S?bado, 07 de mayo de 2011

Fuente: corazones.org
Autor: P. Jordi Rivero

Adivinaci?n es la predicci?n de cosas futuras u ocultas sin recurso a Dios. Se pretende desvelar lo que s?lo Dios puede conocer.

Dios nos ha revelado algunas cosas sobre el futuro: Ej: Habr? un juicio y despu?s el cielo o el infierno, etc. Dios quiere que hagamos provisi?n para hacer frente a nuestras responsabilidades sobre el futuro. Por ejemplo, los padres deben educar a sus hijos pensando en su futuro. Pero no pueden controlarlo y mucho escapa al conocimiento humano. Es por eso que el hombre, en su soberbia, busca conocimiento il?cito en vez de confiar en Dios como Padre. S?lo Dios lo conoce todo, viendo lo presente igual que lo futuro.

La adivinaci?n no se limita a uso de los medios naturales (el uso de la raz?n, el estudio, etc.) los cuales son l?citos si se utilizan para el bien. Tampoco busca dentro de lo que Dios ha querido revelarnos.

Expl?cita o impl?citamente la adivinaci?n recurre al demonio y quien la practica queda, en alg?n grado, vinculado con el maligno. Hay tambi?n quienes hacen directamente un pacto con ?l.


Medios utilizados para la adivinaci?n

La evocaci?n de muertos, consulta de hor?scopos, la astrolog?a, la quiromancia, la interpretaci?n de presagios y de suertes, los fen?menos de visi?n, el recurso a "mediums", cartas de tarot, la ouija (juego de la copa) y otras pr?cticas.


?Qui?nes utilizan la adivinaci?n?

La santer?a, la brujer?a, el espiritismo, algunas sectas, los que practican el ocultismo. Adem?s hay personas sin escr?pulos que utilizan cualquier pr?ctica en busca de realizar sus maleficios.


Se debe distinguir entre adivinaci?n y profec?a

En la profec?a los hombres no toman la iniciativa, sino que es Dios quien les llama y les da un mensaje que deben comunicar.

El Catecismo de la Iglesia Cat?lica # 2115: "Dios puede revelar el porvenir a sus profetas o a otros santos. Sin embargo, la actitud cristiana justa consiste en entregarse con confianza en las manos de la providencia en lo que se refiere al futuro y en abandonar toda curiosidad malsana al respecto. Sin embargo, la imprevisi?n puede constituir una falta de responsabilidad".


La adivinaci?n en la historia

Los adivinos eran muy importantes en tiempos del Antiguo Testamento: En Egipto (los magos del fara?n); en Grecia (los sacerdotes de Apolo); en Roma, depend?an de los auspicios. Por ejemplo: un rel?mpago que cayere de izquierda a derecha (favorable); de derecha a izquierda (desfavorable); los auspicios obtenidos de los pollos sagrados, etc..

El Pueblo de Israel, en muchas ocasiones, se tom? a la pr?ctica de la adivinaci?n y a la consulta de brujos, yendo as? en contra de los mandatos de Dios. (Ez 13:18-19; 2 Cron 33:6; Jer 27:9...). El rey Sa?l fue a consultar a la pitonisa (hechicera, adivinadora) de Endor queriendo saber que hacer en cuanto a la guerra (1 Samuel 28, 7).

En el Nuevo Testamento vemos que los ap?stoles confrontan a los adivinos. San Pablo mand? que un esp?ritu maligno abandonase a un joven esclavo que hac?a la fortuna de sus due?os. Por ello, Pablo y Bernab? fueron apresados, encarcelados y azotados.

En la ciudad de Filipo, San Pablo encontr? obst?culos por raz?n de una joven esclava pose?da por un esp?ritu de Pit?n al que orden? salir:

Cansado Pablo, se volvi? y dijo al esp?ritu: ?En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.? Y en el mismo instante sali?. -Hechos 16,18

La adivinaci?n lleva al esp?ritu maligno, el enemigo de Dios. En la actualidad, los hombres siguen ofendiendo a Dios por medio de estas pr?cticas. Algunos llegan hasta vender su alma con tal de recibir del demonio lo que buscan. No es extra?o que el demonio de poder temporal a sus clientes a cambio de su alma.

Muchos recurren a la adivinaci?n en momento de crisis para buscar una soluci?n a un grave problema. Otros se creen que solo es una broma, una curiosidad o lo hacen por la presi?n de un grupo. Debemos recordar que en la adivinaci?n est? en juego nuestra fidelidad a Dios, con lo que no se debe jugar. El enemigo est? como le?n rugiente buscando a qui?n devorar.


Prohibici?n de la Iglesia

La adivinaci?n es un pecado grave contra el Primer Mandamiento.

Las Constituciones apost?licas proh?ben expresamente la adivinaci?n. Los Concilios de Vannes (461), de Agde (506) y de Orle?ns (511) excomulgaron a los adivinos. Adem?s eran declarados infames, incapacitados para ser testigos en la justicia y privados de toda dignidad eclesi?stica.


Catecismo de la Iglesia Cat?lica

#2116: "Todas las formas de adivinaci?n deben rechazarse: el recurso a Sat?n o a los demonios, la evocaci?n de los muertos, y otras pr?cticas que equivocadamente se supone "desvelan" el porvenir. La consulta de hor?scopos, la astrolog?a, la quiromancia, la interpretaci?n de presagios y de suertes, los fen?menos de visi?n, el recurso a "mediums" encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protecci?n de poderes ocultos. Est?n en contradicci?n con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.

#2117: Todas las pr?cticas de, magia o de hechicer?a mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el pr?jimo -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religi?n. Estas pr?cticas son m?s condenables a?n cuando van acompa?adas de una intenci?n de da?ar a otro, recurran o no a la intervenci?n de los demonios. Llevar amuletos es tambi?n reprensible. El espiritismo implica con frecuencia pr?cticas adivinatorias o m?gicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de ?l. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no leg?tima ni la invocaci?n de las potencias malignas, ni la explotaci?n de la credulidad del pr?jimo.


Publicado por mario.web @ 9:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios