Viernes, 06 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 6, 1-15

En aquel tiempo, Jes?s se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiber?ades. Lo segu?a mucha gente, porque hab?an visto las se?ales milagrosas que hac?a curando a los enfermos. Jes?s subi? al monte y se sent? all? con sus disc?pulos.


Estaba cerca la Pascua, festividad de los jud?os. Viendo Jes?s que mucha gente lo segu?a, le dijo a Felipe: ??C?mo compraremos pan para que coman ?stos?? Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues ?l bien sab?a lo que iba a hacer. Felipe le respondi?: ?Ni doscientos denarios de pan bastar?an para que a cada uno le tocara un pedazo de pan?. Otro de sus disc?pulos, Andr?s, el hermano de Sim?n Pedro, le dijo: ?Aqu? hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ?qu? es eso para tanta gente??. Jes?s le respondi?: ?D?ganle a la gente que se siente?. En aquel lugar hab?a mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ah?; y tan s?lo los hombres eran unos cinco mil.


Enseguida tom? Jes?s los panes, y despu?s de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se hab?an sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Despu?s de que todos se saciaron, dijo a sus disc?pulos: ?Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien?. Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.


Entonces la gente, al ver la se?al milagrosa que Jes?s hab?a hecho, dec?a: ?Este es, en verdad, el profeta que habr?a de venir al mundo?. Pero Jes?s, sabiendo que iban a llev?rselo para proclamarlo rey, se retir? de nuevo a la monta?a, ?l solo. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, el mundo no cree en los milagros pero pronto se sorprender? ante el milagro que finalmente confirme la santidad de Juan Pablo II, que supo ser siempre tu amigo fiel. Permite que en esta oraci?n refuerce mi deseo de cumplir en todo tu voluntad para poder as? vivir el mandamiento supremo que la caridad.

Petici?n

Se?or, quiero ser tu amigo fiel.

Meditaci?n

?El Ap?stol nos invita a conocer a Jes?s de cerca. En efecto, la amistad, conocer de verdad al otro, requiere cercan?a, m?s a?n, en parte vive de ella. Por lo dem?s, no conviene olvidar que, como escribe san Marcos, Jes?s escogi? a los Doce con la finalidad principal de que ?estuvieran con ?l? (Mc 3,14), es decir, de que compartieran su vida y aprendieran directamente de ?l no s?lo el estilo de su comportamiento, sino sobre todo qui?n era ?l realmente, pues s?lo as?, participando en su vida, pod?an conocerlo y luego anunciarlo. (?)

Con ocasi?n de la multiplicaci?n de los panes, Jes?s hizo a Felipe una pregunta precisa, algo sorprendente: d?nde se pod?a comprar el pan necesario para dar de comer a toda la gente que lo segu?a. (?). Aqu? se puede constatar el realismo y el sentido pr?ctico del Ap?stol, que sabe juzgar las implicaciones de una situaci?n. (?) Es interesante constatar que Jes?s se dirigi? precisamente a Felipe para obtener una primera sugerencia sobre c?mo resolver el problema: signo evidente de que formaba parte del grupo restringido que lo rodeaba? (Benedicto XVI, 6 de septiembre de 2006).

Reflexi?n apost?lica

?La vocaci?n al Regnum Christi es un llamado de Dios, una iniciativa amorosa que nace en su coraz?n divino y en sus inescrutables designios de salvaci?n. Quien valora esta vocaci?n como una invitaci?n y un don muy personal de Cristo responder? con amor fiel y aut?ntica libertad, m?s all? de los vaivenes de la sensibilidad o de las contingencias de la vida? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 163).

Prop?sito

Leer el evangelio durante 5 minutos durante esta semana para conocer mejor a Jes?s.

Di?logo con Cristo

Gracias Jes?s porque en el Regnum Christi he encontrado los medios para mi santificaci?n y para servir a los dem?s. Ante el des?nimo o las dificultades te pido que me recuerdes los milagros de amor que, si te dejo, podr?as llevar a cabo a trav?s de m?.

?Lo que es imposible al hombre es posible a Dios y al hombre que colabora con ?l?

(Cristo al centro, n. 446).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 13:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios