S?bado, 07 de mayo de 2011
Preguntas y respuestas sobre la atracci?n por el mismo sexo
?
Homosexualidad y Esperanza
Homosexualidad y Esperanza
04/03/2009

Por su inter?s, reproducimos a continuaci?n la edici?n 2008 del documento Homosexuality and Hope (Homosexualidad y Esperanza), de la Catholic Medical Association (Asociaci?n de M?dicos Cat?licos) de Estados Unidos, traducido al castellano.

Pocos temas de moral y ?tica han resultado m?s complejos en los ?ltimos cuarenta a?os que la comprensi?n y el tratamiento de la gente que experimentan atracci?n por el mismo sexo. Sociedades m?dicas y profesionales han cambiado significativamente sus principios, algunas veces m?s como respuesta a presiones culturales que a una nueva evidencia cient?fica. La opini?n p?blica, influida por una variedad de factores, se ha apartado de actitudes tradicionales. Grupos de presi?n ?gay? y lesbianas han exigido, y han obtenido progresivamente, derechos en la ley y aceptaci?n social, mucho mayor de lo que hab?an encontrado anteriormente en cualquier sociedad moderna.



En el curso de estos profundos cambios, la misi?n de la Iglesia Cat?lica ha permanecido firme para dar testimonio de la verdad, buscar y traer a la gente a relacionarse con el Dios Uno y Trino. No hay verdadero conflicto entre la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, la familia y la homosexualidad, y la investigaci?n cient?fica seria en estos temas, porque la ciencia ilumina la verdad sobre la persona humana. Es as? que la Iglesia ha continuado manteniendo su constante interpretaci?n moral de los actos homosexuales y, al mismo tiempo, ha seguido desarrollando su pastoral para con personas que experimenten esa atracci?n.



La Asociaci?n de M?dicos Cat?licos (de EEUU) existe para aplicar los principios de la fe Cat?lica a la pr?ctica y a la ciencia M?dica, y para comunicar esta fe a la profesi?n m?dica y a la sociedad en general. Lo que intentamos con este documento es ayudar a personas que est?n experimentando esa atracci?n, y a sus familias ?y tambi?n a educadores, pol?ticos, jueces, y la sociedad en general?, ofreciendo de forma simple respuestas a frecuentes preguntas, basadas en la m?s reciente evidencia cient?fica y la sabidur?a milenaria de la Iglesia Cat?lica[1]. La buena nueva es que la atracci?n por el mismo sexo puede prevenirse y tratarse, y que, con la gracia de Dios y adecuado tratamiento, es posible alcanzar la castidad dentro del propio estado.



?Es la atracci?n por el mismo sexo determinada gen?ticamente antes del nacimiento?



R:
No. Mucha gente cree esto porque personas que experimentan esa atracci?n han declarado que la han encontrado, en lugar de haber elegido la atracci?n por personas del mismo sexo. Y la prensa continua popularizando la idea de que hay un ?gen gay? recientemente descubierto. Sin embargo, los investigadores no han podido identificar la evidencia de una causa biol?gica para esta atracci?n, y los activistas ?gay? han empezado a evitar la afirmaci?n de ese ?gene gay?. Si la atracci?n fuera determinada gen?ticamente antes del nacimiento, entonces los mellizos id?nticos experimentar?an pr?cticamente siempre esa atracci?n. Pero un estudio del Registro de mellizos Australianos[2] revela que solo un 11% de los mellizos, cuando uno de ellos experimentaba esta atracci?n, el otro tambi?n la experimentaba. Es importante tambi?n reconocer que un n?mero de estudios han encontrado que la atracci?n por personas del mismo sexo no es estable en el tiempo[3]. Algunas personas dejan de considerarse homosexuales cuando maduran o reciben ayuda.[4]



?Si la atracci?n sexual por el mismo sexo no es gen?tica, cual es la causa?



R:
Hay muchos mecanismos de atracci?n por el mismo sexo. Tal atracci?n y conducta parece ser consecuencia de una convergencia de factores de desarrollo, emocionales, psicol?gicos y sociales. Cada persona con atracci?n por el mismo sexo tiene una historia ?nica, pero hay ciertos elementos comunes a muchas de ellas:



1. Ausencia de una uni?n emocional s?lida con los padres en la infancia.[5]



2. Identificaci?n anormal de g?nero en la ni?ez, asociada al fallo de los padres de estimular apropiadamente a los ni?os para identificarse con los rasgos de lo masculino o lo femenino y formar amistades con personas del mismo sexo.[6]



3. Separaci?n f?sica con uno o los dos padres en la ni?ez.[7]



4. En hombres, pobre relaci?n entre padre e hijo, debido al padre percibido como distante, cr?tico, ego?sta, mal genio, o con previo alcoholismo; o una madre percibida como controladora, demasiado dependiente, furiosa y exigente[8]



5. En mujeres, una madre deprimida o con problemas psicol?gicos durante los primeros meses de vida de la ni?a[9], o emocionalmente distante, cr?tica, dominante; compa?eras que la rechazaban; padre que hab?a abandonado la familia o que era percibido como furioso, cr?tico, distante, ego?sta, o que era alcoh?lico.



6. Dificultad para identificarse y establecer amistades con miembros del mismo sexo;[10] soledad profunda.



7. En hombres, falta de aceptaci?n por compa?eros hombres, pobre imagen corporal, y d?bil identidad masculina debida a incapacidad de practicar deportes populares tales como baseball o f?tbol, debido a pobre coordinaci?n de ojos y manos.[11]



8. Historia de abuso en la ni?ez, especialmente abuso sexual o violaci?n.[12]



9. Sentimientos de inferioridad (de ser menos masculino o menos femenino), o de no pertenecer, llevando a tenerse l?stima y a un auto dramatismo.[13]



10. Historia de haber sufrido mofa o ser identificado por otros ni?os o aun adultos, ya sea por temperamento, talentos o apariencia. Como reacciona el ni?o a ese trato puede jugar en el desarrollo de atracci?n por el mismo sexo.[14]



?Cuales son las se?ales que advierten que un ni?o est? en riesgo de desarrollar atracci?n por el mismo sexo?



R:
Si un ni?o muestra s?ntomas de problema de identidad de g?nero, que incluye identificaci?n con el sexo opuesto, capacidad limitada de hacer amistad con personas del mismo sexo, ausencia de juegos violentos en ni?os hombres, usar ropa del sexo opuesto, desagrado por el propio sexo, y ansiedad social, tiene un gran riesgo. Si ese problema en la ni?ez no se trata, aproximadamente un 75% de los ni?os van a desarrollar atracci?n por el mismo sexo.[15]



?Puede prevenirse la atracci?n por el mismo sexo?



R:
S?. Identificar en forma temprana a ni?os con riesgo, combinado con psicoterapia adecuada y apoyo de los padres, son factores claves para tener ?xito en la prevenci?n y tratamiento de esos ni?os y adolescentes y su sufrimiento emocional [16]



?Por qu? es importante ayudar a individuos con atracci?n por el mismo sexo?



R:
Adem?s del sufrimiento emocional y el ostracismo social que sufren personas con atracci?n por el mismo sexo, investigaciones recientes, bien dise?adas, han demostrado varios problemas psiqui?tricos mucho m?s frecuentes en adolescentes y adultos con esa atracci?n. Estos incluyen: depresi?n grave, problemas de ansiedad, abuso de drogas, problemas de conducta e ideas o intentos de suicidio.[17] Si bien se culpa la actitud de la sociedad hacia las personas con esta atracci?n, estudios en pa?ses con un alto nivel de aceptaci?n (Holanda [18] y Nueva Zelanda[19]) revelaron tendencias similares. Numerosos estudios han mostrado que personas con atracci?n por el mismo sexo tienen mayor probabilidad de haber sufrido abusos en la ni?ez[20] y haber padecido violencia dom?stica y violaci?n. En un estudio, un 39% de hombres con atracci?n por el mismo sexo informaron haber sido abusados por su pareja del mismo sexo.[21] Hombres con atracci?n por el mismo sexo tienen alto riesgo de infecci?n con enfermedades de transmisi?n sexual porque tienen mayor probabilidad de envolverse en actividades sexuales de alto riesgo con numerosos hombres.[22]



?Si un adolescente o un adulto presenta atracci?n por el mismo sexo, o conducta de esa clase, qu? puede hacerse?



R:
Un individuo puede buscar profesionales de salud mental que sean expertos en el tratamiento de esa atracci?n.[23] Es importante tener presente que personas con esa atracci?n pueden sufrir de una cantidad de otros problemas psicol?gicos y adicci?n, que pueden complicar el proceso de recuperaci?n. Por consiguiente, con frecuencia es necesario un programa de tratamiento comprensivo. Programas eficaces de tratamiento incluyen con frecuencia un componente espiritual, como en el tratamiento de enfermedades de adicci?n. Desarrollar relaciones con el Se?or, como el mejor amigo, con Dios Padre, como un padre amante, y devoci?n a Mar?a y a San Jos? son especialmente ?tiles para los Cat?licos.



?Cu?l es la meta de la terapia?


R:
La terapia puede ayudar al paciente a identificar las causas subyacentes de su atracci?n por el mismo sexo, lo que a menudo incluye baja auto estima, ansiedad, ira, tristeza y soledad, y poder resolver el sufrimiento emocional. El tratamiento puede, entonces, ayudar a la persona a alcanzar la libertad de vivir castamente, de acuerdo a su situaci?n en la vida. Algunos afectados desean matrimonio e hijos; otros descubren que est?n llamados a la vida c?libe.



?Cu?n eficaz es la terapia para atracci?n por el mismo sexo?



R:
Si bien no hay garant?as, hay numerosos informes de ?xitos terap?uticos para la atracci?n del mismo sexo[24]. El ?xito depende de muchos factores incluyendo la habilidad profesional del experto en salud mental, la relaci?n entre el terapeuta y el cliente, la duraci?n del tratamiento, la presencia de otros problemas psicol?gicos, problemas de abuso de drogas, o adicci?n sexual. Es imposible predecir los resultados. Un estudio reciente de 200 hombres y mujeres que hab?an buscado ayuda profesional para combatir esa atracci?n encontr? que un 64% de los hombres y un 43% de las mujeres se consideraron m?s tarde como heterosexuales[25]. No lograr alcanzar los fines de la terapia puede ser descorazonador. Sin embargo, contra las afirmaciones de los que se oponen a la terapia, estudios realizados no muestran aumento de problemas psicol?gicos como resultado de la terapia.[26]



?Qu? m?s se puede hacer para ayudar a la gente a superar la atracci?n por el mismo sexo?



R:
Todo cat?lico que experimenta esa atracci?n debiera tener acceso a profesionales en salud mental, grupos de apoyo, sacerdotes y directores espirituales que apoyen sin compromiso la doctrina de la Iglesia sobre homosexualidad y todos los aspectos de la moral sexual. Infundir valor a individuos con esa atracci?n, y aliento para las familias de esos individuos, son formas excelentes de apoyo, fieles a la doctrina de la Iglesia. La discreci?n es esencial en la evaluaci?n de grupos de apoyo para tratar la atracci?n del mismo sexo, ya que muchos se oponen a la doctrina de la Iglesia sobre moral sexual.



?Son importantes los sacramentos para los Cat?licos con esa atracci?n?



R:
S?. Muchos individuos con esa atracci?n informan que la recepci?n frecuente de la Eucarist?a y Adoraci?n Eucar?stica ayudan en su lucha con la soledad y la tristeza, falta de confianza, ira, ansiedad y otras ?reas de sufrimiento emocional. Las gracias del Sacramento de Reconciliaci?n pueden ayudar a fortalecer a la gente en su lucha con las tentaciones y actividades homosexuales. Estos dos sacramentos son esenciales en la curaci?n de Cat?licos con esa atracci?n.



?Cu?l es el papel de la comunidad Cat?lica?



R:
Caridad Cristiana aut?ntica y rezar por aquellos que tienen problemas de identificaci?n de g?nero y atracci?n por el mismo sexo, y sus familias, debieran ser rasgos de la vida y de la comunidad Cat?lica. Los padres, sacerdotes, y profesores tienen una responsabilidad grave de comunicar toda la doctrina de la Iglesia sobre moral sexual, de contrarrestar informaciones falsas sobre esa atracci?n, y estimular a los que la sufren para que obtengan ayuda. Profesionales Cat?licos de salud mental, educadores, m?dicos, sacerdotes y religiosos debieran reconocer que la ciencia m?dica est? de acuerdo con la doctrina de la Iglesia con respecto a la homosexualidad. Verdadera compasi?n para con quienes la sufren requiere que se los informe de la verdad cient?fica sobre el tratamiento. Los pediatras debieran proporcionar informaci?n y gu?a para el tratamiento inicial del problema de identificaci?n de g?nero.



?Debieran las uniones del mismo sexo ser consideradas como ?matrimonio??



R:
Una investigaci?n sobre uniones homosexuales ha demostrado que son muy distintas del matrimonio, en que no existe la exclusividad y la permanencia, o no se la desea, en la mayor?a de esas uniones. Uniones homosexuales sufren de una alta frecuencia de abuso dom?stico, depresi?n, abuso de drogas y enfermedades de transmisi?n sexual.[27] Los m?dicos debieran aconsejar a sus pacientes sobre los peligros de las uniones homosexuales y oponerse a que se coloque a ni?os en uniones tan inestables. La inmensa mayor?a de los estudios bien dise?ados demuestran que el ambiente m?s saludable para el desarrollo del ni?o es un hogar con padre y madre que est?n casados.[28]

NOTAS:



[1] Este documento presenta en forma resumida, de preguntas y respuestas, la informaci?n m?s completa y documentada, presentada en el folleto Homosexualidad y Esperanza, de la Asociaci?n M?dica Cat?lica.



[2] J. Bailey et al. ?Genetic and environmental influences on Sexual Orientation and its Correlates in an Australian Twin sample?. Journal of Personality and Social Psychology 78.3 (2000) 524-36.



[3] K. Kinnish, D. Strassberg and C. Turner. Sex Differences in the Flexibility of Sexual Orientation: A Multidimensional Retrospective Assessment. Archives of Sexual Behavior 34.2 (2005): 173-83



[4] N. Dickson, C. Paul and P. Herbison. ?Same Sex Attraction in a Birth Cohort: Prevalence and Persistence in Early Adulthood? Social Science and Medicine 56:8 (2003) 1607-15. I. Diamond. ?Sexual Identity, Attractions and Behavior among Young Sexual-Minority Women over a 2 year period? Developmental Psychology 36.2 (2000): 241-50. E. Lauman et al. The Social Organization of Sexuality: Sexual Practices in the United States.(Chicago. University of Chicago, 1994).



[5] S. Bradley. Affect Regulation and the Development of Psychopathology. (New York, Guilford Press: 2001, 201-2.



[6] K. Zucker and S. Bradley. Gender Identity Disorder and Psychosexual Problems in Childhood and Adolescens. ( New York, Guilford, 1995).



[7] Ibid. G. Rekers. Gender Identity Disorder. The Journal of Human Sexuality 1.1 (1996, 11-20. www.leaderu.com/jhs/rekers.html.



[8] R. Fitzgibbons. ?The Origin and Therapy of Same Sex Attraction Disorder?, in Homosexuality and American Public Life, ed. C. Wolfe, Washington D.C., Spense 1999), 85-97.



[9] S. Bradley and K. Zucker, ?Dr. Bradley and Zucker Replay? Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychology 37.3 (1998) 244,5.



[10] G. Van den Aardweg, The Battle for Normality: A Guide for (Self ) Therapy for Homosexuality. (San Francisco, Ignatius Press, 1997) 48.



[11] R. Fitzgibbons, ?The Origins and Healing of Homosexual Attractions and Behavior?, in Fr. John Harvey, The Truth About Homosexuality: The Cry of the Faithful: A Comprehensive view of the Issues Involved in Homosexuality ( San Francisco, Ignatius Press, 1996) 307-43.



[12] D. Finkelhor. Child sexual abuse New Theory and Research (New York, The Free Press, 1984).



[13] Van den Aardweg, The Battle for Normality. 48.



[14] Bradley. Affect Regulation, 5.



[15] E. Menvielle, ?Gender Identity Disorder? Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry 37.3 (1998) 243-4.



[16] Zucker and Bradley. Gender Identity Disorder.



[17] R. Herrell et al., ?Sexual Orientation and Suicidality: a Co-Twin Control Study in adult men.? Archives of General Psichiatry, 56,10 (1999) 867-74. S. Cochran and V. Mays, ?Physical Health Complaints among Lesbian, Gay Men, and Bisexual and Homosexually Experienced Heterosexual Individuals. Results from the California Quality of Life Survey, American Journal of Public Health 97,11 (2007); 2048-55. S. Gilman et al., ?Risk of Psychiatric Disorders Among Individuals Reporting Same Sex Sexual Partners in the National Comorbidity Survey? American Journal o Public Health, 91.6 (2001), 933-9. K Skrgg et al., ?Sexual Orientation and Self-Harm in Men and Women? American Journal of Psychiatry 160,3 (2003), 541-6. T. Sandfort et al. ?Sexual Orientation and Mental and Physical Health Status. Findings from a Dutch Population Survey, American Journal of Public Health, 96.6 (2006), 1119-25.



[18] T. Sandfort et al., ?Same Sex Sexual Behavior and Psychiatric Disorders: Findings from the Netherlands Mental Health Survey and Incidence Study (NEMESIS)? Archives of General Psychiatry 58,1 (2001) 85-91.



[19] D. Fergusson et al., ?Is Sexual Orientation Related to Mental Health Problems and Suicidality in Young People?? Archives of General Psychiatry 56.10 (1999) 876-80



[20] L. Doll et al., ?Self Reported Childhood and Adolescent Sexual Abuse among Adult Homosexual and Bisexual Men?, Child Abuse and Neglect 16.6 (1992) 855-64.



[21] G. Greenwood et al., ?Battering Victimization Among a Probability-Based Sample of Men who have Sex with Men?. American Journal of Public Health 92,12 (2002); 1964-9.



[22] R. Stall et al., ?Association of Co-Occurring Psychosocial Health Problems and Increased Vulnerability to HIV/AIDS among Urban Men Who Have Sex With Men? American Journal of Public Health 93.6 (2003) 939-42. P. Halkitis et al., Barebacking, Psychosocial and Public Health Approaches (New York, Haworth Medical Press, 2005); M. Wainberg et al., Crystal Meth and Men who Have Sex With Men. What Mental Health Care Professionals Need to Know. (New York, Haworth Medical Press, 2006), R. Hogg et al., ?Modelling the Impact of HIV Disease on Mortality in Gay and Bisexual Men? International Journal of Epidemiology 26,3 (1997) 657-61. J. Diggs Jr. Health Risks of Gay Sex (Phoenix AZ: Corporate Research Council, 2002), http://www.corporateresourcecouncil.org/white_papers/Health_Risks.pdf, M Xiridou, ?The Contribution of Steady and Casual Partnerships to the Incidence of HIV Infection Among Homosexual Men in Amsterdam? AIDS 17.7 (2003), 1`029-38.



[23] J. Nicolosi, ?The Primacy of Affect? (2007), http://www.narth/comdocs/affect.html.



[24] I. Bieber et al., Homosexuality: A Psychoanalytic Study of Male Homosexuals (New York: Basic Books, 1962). E. Siegle Female Homosexuality: Choice without Volition. (Hillsdale, NJ, Analytic Press, 1988).



[25] R. Spitzer. ?Can Some Gay Men and Lesbians Change Their Sexual Orientation? 200 Participants Reporting a Change from Homosexual to Heterosexual Orientation? in Ex-Gay Research: Analyzing the Spitzer Study and its Relation to Science, Religion, Politics and Culture. Eds. J. Frescher and K Zucker (New York, Harrington House. 2006), 35-66.



[26] S. Jones and M. Yarbouse. Ex-Gay? A Longitudinal Study of Religiously Mediated Change in Sexual Orientation. (Downers Grove, IL, Intervarsity Press, 2007) 149-68.



[27] D. O?Leary. One Man, One Woman: A Catholic?s Guide to Defending Marriage (Manchester, NH: Sophia Institute Press, 2007) 149-68.



[28] G. Rekers. ?An Empirically Supported Rational Basis for Prohibiting adoption, Foster Parenting and Contested Child Custody by Any Person Residing in a Household that Includes a Homosexually-Behaving Member?. St Thomas Law Review 18.2 (2005-23006): 325-424.

Publicado por mario.web @ 22:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios