S?bado, 07 de mayo de 2011

Fuente: Comisi?n Episcopal de Pastoral familiar
Autor: Mons. Rodrigo Aguilar Mart?nez, Obispo de Matehuala, Presidente de la Comisi?n Episcopal de Pastoral Familiar

Comunicado acerca de la responsabilidad de los cat?licos de anunciar, celebrar y servir el Evangelio de la vida

Anunciar, celebrar y servir el Evangelio


La Iglesia, tiene como misi?n fundamental la evangelizaci?n, es decir, anunciar a Jesucristo, Palabra de vida que nos dice: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" (Jn 10, 10), y "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15, 13). Nos da el mandato nuevo del Amor cuyo signo palpable es el cumplimiento de los dem?s mandamientos: "Si guardan mis mandamientos, permanecer?n en mi amor" (Jn 15, 10). Para Jes?s, la experiencia m?s liberadora es precisamente el cumplimiento de la voluntad de su Padre: " "Yo tengo para comer un alimento que vosotros no saben... Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra"" (Jn 4, 32-34)

Con respecto a este Evangelio de la Vida, para los verdaderos disc?pulos de Cristo en el seno de la Iglesia cat?lica, "el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno", 1 lo cual implica la responsabilidad de " hacerse cargo " de toda la vida y de la vida de todos", 2 pero sin pretender tener la exclusividad pues " la defensa y la promoci?n de la vida no son monopolio de nadie, sino deber y responsabilidad de todos". 3

Ante el hecho de que en los medios de comunicaci?n social se ha difundido el que un Centro de Derechos Humanos en M?xico ha concedido un "premio nacional de derechos humanos" a la instituci?n que se autonombra "Cat?licas por el derecho a decidir", y dada la alusi?n que se hace a la Iglesia cat?lica, a su doctrina y Magisterio sobre el Evangelio de la Vida, en nuestra Comisi?n Episcopal de Pastoral Familiar vemos necesario y oportuno comunicar lo siguiente con el fin de aclarar cualquier confusi?n que pudiera darse entre el pueblo cat?lico en M?xico y en la opini?n p?blica.

Hemos visto que en su pretendida interpretaci?n, la mencionada agrupaci?n "cat?licas por el derecho a decidir" significa m?s espec?ficamente "por el derecho a abortar", lo cual es completamente contrario y contradictorio con la aut?ntica ense?anza de la Iglesia cat?lica, en donde se afirma sin lugar a dudas que el aborto es un "crimen nefando", es ir claramente contra el mandamiento: "No matar?s". Afirmamos, por tanto, que ning?n cat?lico tiene el derecho a "decidir" matar a una persona concebida en el vientre de su madre. Adem?s, la persona que realiza o colabora a un aborto, y ?ste se consuma, queda autom?ticamente en excomuni?n.

Consideramos contradictorio tambi?n el hecho de que sea un centro de derechos humanos el que haya decidido conceder este "premio" o "reconocimiento" a un grupo que pretende atribuirse el derecho a destruir la vida de un ser humano inocente y d?bil, confiado por Dios a su madre y a su padre y a la responsabilidad de todos: m?dicos, enfermeras, abogados, legisladores, autoridades, instituciones, a todos. Vemos que se concede un premio a quienes pretenden el "derecho a decidir" que se destruya el primero de los derechos del ser humano: la vida. Por otro lado, este derecho a la vida y todos los dem?s derechos de la persona humana concebida, acaba de ser reconocido clara y definitivamente por la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n, de modo que todo apoyo al aborto, directa o indirectamente, en M?xico, se sit?a fuera del orden constitucional, pues vendr?a siendo la decisi?n contra el derecho primario y b?sico a vivir por parte de la persona concebida, aun cuando, recurriendo a los eufemismos, se pretenda llamarlo "derechos al bienestar, a la salud sexual y reproductiva de las mujeres".

"El Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio de la dignidad de la persona y el Evangelio de la vida son un ?nico e indivisible Evangelio". 4 No se contradice a s? mismo y tampoco se puede dar una contradicci?n en su difusi?n y ense?anza fiel y aut?ntica. Por eso, si bien esto implica a todo fiel bautizado, afirmamos que de manera especial involucra a los sacerdotes, consagradas y consagrados, miembros de sociedades de vida apost?lica, evangelizadores y catequistas: ninguno de ellos debe ense?ar algo diferente a la doctrina de la Iglesia cat?lica contenida en la Sagrada Escritura, su Tradici?n y Magisterio. Declaramos por tanto que ning?n obispo, sacerdote, consagrada y consagrado en la plena comuni?n con la Iglesia cat?lica, comparten o pueden compartir los puntos de vista de las "cat?licas por el derecho a decidir". Si alguno lo hiciera, rompe por ello mismo esta comuni?n y no puede llamarse cat?lico.

Pensamos que algunas expresiones de la cultura de la muerte como el aborto, son efecto de una situaci?n m?s profunda: la ausencia de Dios en la vida de la persona. Cuando Dios se eclipsa en la vida del hombre, el hombre mismo termina eclips?ndose y apart?ndose de Jesucristo, Camino, Verdad y Vida. Invitamos a todos, personas e instituciones, a una conversi?n al Evangelio de la Vida, es decir, a un cambio de mentalidad, de actitud y de conducta. 5

Ahora bien, cuando como Iglesia cat?lica optamos firmemente por la promoci?n y defensa de la vida humana, desde su concepci?n hasta su muerte natural, "no se trata de imponer a los no creyentes una perspectiva de fe, sino de interpretar y defender los valores radicados en la naturaleza misma del ser humano". 6

Que Jesucristo, Palabra de Vida, nos ayude a anunciar, celebrar y servir el Evangelio del matrimonio, de la familia y de la vida. ?l que ha hecho suya la suerte de los m?s d?biles nos ayude a valorar el don de la vida en todos sus momentos y condiciones. Que Mar?a de Guadalupe, modelo y espejo de la mujer que escucha la Palabra de Dios y la pone en pr?ctica proteja a nuestras familias, a toda vida y toda la vida.

+ Mons. Rodrigo Aguilar Mart?nez
Obispo de Matehuala
Presidente de la Comisi?n Episcopal de Pastoral Familiar

1 JUAN PABLO II, Evangelium vitae, 79.
regresar

2 Idem, 87 regresar


3 Idem, 91. regresar

4 JUAN PABLO II, Evangelium vitae, 2.
regresar

5 Cf. CEM, Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos, 118.
regresar

6 JUAN PABLO II, Novo millennio ineunte, 51. regresar


Publicado por mario.web @ 19:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios