Viernes, 06 de mayo de 2011
Manipular, enga?ar o estafar son palabras que indican c?mo los hombres son llevados o van de unas creencias o sentimientos a otros, sin darse cuenta.
?
Manipular
Manipular
No hace falta demostrar que nos movemos, en gran parte, presionado por todo lo que nos beneficia o, en sentido contrario, por lo que nos da?a f?sica o espiritualmente. No es suficiente saberlo, hay que decirlo. Consideremos unos pocos ejemplos:

Dinero. Tengamos poco o mucho, siempre queremos m?s. Nunca estamos satisfechos. Salvo raros ejemplares toda persona tiene un precio en dinero, poder, vanidad, orgullo, miedo, etc. ?Cu?ntos est?n vendidos al poder?

Poder. Es impresionante la fuerza del poder. Caso extremo se da en la pol?tica: el poder es su Dios, al que todo lo supeditan. Por mandar es capaz uno de vender a su mujer, a sus hijas, pasar por encima del cad?ver de sus mejores amigos, cambiar de religi?n (?Par?s bien vale un misa?), arruinar a un pa?s o empresa. ?Vale todo menos perder? dicen otros y, cuando dicen todo, quieren decir ?TODO! El poder se ha convertido en una verdadera droga. Lo dicho para la pol?tica vale, guardando las diferencias, para cualquier otra actividad

Vanidad. La vanidad es uno de los grandes motores humanos. Presumir, ser o parecer m?s y mejor que los que nos rodean es una caracter?stica humana. Daremos limosna si salimos en los peri?dicos, si hay un baile o cena de por medio y si los medios de comunicaci?n relatan que estuvimos all? con la crema social. En los deportes, el arte, las ciencias sabernos tocado por la varita m?gica de la genialidad nos hace flotar en el aire del placer. Atacarla puede ser muy peligroso.

Orgullo o soberbia. El orgullo es una vanidad rebozada en engreimiento, soberbia, arrogancia, endiosamiento, altivez, suficiencia ofensiva? La vanidad produce sonrisa, el orgullo rechazo y crispaci?n. La mayor parte de las guerras tienen m?s que ver con el orgullo de los poderosos que con el hambre de los pobres. El orgulloso tiende a sobresalir, como sea, sobre sus competidores

Trabajo. Como el dinero, es indispensable para vivir. Se educa y se lucha por conseguirlo, por mejorarlo, por no perderlo y emigramos si hace falta. Nos va en ello la supervivencia de la mujer y de los hijos.

Miedo. El miedo a no encontrar o perder el puesto de trabajo, el miedo a fracasar en la propia empresa, a no ser querido ni estimado, el miedo morir o enfermar, a ir a la c?rcel o a ser expulsado del medio en que se vive, el miedo a no poder mantener a la familia como desear?amos? nos impulsa y obliga a ?pasar por carros y carretas? y a perder en ocasiones nuestra propia dignidad y estima.

Libertad. Por la libertad vamos a la guerra, peleamos en revoluciones, emigramos, matamos y morimos. Pero, ?por qu? libertad? Pues libertad, democracia, paz, di?logo y otras muchas son palabras que han perdido su significado primitivo y vienen a significar cosas distintas y contrapuestas seg?n la ideolog?a o religi?n de quien las pronuncia

Otras palabras de nobles significados como honor, dignidad, verg?enza, sinceridad, pundonor, decencia, virginidad, moral, pureza y cien m?s de an?logos significados, han desaparecido de los medios de comunicaci?n y cada uno las utiliza seg?n sus conveniencias.

Sin embargo estas palabras surgen en la prensa manipulada de forma premeditada y se presentan al pueblo de forma atractiva y convincente. Objetivo: obtener beneficios pol?ticos, econ?micos o de cualquier otro tipo para los intereses de los promotores; casi siempre minor?as poderosas, a quienes no importar? causar da?os, incluso mortales a los m?s pobres.

Cada petici?n, para moverse en una determinada direcci?n, ha de llevar un cebo atractivo acorde con las necesidades del votante. Por supuesto, escondido en el cebo hay un anzuelo. Una vez que pica el pez, un fuerte tir?n de la ca?a de pescar lo saca del agua, de su medio, y va al cesto para alimentar al pescador, tras asar al pescado.

?Soluciones? Solo los pueblos con fuertes ra?ces religiosas y morales est?n en condiciones de superar estos males. Son ?rboles que aguantan todo viento y tempestad. Los dem?s son hojas movidas y llevadas por todo viento a cualquier parte. Cristianos y musulmanes est?n en las mejores condiciones para sobrevivir, aunque cada uno vaya por caminos diferentes. Hacen poco caso de los hombres y le dan poca importancia porque ?saben que todo est? en las manos de Dios?

En el terreno humano podr?amos empezar por evitar que nadie pudiera ser primer ministro, presidente de una comunidad, estado o rey sin antes pasar por un serio reconocimiento m?dico de las facultades mentales de los aspirantes.

Hay mucho perturbado mental, mucho ?majara?, mucho listillo y muchos iluminados, salvadores de la patria, dirigiendo los destinos de las naciones. No hay m?s que echarle un vistazo a la historia del siglo pasado, a la TV o a Internet. ?As? nos va!

Publicado por mario.web @ 23:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios