Jueves, 05 de mayo de 2011

Fuente:
Autor: Cristina Ferrer


Para remediar los males que en la sociedad causa la "ignorancia?, en 1215 naci? en Espa?a la Orden de Frailes Predicadores.

Fundada por Santo Domingo de Guzm?n, esta corriente de sacerdotes impregn? el ambiente medieval con un renovado esp?ritu por vivir y transmitir la Verdad del Evangelio. El h?bito blanco con capa negra distingue hasta nuestros d?as a la familia dominica, integrada por tres ramas: la masculina, de sacerdotes y frailes; la femenina, de hermanas religiosas y monjas y, la seglar, compuesta por fraternidades laicales e institutos seculares.

Quienes conocieron a Domingo (1170-1221) en su infatigable labor con los m?s despose?dos, los herejes y los pecadores, destacan su profunda uni?n con Cristo crucificado. Cuentan que tras los d?as dedicados por completo a los dem?s, sol?a destinar todas las noches a orar a los pies del Sagrario. Sus seguidores explican que s?lo contemplando la Cruz de Cristo se puede tener ?ojos evang?licos? para entender las situaciones hist?ricas determinadas. Y viceversa, s?lo en el contacto con la humanidad, se puede aumentar la experiencia de Dios en la oraci?n y la contemplaci?n.

Su ejemplo de pobreza radical para ?seguir libremente a Cristo?, su madurez y equilibrio humano para vivir su celibato como ?un canal de entrega generosa?, su humildad vivida como una actitud evang?lica (no como mera modestia) y su vida contemplativa constituye la m?s preciada herencia de los dominicos. Y la fidelidad al testamento del fundador ha sido fruct?fera. De hecho, la Iglesia ha elevado a los altares nada menos que a ?159 de sus miembros! Entre ellos, destacan Santa Rosa de Lima, Santo Tom?s de Aquino, San Vicente Ferrer, Santa Catalina de Siena y San Mart?n de Porres.

Los dominicos del siglo 21 trabajan principalmente en Am?rica Latina y Europa, esforz?ndose por mantener la uni?n medular que su fundador imprimi? al compromiso apost?lico y la contemplaci?n del misterio de Cristo Salvador.


Publicado por mario.web @ 21:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios