S?bado, 07 de mayo de 2011

Una parapl?jica que con sus escritos ha salvado a personas que hab?an pensado en el suicidio devolvi?ndoles el deseo y gusto por vivir.
Autor: Fernando Magallanes, L.C. | Fuente: www.buenas-noticias.org
Pentapl?jica y casi ciega durante 21a?os. No pod?a hablar ni moverse. Necesitaba ayuda de todos. Pero dej? escritos cuatro libros. Se llamaba Olga Bejano.

Naci? el 3 de noviembre de 1963 en Logro?o, Espa?a. En la flor de sus 23 a?os qued? paral?tica despu?s de un paro card?aco. Luego, progresivamente fue qued?ndose inm?vil, a parecer por un componente anest?sico de una operaci?n de apendicitis. Y 21 largos a?os llev? su enfermedad. El viernes 5 de diciembre de 2008, vol? su alma al cielo.

Su alimentaci?n se realizaba por sonda. Se ayudaba de un respirador artificial para sobrevivir. Sufri? casi doscientas neumon?as y varias operaciones. Adem?s, desatendida por la administraci?n civil como muchos enfermos.

Pero no se dej? vencer por esta triste situaci?n. Ni la frustraci?n, ni la minusval?a le pudieron hundir. Su deseo por vivir le consum?a. Ella misma se consideraba graciosamente "un vegetal muy activo". Con su pierna empujaba su mano paralizada para dibujar garabatos o se?alar letras que sus enfermeras interpretaban y escrib?an. De este singular ?trabajito? nacieron cuatro libros: Voz de papel, Alma de color salm?n, Los garabatos de Dios y Alas rotas, su libro p?stumo, presentado en Madrid el 10 de junio de este a?o (La Raz?n, 6.09.08 y Alba, 12-18. 12.08).

En el primero narra la vivencia de la enfermedad y la presencia de Dios junto a ella. En su segundo libro escribe en contra de la eutanasia y pide ayuda digna e integral para los enfermos. Los garabatos de Dios cuentan su experiencia espiritual y humana llena de confianza. Y Alas rotas, su libro p?stumo, se define como su testamento vital.

Lo m?s importante son los frutos de sus escritos. Lejos de la ganancia econ?mica, ?stos han salvado a personas que hab?an pensado en el suicidio que tras leer los libros, sent?an el deseo y gusto por vivir. Personas que al visitarla, ven?an que detr?s de una mujer pentapl?jica estaba alguien m?s.

"S?lo por esas personas vali? la pena que Olga escribiera esos libros". As? dijo Mari Carmen Dom?nguez, su mam?, confidente y guardiana durante su vida. "?Cu?l era la misi?n de Olga en esta vida?", se preguntaba tambi?n. Acercar a la gente a Dios? (Zenit, 10.07.09).

Gracias Olga, por tus libros, expresiones de sufrimiento, pero lleno de esperanza en Dios y sobre todo por tu vida.


Publicado por mario.web @ 20:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios