S?bado, 07 de mayo de 2011
El cristiano rico no se regocija de su condici?n, pues sabe que su riqueza le impone deberes; no ama la riqueza, sino a sus hermanos.
?
Problemas ante la Doctrina Social de la Iglesia
Problemas ante la Doctrina Social de la Iglesia


11. La cuesti?n social se ha agravado profundamente en nuestro tiempo, por el poco caso que se ha hecho de la doctrina social de la Iglesia8.

La soluci?n est? en que nos convenzamos de que todos somos hermanos, y por lo tanto, debemos ayudarnos mutuamente9 . El que tiene m?s debe dar al que tiene menos, pues todos los hombres deben gozar suficiente - pero moderadamente- de los bienes de este mundo.

?El cristiano rico no se regocija de su condici?n, pues sabe que su riqueza le impone deberes; no ama la riqueza, sino a sus hermanos; y en la riqueza ve un recurso para ayudarles?10 .

Lo que pasa es que muchos que se dan el nombre de cristianos -y con sus obras demuestran que no lo son- no quieren hacer caso de lo que manda la Iglesia.

P?o XI se quejaba amargamente: ?es en verdad lamentable que haya habido, y aun ahora haya, quienes llam?ndose cat?licos apenas se acuerdan de la sublime ley de la justicia y de la caridad en virtud de la cual nos est? mandado no s?lo dar a cada uno lo que le pertenece, sino tambi?n socorrer a nuestros hermanos necesitados como al mismo Cristo.

??sos, y esto es lo m?s grave, no temen oprimir a los obreros por esp?ritu de lucro.

?Hay, adem?s, quienes abusan de la misma religi?n y se cubren con su nombre en las exacciones injustas para defenderse de las reclamaciones completamente justas de los obreros.

No cesaremos nunca de condenar semejante conducta; esos hombres son la causa de que la Iglesia, inmerecidamente, haya podido tener la apariencia y ser acusada de inclinarse de parte de los ricos, sin conmoverse ante las necesidades y estrecheces de quienes se encontraban como desheredados de su parte de bienestar en esta vida?11 .

Jesucristo no se present? como un nuevo Espartaco proclamando la libertad de los esclavos con las armas en la mano.

Jesucristo acab? con la esclavitud, pero no con la fuerza de las armas, sino con la fuerza de su doctrina.

Las injusticias no se vencen con el odio, sino haciendo a los hombres mejores. El odio cambia una injusticia por otra. Lo ?nico que hace mejores a los hombres es el amor al pr?jimo.

Para hacer mejor a la humanidad, no hay otra doctrina que supere a la de Jesucristo:?p?rtate con los dem?s como quieres que los dem?s se porten contigo?12 , ?amaos unos a otros como yo os he amado?13 .

Convenz?monos que mientras todos -los de arriba y los de abajo- no obedezcamos a nuestra Santa Madre la Iglesia, el mundo no se arreglar?. El odio y el ego?smo no pueden sustentar la verdadera paz.

La doctrina social de la Iglesia no es dinamita que destroza, sino levadura que transforma lentamente.




12. P?o XII les dijo a los cat?licos austr?acos: ?La lucha de clases nunca podr? ser el objetivo de la doctrina social cat?lica?14.
?Se equivoca -dice P?o XII a los trabajadores italianos el 1? de mayo de 1953- quien piensa que sirve a los intereses del obrero con los viejos m?todos de la lucha de clases?.

Hay que conseguir una colaboraci?n de las clases, basada en la confianza y en el mutuo cumplimiento de los deberes sociales.

Salvador de Madariaga, conocido intelectual republicano, dijo que para los marxistas la lucha de clases no es un medio, sino un fin: en las situaciones en que hay bienestar y paz social, procuran acabar con esto y crear la lucha de clases15 .



Dijo Juan Pablo II en Brasil:
?La liberaci?n cristiana usa medios evang?licos y no recurre a ninguna forma de violencia, ni a la dial?ctica de la lucha de clases o a la praxis o an?lisis marxista?16 ...

?La lucha de clases no conduce al orden social porque corre el riesgo de invertir las situaciones de los contendientes, creando nuevas situaciones de injusticia?...

?Rechazar la lucha de clases es optar decididamente por una noble lucha en favor de la justicia social?...

?El bien com?n de una sociedad exige que esa sociedad sea justa. Donde falta la justicia, la sociedad est? amenazada desde dentro. Eso no quiere decir que las transformaciones necesarias para llevar a una mayor justicia deban realizarse con la violencia, la revoluci?n ni el derramamiento de sangre, porque la violencia prepara una sociedad violenta, y nosotros los cristianos no la podemos admitir.

Pero hay transformaciones sociales, a veces profundas, que deben realizarse constantemente, progresivamente, con eficacia, y con realismo, por medio de reformas pac?ficas?17 .



La Iglesia, en sus veinte siglos de existencia, ha tenido que vivir en medio de las estructuras sociales m?s diversas.

Y siempre, en todos los ambientes, ha trabajado por la implantaci?n de la justicia social.

No por medio de una revoluci?n sangrienta, sino por medio de su doctrina y de su influjo.

Y lo mismo que en la antig?edad aboli? la esclavitud e instituy? los gremios -verdaderas familias de productores, que tan buenos frutos dieron para el equilibrio social y buena distribuci?n de las riquezas18 -, as? en nuestra ?poca abolir? la injusticia social, consecuencia del capitalismo liberal; y se impondr? la hermandad cristiana que armonice las relaciones entre todos los hombres.

?La igual dignidad de las personas humanas exige el esfuerzo para reducir las excesivas desigualdades sociales y econ?micas, e impulsa a la desaparici?n de las desigualdades inicuas?19 .

?La Iglesia se esfuerza por inspirar las actitudes justas en el uso de los bienes terrenos, y en las relaciones socio-econ?micas?20 .

El cumplimiento de la doctrina social de la Iglesia, por parte de todos, har? que patronos y obreros vivan en perfecta concordia y bienestar. Esta colaboraci?n de unos y otros para la implantaci?n de la doctrina de la Iglesia es la que ha de solucionar el problema social.


La Iglesia da las directrices; pero ella sola no puede21.
Necesita la colaboraci?n de todos. Ella da la doctrina, pero las realizaciones dependen de los hombres22 .



La empresa moderna es muy distinta de la del siglo pasado.
Ha avanzado mucho, pero todav?a no ha llegado a la meta que desea la Iglesia. Todos debemos colaborar a que siga evolucionando a mejor, hasta dar al elemento humano del trabajo la dignidad que merece.

?El reconocimiento de la dignidad de la persona humana, sujeto de derechos inalienables, se encuentra en los fundamentos de toda la ense?anza social de la Iglesia?23 .

Como dijo el Papa P?o XI el capitalismo, en s?, no es malo; pues es necesario para dar trabajo.

Pero ?viola el recto orden de la justicia cuando esclaviza al obrero despreciando su dignidad humana?24 .

?Los responsables de las empresas est?n obligados a considerar el bien de las personas, y no solamente el aumento de las ganancias?25 .


__________________


    8 Para tu formaci?n social y para conocer lo que opina la Iglesia sobre los problemas sociales puede serte muy ?til el libro de PEDRO VILACREUS, S.I.: Orientaciones sociales. Ed. FAX. Madrid.
    9 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 1941
    10 LECLERCQ:El cristianismo ante el dinero, VII, 3. Ed. Casal i Vall. Andorra
    11 P?O XI:Quadragessimo anno, n? 50
    12 Evangelio de San Mateo, 7:12
    13 Evangelio de San Juan, 13:34
    14 P?O XII en el radiomensaje al Katolikentag de Viena el 14-IX-52
    15 SALVADOR DE MADARIAGA:Dios y los espa?oles, 2?, 4. Ed. Planeta. Barcelona, 1975
    16 Diario YA del 7-XI-80, pg. 28
    17 Diario YA del 28-XI-80, pg. 28
    18 PEDRO VILACREUS, S.I.: Orientaci?n Sociales, n? 46 y 536-541. Ed. FAX. Madrid. Libro muy ?til para la formaci?n social cat?lica
    19 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 1947
    20 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 2420
    21 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 2423
    22 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 2442
    23 VON GESTELL, O.P.: La Doctrina Social de la Iglesia, VI, 9. Ed. Herder. Barcelona. Tambi?n este libro es muy ?til para la formaci?n social cat?lica
    24 PINARD DE LA BOULLAYE, S.I.: La persona de Jes?s, III,2, nota 7. Ed. Raz?n y Fe. Madrid
    25 Nuevo Catecismo de la Iglesia Cat?lica, n? 2432

Publicado por mario.web @ 22:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios