S?bado, 07 de mayo de 2011

Juan 5, 31-47. Cuaresma. Cristo nos ense?a a esforzarnos por cumplir siempre la Voluntad de Dios.
Autor: P. Francisco Javier Arriola | Fuente: Catholic.net
Evangelio

Lectura del santo Evangelio seg?n san Juan 5, 31-47

En aquel tiempo, dijo Jes?s a los jud?os: Si yo diera testimonio de m? mismo, mi testimonio no ser?a v?lido. Otro es el que da testimonio de m?, y yo s? que es v?lido el testimonio que da de m?. Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y ?l dio testimonio de la verdad. No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salv?is. ?l era la l?mpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de m?, de que el Padre me ha enviado. Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de m?. Vosotros no hab?is o?do nunca su voz, nihab?is visto nunca su rostro, ni habita su palabra en vosotros, porque no cre?is al que ?l ha enviado. Vosotros investig?is las escrituras, ya que cre?is tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de m?; y vosotros no quer?is venir a m? para tener vida. La gloria no la recibo de los hombres. Pero yo os conozco: no ten?is en vosotros el amor de Dios. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recib?s; si otro viene en su propio nombre, a ?se le recibir?is. ?C?mo pod?is creer vosotros, que acept?is gloria unos de otros, y no busc?is la gloria que viene del ?nico Dios? No pens?is que os voy a acusar yo delante del Padre. Vuestro acusador es Mois?s, en qui?n hab?is puesto vuestra esperanza. Porque, si creyerais a Mois?s, me creer?ais a m?, porque ?l escribi? de m?. Pero si nocre?is en sus escritos, c?mo vais a creer en mis palabras?


Oraci?n introductoria

Jesucristo, haz que mi coraz?n sea la tierra fecunda donde pueda caer la semilla de tu Palabra para que d? fruto. Conc?deme escucharte con el coraz?n para seguir tus designios y encontrar lo que T? quieres de m?. Aumenta mi fe para poder verte en mi vida; aumenta mi esperanza para mantener viva la ilusi?n de llegar a conocerte y aumenta mi amor para que todo lo haga para cumplir tu voluntad.

Petici?n

Haz, Se?or, que vaya a Ti, a quien mi coraz?n busca, y que pueda experimentan el amor que me tienes.

Meditaci?n

El Se?or busca convencer a los disc?pulos de que su testimonio no es a favor de s? mismo, sino para dar testimonio del Padre. De este modo Cristo nosense?a a esforzarnos por cumplir siempre la Voluntad de Dios, de este modo podremos ir comprendiendo, poco a poco, que todo cuanto nos pasa en la vida, nos tiene que llevar a conocer a Dios. Donde m?s dificultad podr?amos encontrar naturalmente es en las pruebas, en el dolor, en el fracaso, pero ah? tambi?n se puede aceptar la Voluntad de Dios.

Cristo mismo hace ver a sus disc?pulos que tratan de encontrar seguridades y explicaciones en las Escrituras, pero no comprenden que ?stas hablan de ?l. Pero cu?n tardos somos para acudir a Cristo, dador de la verdadera Vida, porque ?l es el Camino, la Verdad y la Vida. A veces queremos buscar sentido a todo desde la visi?n meramente humana, pero es poco lo que obtenemos. En cambio, cuando nos ponemos delante de Dios, buscamos el di?logo sencillo y directo con el Amigo, es donde nos viene la paz y vislumbramos los excelsos dones que ?l nosquiere dar. En ese di?logo podemos preguntarle, pedirle, ofrecerle y amarle. Y como dec?a San Agust?n, comenzar a buscarle es haberle ya encontrado.

Reflexi?n apost?lica

Cristo sabe lo que hay en cada uno de nosotros. ?l conoce de sobra nuestras debilidades, nuestros pecados, nuestras limitaciones. A ?l no le escandaliza esto de nosotros, pero lo que m?s le duele es que, siendo conscientes de nuestras flaquezas, no acudamos a pedirle su ayuda. Si supi?ramos el amor que arde en su Sacrat?simo Coraz?n por cada uno de nosotros, no podr?amos menos que sentirnos morir de amor por ?l. Los santos lo han experimentado as?, primero sus debilidades y luego la necesidad de fuerzas para poder ir a Dios. Es ?l quien nos da las gracias para conocerle, pero hay que querer primero y Cristo har? el resto.

Del mismo modo, Dios obra maravillasy milagros a cada momento, en las vidas de cada ser humano, pero por nuestra falta de fe, nos es dif?cil descubrirlo. Por eso Cristo nos pide que lo busquemos con un coraz?n sencillo y que confiemos en ?l, porque aun en las Sagradas Escrituras, todo se refiere a Jes?s como nuestro Maestro, Gu?a y Redentor. La Iglesia nos ense?a cu?les son los medios para encontrar a Cristo, sobre todo en los sacramentos y, en definitiva, dej?ndonos amar por ?l, quien nos ir? llevando con su mano paternal.

Prop?sito

Leer? al menos cinco minutos el Evangelio, pidiendo al Se?or que me ilumine para saber descubrir su Voluntad en mi vida y la fortaleza para cumplirla hasta el final.

Di?logo con Cristo

?Se?or, ?a qui?n iremos si s?lo T? tienes palabras de vida?? Con estas palabras dePedro quiero, oh mi buen Jes?s, dejar mi vida en tus manos, poner mis debilidades y pecados a tus pies para que T? los transformes en gracias de humildad, de fe, de esperanza y de amor a ti. Ens??ame a darme cuenta de la necesidad de los que me rodean para que en ellos te vea a ti, y dame la paciencia y la sabidur?a para hacer siempre lo que a ti te agrada. Se?or, enciende mi coraz?n de amor por ti.

"Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y mora con ellos, para invitarlos a la comunicaci?n consigo y recibirlos en su compa??a?. Constituci?n dogm?tica sobre la divina Revelaci?n Dei Verbum, 2.


Publicado por mario.web @ 2:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios