Dios como v?ctima el 1 de noviembre de 1927.

Vocaci?n a la Eucarist?a
Ella misma desarroll? plenamente lo que define como su ?vocaci?n a la Eucarist?a?. Escribi? una peque?a gran obra de espiritualidad eucar?stica, ?La Eucarist?a?, una larga e intensa meditaci?n sobre la Eucarist?a, que se irradia entre el recuerdo de la experiencia personal y la profundizaci?n teol?gica de su experiencia de fe. Bendec?a el maravilloso don de la fe que le permit?a ver al Se?or Jes?s en la Eucarist?a: ?Oh mi Amado Sacramentado, yo te veo, yo te creo... Oh Santa Fe?.
Fue priora del monasterio en 1924, si?ndolo, salvo una breve interrupci?n, hasta 1947, y contribuy? de forma directa a la expansi?n del Carmelo teresiano en Sicilia, la fundaci?n de Siracusa, y al retorno de la rama masculina de la Orden.
Pero en la Eucarist?a, la Madre C?ndida, descubre tambi?n el sentido profundo de los tres votos religiosos, obediencia, castidad y pobreza, por ser ?stos ejercicio completo de una profunda conformaci?n con el Se?or Jes?s en quien todo hombre encuentra el camino hacia la santidad, si se llega a revestirse del nuevo hombre que por Cristo se es, y se despoja del pecado.
Para Mar?a C?ndida, la Eucarist?a es alimento, es encuentro con Dios, es fusi?n de coraz?n, es escuela de virtud, es sabidur?a de vida. C?mo no maravillarse cuando nos dice que ?Aquel ?nico tesoro est? aqu?, es Dios. Verdaderamente, s? verdaderamente: mi Dios y mi todo?.
El Se?or la llam?, despu?s de algunos meses de agudos sufrimientos f?sicos, el 12 de junio de 1949, Solemnidad de la Sant?sima Trinidad.

Lo que dijo el Papa
?Mar?a Barba ofreci? toda su vida a Dios en el Carmelo... Fue una aut?ntica m?stica de la Eucarist?a; hizo de ella el centro unificador de toda la existencia... Se enamor? tanto de Jes?s Eucarist?a que experiment? un constante y ardiente deseo de ser ap?stol incansable de la Eucarist?a?.
Juan Pablo II


Publicado por mario.web @ 21:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios