Viernes, 06 de mayo de 2011
La pel?cula El abogado del diablo realiza una gran labor en mostrar este hecho. Es la historia de un abogado que, no habiendo perdido jam?s un juicio, se da cuenta a medio caso de la culpabilidad de su cliente. Teniendo argumentos para ganar el caso decla
?
El verdadero satanismo y su falsa libertad
El verdadero satanismo y su falsa libertad
Sor Mar?a Laura Mainetti era una religiosa bien conocida por su bondad y caridad, especialmente porque estaba siempre disponible para socorrer a cualquiera en necesidad. Una noche del a?o dos mil, recibi? una llamada de una voz que gritaba ?estoy encinta y quieren hacerme abortar?. Corri? de prisa al lugar y, en el bosque, se encontr? con la trampa que le llev? a la muerte. Tres j?venes, en cuyos cuartos se encontraron m?s tarde numerosos art?culos de Marilyn Manson, cruces volteadas de cabeza y otros s?mbolos sat?nicos, le salieron al encuentro. Al d?a siguiente se encontr? su cad?ver con diecinueve pu?aladas.

Interrogando a las asesinas, confesaron m?s tarde, que se trataba de un ofrecimiento al diablo. ?Habr?an bastado dieciocho cortes para formar el seis seis seis ?afirm? una de ellas-. La pu?alada extra invalid? el sacrificio?.

No hablar? m?s de esta historia. Quiero solo hacerte ver que es un hecho que en el mundo de los j?venes se da un cierto inter?s por estas cosas. Habr?s o?do de la ouija y de otros juegos espiritistas, tal vez te habr?n invitado ya a ?visitar? un cementerio en la noche; habr?s o?do de misas negras, de m?sica sat?nica y de Marilyn Manson; habr?s encontrado gente que dice leer las palmas o habr?s visto en la televisi?n a esos magos que ?predicen? el futuro estudiando las estrellas. ?Qu? hay detr?s de todo esto? O mejor dicho ?Qui?n est? detr?s, encima y debajo de esto?

El hecho de que tantos crean que de un par de papeles o que del orden de las estrellas dependa su futuro, no hace mas que confirmar las palabras de Ronald Knox ?Si hoy creemos en un Dios que hace milagros, es muy dif?cil creer que Satan?s, o alguien muy como ?l, no est? haciendo milagros para deshacer a las almas.? (SLS 65) En efecto, cuando oyes de satanismo no oyes sino de las obras del diablo, que es ?adversario de Dios y del hombre.? (Zac 3;1) El problema de hoy es que, por m?s que o?mos del diablo, no lo conocemos. De hecho no es bueno conocerlo, pero s? lo es saber que existe y que anda ?como le?n rugiente buscando a qui?n devorar.? (Pedro 5;8)

?Qui?n diablos es este diablo?

Cuando Dios cre? el mundo, antes de crear al hombre para que estuviera con ?l, cre? a los ?ngeles. Al hombre lo har?a despu?s libre y lo har?a capaz de decidir en cada instante de su existencia. Pero a los ?ngeles les hizo tomar una decisi?n una vez y para siempre. La pregunta era ?eliges o rechazas servir a Dios? Muchos de ellos eligieron a Dios y entraron al cielo. Otros en cambio, instigados por Lucifer, el ?ngel m?s bello, pronunciaron el famoso ?non serviam? (no servir?). Estas palabras fueron el grito de guerra perpetua en contra de Dios y, siendo el hombre la criatura que ?l m?s amaba, se declararon tambi?n enemigos perpetuos de la humanidad. Desde este momento, la tarea del diablo y sus demonios ser?a la de confundir, manipular y pervertir al hombre para que no volviera al para?so donde estaba destinado a la felicidad eterna con Dios.

Comenzando por Ad?n y Eva, Satan?s le ha entrado duro a su tarea. No se presenta al hombre con cuernos en llamas, cola de flecha y patas de cabra, sino que se presenta como ?un caballero que viste de traje, capa de opera y corbata blanca.?Al menos as? lo describ?a Shakespeare. De esta manera, sus trampas aparentan un fuego que no quema. Sus estrategias no son llamas que queman y te hacen quitar la mano. Son m?s bien como un sol que te da una sensaci?n agradable y acogedora. Te hace sentir en la playa, acostado en la arena y disfrutando sus rayos pero, cuando te levantas, eres un carb?n y, sin darte cuenta, te has convertido en manjar de tu enemigo.

La pel?cula El abogado del diablo realiza una gran labor en mostrar este hecho. Es la historia de un abogado que, no habiendo perdido jam?s un juicio, se da cuenta a medio caso de la culpabilidad de su cliente. Teniendo argumentos para ganar el caso declarando su inocencia, se encuentra en un dilema. ?La honestidad o su reputaci?n? Todo le mueve a ser honesto, excepto su jefe y sus compa?eros de trabajo. Estos, finalmente, le impulsan a optar por la victoria del caso. Tras este ?xito, es promovido y su fama y fortuna crecen sin medida: el sue?o de la esposa, la casa perfecta, la familia ?ideal?. ?La vanidad, mi pecado preferido?, dice en una ocasi?n su jefe mientras lo ve escalando la cumbre de la fama. Pero el para?so comienza a desvanecerse con el tiempo. Se encuentra infiel a su matrimonio, con problemas y un sentimiento de vac?o, aunque sus cuentas bancarias estuvieran cada vez m?s llenas. Agobiado por todo esto, su jefe le confiesa un d?a que ?l es el diablo y le muestra qu? f?cil le es guiar a los hombres por donde quiere, usando el dinero como carnada.

?Alguno de tus cercanos te ha seducido alguna vez a hacer algo en contra de tu consciencia? De esto yo no afirmo nada, pues de esta criatura calurienta y seductora has o?do y oir?s mucho. Yo me limito ahora a presentarte el trabajo que ha hecho los dos ?ltimos siglos. De esta manera te hablo del satanismo oculto, que es aquello que buscas.

?De d?nde viene esta moderna corriente sat?nica?

Vamos al a?o 1875, fecha de nacimiento del ocultista Aleister Crowley, padre del satanismo moderno. Este ingl?s era ateo. No cre?a ni en Dios ni en el diablo, pero dedic? su vida a la droga y la magia sexual, cuyos ritos compil? en su libro Magick. Viaj? por el mundo y vivi? un tiempo en Italia. Estando en Sicilia, fund? en Cefal? la abad?a de Thelema donde sigui? sus pr?cticas hasta que, acusado de sacrificios humanos, fue expulsado por el r?gimen fascista. Regresando a Inglaterra, se dej? consumir de la droga hasta que muri? en 1947. Su lema ?haz lo que quieras? es una invitaci?n a una vida sin reglas ni l?mites y es esta la esencia del satanismo. La misma filosof?a de vida se encuentra en una frase de su Libro de Oz: ?No hay m?s Dios que el hombre. El hombre tiene el derecho de vivir seg?n sus propias leyes?. De esta manera, todo resulta l?cito. El lema representa la eterna presunci?n del hombre que quiere ponerse en el puesto de Dios y convertirse en dios de s? mismo, siguiendo las leyes que m?s se le acomodan y buscando satisfacer el ego?smo y el propio placer.

Con este lema, Crowley puso los fundamentos al satanismo pues, de hecho, al diablo no le interesa ser adorado, no le interesan las alabanzas. Para ?l, la victoria no es ver al hombre postrado a sus pies, sino verlo dando la espalda a Dios. Lo que quiere es ver al hombre usando su libertad para elegirse a s? mismo y repetir su frase: ?non serviam? ?Har? lo que quiero y no lo que quieres?. Por eso, el sat?nico no es solo el encapuchado que realiza rituales en los bosques, sacrificando animales e invocando al diablo. No. Ni siquiera es necesario creer en el diablo para serlo, basta meterse en el puesto de Dios y dejarse absorber del ego?smo en la b?squeda del placer. Basta rechazar a Dios, ignorar las reglas y ser el dios de uno mismo, dejando a un lado o sometiendo a los dem?s. Esto es lo que ?l busca y difunde, pues su diab?lico bien es el mal del mundo y es esto lo que promueve en el rock, las drogas y el sexo. S? libre y ?haz lo que quieras? es el lema del padre del satanismo y es tambi?n la contrase?a de entrada al infierno.

Esta ideolog?a que promueve una libertad sat?nica y no es sino esclavitud, ha encontrado acogida en muchos, sobre todo j?venes, pues parece la v?a de una vida f?cil. Aprovechando este hecho, se fund? en Estados Unidos como una obra legal, la famosa Satan?s Church (Iglesia de Satan?s), con la cual colaboran numerosos artistas de rock y de la cual Marilyn Manson es considerado sacerdote. Esta instituci?n naci? en 1966 por iniciativa de Ant?n LaVey. Comenz? en San Francisco, en el Hotel California, al cual se refiere la canci?n de los Eagles. Este norteamericano, nacido en Oaklawn, California, fue secuaz de Crowley y levant? su obra junto a Kennet Anger, autor de ?Invocation of my demon brother? (Invocaci?n de mi hermano demonio) y ?Lucifer rising? (Lucifer que se levanta). Curiosamente, la legalidad de esta ?iglesia? hace que el satanismo sea considerado en Estados Unidos como una religi?n m?s que cuenta con sus sacerdotes, su biblia, sus ritos y hasta sus mandamientos. A ella se entra por un pacto con el diablo, que consiste en un rito de venta de la propia alma a cambio de riqueza, poder, placer y conocimiento. A este acto hacen numerosas referencias las obras de Faust, quien declara haber vendido su alma. Para mantenerla legal, los dirigentes de la secta obran correctamente, sin realizar sacrificios humanos ni violencia sexual y se dedican simplemente a difundir su ideolog?a sat?nica cuya negatividad se ve reflejada claramente en sus 9 mandamientos:


1. Satan?s representa el abandono al placer, en lugar de la abstinencia.
2. Satan?s representa la existencia vital, en lugar de la ilusi?n espiritual.
3. Satan?s representa la pura verdad, en lugar de los hip?critas autoenga?os.
4. Satan?s significa bondad para los que la merecen y no amor desmedido a los dem?s.
5. Satan?s representa la venganza, en lugar de poner la otra mejilla.
6. Satan?s significa dar responsabilidad a los responsables, en lugar de preocuparse por los vampiros de la psique.
7. Satan?s significa que el hombre es simplemente otro animal, a veces mejor, con frecuencia peor de los que caminan con cuatro patas, el cual, en gracia de su ?desarrollo divino, espiritual e intelectual?, se ha hecho m?s cruel que los animales.
8. Satan?s representa a todos los, as? dichos pecados; porque estos conducen a todos a una gratificaci?n f?sica, mental y emotiva.
9. Satan?s ha sido el mejor amigo que la Iglesia haya jam?s tenido, visto que le ha dado trabajo todo este tiempo.


El hacer la propia voluntad es una tentaci?n para todos: ni?os y adultos, pecadores y santos. Pero ?c?mo se ha expandido tanto? y ?por qu? encuentra acogida sobre todo entre los j?venes? La respuesta se ve cuando se observa la conducta juvenil. El per?odo de adolescencia es un tiempo de maduraci?n en que la persona comienza a darse cuenta de su libertad y autonom?a frente a sus pap?s y cualquier autoridad. El adolescente cuestiona todo y busca un fundamento para su vida, cayendo naturalmente en un estado de rebeli?n propia de la edad. Con este cuestionamiento y la ausencia de una verdad que le de seguridad, el joven se siente vac?o y busca llenarse de lo que el mundo le ofrece.

El demonio, aprovechando este vac?o interior, no duda en salir al encuentro y ofrecer alternativas opuestos a Dios. Se presenta como un Lucifer rebelde que anima sus sentimientos de rebeli?n con la idea de una falsa libertad. Ofrece una vida de placer, una vida de apariencia y una vida de dispersi?n. Pero no hace sus ofertas encendido en llamas y humos, como ya dijimos al inicio. Para hacerse atractivo y no temible; para ponerse guapo y agradable, se esconde en un aliado amigo de todos los hombres. Se esconde en un ser que todos buscan y tienen por amigo: el dinero. En efecto, el diablo se basa en la avaricia humana para promover sus anti-valores. As?, funda y dirige empresas que se dediquen a sembrar su mala hierba y llenar el vac?o de los j?venes de comida chatarra que no les lleva a la felicidad, sino a un profundo vac?o y hast?o por la vida.

Como ejemplo de esto se podr?an mencionar la cantidad de empresas que, con revistas, pel?culas y p?ginas de Internet promueven la pornograf?a, destruyendo el valor del matrimonio y manipulando el significado del sexo para convertirlo en sin?nimo del placer; los grupos de m?sica rock y p?blicamente sat?nica, que promueven el sexo y la droga como v?a de felicidad; las que promueven juegos espiritistas, las editoras de mensajes subliminales, las productoras de im?genes, tatuajes y vestidos diab?licos, las que difunden supersticiones y creencias en el poder de las piedras o las estrellas y no se diga de aquellas que elaboran bases de datos de blasfemias contra Dios, la Virgen y el Papa, permitiendo al visitante de la p?gina introducir las propias. Todas ?stas, ?Qu? son sino obras que promueven el abandono de Dios para meterse a uno mismo o a otro en su puesto? ?Y qui?n est? detr?s? Un hombre que viste Armani, detr?s de un escritorio y goza de la vida sacando provecho del juvenil deseo de felicidad. Y m?s detr?s a?n, ?un caballero que viste de traje, capa de ?pera y corbata blanca.?

?Haz lo que quieras.? ?Busca el placer.? ?Que nada ni nadie te condicione? ?No te dejes enga?ar por una moral represiva?? Todos estos son mensajes que roban a Dios su puesto falseando y reduciendo la libertad. La falsa libertad sat?nica es, lamentablemente, el concepto de libertad que se tiene hoy en d?a. Es una libertad ego?sta y absoluta que no deja espacio ni a Dios ni a los dem?s. Es una aparente libertad para hacer la propia voluntad y satisfacer los propios deseos, porque todo es l?cito. Pero es un esclavizadora de los propios caprichos, que encierra al hombre en s? y rompe con la paz de una sociedad que debe vivir en armon?a.

Para volver a una verdadera libertad, es necesario que el hombre no sea su propio centro. Hace falta una referencia. ?Ama y haz lo que quieras? -dec?a San Agust?n-. ?sta es la respuesta. ?sta es la verdadera libertad. Si la curiosidad sobre el satanismo te movi? a leer estas l?neas, indaga ahora su contrario. Toma los Evangelios y conoce al enemigo del diablo. Compara las obras de Cristo y del diablo, compara la Iglesia de Satan?s y la de Cristo, compara lo que cada uno te ofrece y la libertad que te propone. ?No se puede servir a dos se?ores.? (Mt 6;24) ?Cu?l l?der es m?s f?cil de seguir? La respuesta te la he dado en ?stas l?neas pero, juzgando sus efectos, si la felicidad en la que crees es la misma en la que creo yo ?Qui?n de ellos te la puede dar?

Publicado por mario.web @ 1:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios