S?bado, 07 de mayo de 2011
Texto de la Dra. Judit Juh?sz, Directora, Servicio de Prensa, Conferencia Episcopal de Hungr?a en el que profundiza en el papel de los medios de comunicaci?n y la construcci?n de la civilizaci?n del amor
?
El papel de los Medios de Comunicaci?n en la formaci?n de la cultura  de la solidaridad y de la tole
El papel de los Medios de Comunicaci?n en la formaci?n de la cultura de la solidaridad y de la tole
Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes

V Congreso Mundial de la Pastoral de los Gitanos
Budapest, Hungr?a, 30 junio ? 7 julio 2003


El papel de los Medios de Comunicaci?n en la formaci?n de la cultura de la solidaridad y de la tolerancia - o ?Podemos hablar el lenguaje del amor...?



Dra. Judit Juh?sz, Directora, Servicio de Prensa, Conferencia Episcopal de Hungr?a


?El mundo es una escala en la que algunos suben mientras otros bajan?. La sabidur?a de este proverbio gitano dice mucho acerca de la actitud mental de las personas que viven en minor?a. Bajo su apariencia fr?a e indiferente, laten a la vez esperanza y desesperanza. Es un camino de una s?lo direcci?n ? o hacia arriba o hacia abajo. O ?se refiere el proverbio gitano a la libertad de elecci?n y a las posibles opciones que se ofrecen a todos los seres humanos? ?Por qu? deber?a? Desde que el mundo es campo de conquista, s?lo los vencedores van hacia arriba. Para los perdedores, queda s?lo el camino hacia abajo ? lejos de las cumbres de la existencia humana.

Al centrar nuestra atenci?n sobre los medios de comunicaci?n, que juegan un papel importante en la formaci?n, consolidaci?n o deformaci?n de la cultura de la solidaridad y de la tolerancia, nos sorprender? constatar que resulta dif?cil encontrar alguna investigaci?n sobre la imagen de los gitanos en los medios de comunicaci?n, no s?lo en Hungr?a, sino tambi?n es los otros pa?ses de Europa Central o del Este. Por desgracia, aparte de algunos estudios de menor importancia, no existe pr?cticamente ninguna otra publicaci?n. Faltan estudios de base y an?lisis, que adem?s consideren cuestiones como las que aqu? planteamos, haciendo con ello imposible que nos podamos formar un cuadro cabal.

Las organizaciones period?sticas h?ngaras y otras asociaciones que velan por sus intereses, tampoco se ocupan en analizar el papel de las minor?as en Hungr?a. Por ello, tampoco analizan o critican el papel de los gitanos en los medios de comunicaci?n, ni discuten las obligaciones profesionales o ?ticas de los periodistas. El resultado es que un debate objetivo de este tipo queda por hacer, tanto por parte de la sociedad gitana, como por parte de los medios de la mayor?a.

Por supuesto, los medios de comunicaci?n no son los responsables de buscar soluciones a los problemas sociales, aunque algunos periodistas tengan la tendencia a considerarse a s? mismos como elementos pol?ticos. Como consumidores de los medios, podemos percibir a diario esta tensi?n debida al cambio de papeles, como tambi?n lo perciben los mismos periodistas, que saben que su capital de confianza se encuentra fuertemente da?ado desde los tiempos anteriores al cambio de r?gimen. De todas formas, es un hecho que los medios de comunicaci?n juegan un papel importante en la formulaci?n del discurso social e, intencionadamente o no, pueden reforzar los prejuicios contra las minor?as.

Debemos tomar nota del hecho de que muy pocos de nosotros tenemos una informaci?n precisa sobre una poblaci?n que comprende varios cientos de miles de Gitanos que viven en Hungr?a. Y a pesar de ello, en nuestros juicios hay una fuerza tendencia a la generalizaci?n y a los clich?s. Es indiscutible que para la opini?n p?blica de Europa Central, este grupo es el menos conocido y el m?s sujeto a prejuicios. Y aunque el prejuicio no sea igual a discriminaci?n, es el camino m?s f?cil para llegar a ella, sembrando la DESCONFIANZA.

M?rta J?zsa, que trabaja en la Televisi?n H?ngara y en la Radio Gitana, dice en su estudio ?Los Gitanos en la trampa de la sociedad mayoritaria?: ?Entre los prejuicios de la mayor?a en nuestros d?as juega un papel importante la opini?n acerca de las pasadas y presentes ayudas considerables a los Gitanos (la ayuda continuada les hace abandonar el h?bito de trabajo), mientras es pr?cticamente desconocido el hecho de que en 1989 el empleo entre la poblaci?n Gitana masculina con capacidad de trabajar era s?lo un 1 o 2 % menor que entre los no Gitanos. Esta diferencia de pocas d?cimas porcentuales refleja la diferencia en las estad?sticas m?dicas de los dos grupos poblacionales. La esperanza de vida para los Gitanos es bastante baja, comparada con la de los H?ngaros, a causa de sus peores condiciones de vida.

Es poco conocido, por otra parte, que la eliminaci?n de las colonias Gitanas durante los 60 fue acompa?ada, en la mayor?a de los casos, de violencia. Los gitanos tuvieron que abandonar su entorno natural. Trasladados a edificios en las afueras de las ciudades, sin ba?os, con un m?nimo de comodidades, se sintieron sumidos en un estado de clara humillaci?n. Tuvieron que ocupar apartamentos que los h?ngaros hab?an abandonado y lo que ellos hab?an creado para sus familias hasta aquel momento, no serv?a para nadie m?s. ?Yo creo que si t? eres despreciado, buscas a alguien a quien despreciar?, dec?a un Gitano en un documental hace pocos a?os, tratando de explicar su actitud arrogante y al mismo tiempo de derrota. Su fuerte identidad de Gitano es una mezcla de caracter?sticas positivas y negativas. Siempre se sentir? orgulloso de ella, pero tambi?n sentir? cierta verg?enza. Desean mantenerla, pero comprueban al mismo tiempo que comporta fuertes desventajas de las que quisieran desembarazarse.

En sus puestos de trabajo ? cuando los tienen ? su autoestima se ve debilitada por un conflicto interno similar: aunque se les d? la misma posibilidad de un trabajo regular, no se les reconoce la misma dignidad en el mundo del trabajo. Se les dan los peores empleos y peor pagados, ya que carecen de formaci?n y no tienen posibilidad de elecci?n. ?Es el resultado del concepto, o mejor del mal concepto, que han tenido siempre los poderosos, pensando que la sociedad Gitana es un problema social, cultural, ?tnico o incluso criminal, que debe ser resuelto, en vez de esforzarse en concebir formas de vida en com?n con los Gitanos?. (M?rta J?zsa).

Entre los prejuicios vivos entre nosotros o que se pueden encontrar en los medios de comunicaci?n, podemos mencionar el hecho de que en el tema de la delincuencia la opini?n p?blica cree que la poblaci?n penitenciaria cuenta con un n?mero mayor de Gitanos, cuando en realidad la proporci?n no es ?sta. Otra experiencia dolorosa es comprobar que en la mentalidad com?n no se ha acentuado para nada que los Gitanos fueron quienes perdieron m?s con el cambio de r?gimen. Entre ellos el pleno empleo se troc? en pleno desempleo en pocos meses y a?n hoy la mayor?a se encuentra en paro. Por otro lado, la mayor?a de nosotros considera holgazanes a estos gitanos fuera del mundo del trabajo, con una autoestima destruida, pensando con orgullo en el tiempo pasado, cuando eran capaces de cuidar a sus hijos. K?roly Bari, un poeta Gitano, ha expresado la mentalidad de un Gitano en la concisi?n de un poema popular h?ngaro:

?Qu? voy a hacer, amor m?o?

Mis manos est?n encadenadas.

Cuida bien de mi hijo

y tambi?n de mi caballo.

Si necesitas pan,

no te aflijas, vende el caballo.

Compra pan para mi hijo,

que no sepa que estoy cautivo.


Al examinar la imagen en los medios de comunicaci?n, la oferta de informaci?n y la situaci?n de los medios de comunicaci?n de las minor?as durante estos d?as, me ha sido de gran ayuda el estudio encargado por el Departamento de las Minar?as Nacionales y ?tnicas, en 1998 (G?bor Nern?th ? Vera Messing: Voiceless Cutaway ? the Gypsies in the Hungarian Mass Media), que trata el tema en base al an?lisis de contenidos y a trav?s de entrevistas.

Pienso que es de gran importancia que los medios puedan definir las soluciones que nuestra sociedad debe acometer. La prensa del cambio de r?gimen, en los 90 del pasado siglo, mostr? algunas opiniones positivas. Los medios nacionales jugaron un papel importante en el proceso que hizo aparecer el tema de los Gitanos en el di?logo social despu?s de tantos a?os de silencio y la prensa ? subrayando la gran importancia del hecho ? sigui? con la mayor atenci?n los acontecimientos relacionados con los Gitanos. Quienes trabajaban para la prensa realizaron esfuerzos considerables para que la opini?n p?blica tuviera alg?n conocimiento de las comunidades, ya que durante este tiempo se organizaban, desde la base (y no controlados por el frente popular), movimientos gitanos pol?ticos y culturales. De todas formas, el hecho de que la imagen t?pica de los medios de comunicaci?n coincide con los estereotipos de la mayor?a en relaci?n con la poblaci?n Gitana h?ngara, es algo que se resisten a aceptar. En las descripciones de los Gitanos la etiqueta ?tnica es com?n y los medios en bastantes casos no se dirigen a los directamente afectados. (Bern?th ? Messing)

Las tradiciones m?s nobles del periodismo h?ngaro hunden sus ra?ces en un terreno rico: los estudiosos de la literatura y de la sociolog?a se sienten guiados por un profundo compromiso con la sociedad h?ngara, un deseo exigente y sincero de revelar la realidad, y una simpat?a y sentido de responsabilidad hacia quienes viven en la pobreza y en la persecuci?n. La literatura nacional de Hungr?a no ha sido arte por el arte, sino un esfuerzo para salvar la madre patria y al hombre. Nuestros mayores artistas ? como L?szl? N?meth dijo ? abrazaban en una sola mirada toda la naci?n h?ngara, considerando que el destino de las minor?as era una cuesti?n vital para toda la naci?n. Son ?stos los predecesores y ejemplos ? entre ellos tambi?n algunos artistas contempor?neos ? a quienes pueden volver sus ojos los periodistas de nuestros d?as, si desean encontrar modelos. La literatura h?ngara y el periodismo, as? como tambi?n el cine y la fotograf?a, son pr?digos en l?neas maestras que pueden seguir quienes desean servir a la comunidad con gran empe?o. En la vida de la diezmada naci?n h?ngara, a trav?s de historia, la paciencia, la solidariedad y la aceptaci?n de los otros no fueron sentidos nunca como forzados desde fuera, sino como emociones que surgen desde el interior. Esta conducta comunitaria nace del sentimiento de interdependencia de quienes han sufrido mucho.

Hoy en d?a los Gitanos se sienten atrapados en una sociedad mayoritaria a causa de su estilo de vida sin perspectivas de futuro, por esto es muy importante que sea aut?ntica la imagen que den de ellos los medios de comunicaci?n. Nuestra visi?n de los Gitanos est? formada a partir de situaciones ideol?gicamente determinadas, muy f?cilmente manipulables. Nuestra opini?n real se debate entre una constante atracci?n ? repulsi?n frente a este grupo de poblaci?n que sufre la pobreza y la divisi?n, y cuya autocomprensi?n es insegura, a veces exagerada e incluso llena de contradicciones. ?Va creciendo la distancia entre la escala de valores de la sociedad Gitana en desintegraci?n y la sociedad civil, una brecha siempre m?s profunda se abre entre ellos. Es crucial c?mo presentamos el pasado de los Gitanos?, dice P?ter Szuhay, etn?grafo, en su estudio. ?Debemos hacerlo de forma que sea posible para los Gitanos encontrar la unidad, que creen perdida desde hace mucho tiempo, y sea, a la vez, posible para la mayor?a comprender las razones hist?ricas por que los Gitanos deben ser considerados como socialmente muy desfavorecidos. S?lo as? podemos ayudarles a poner fin a esta situaci?n y dejar que los llamados o considerados Gitanos, entren realmente a formar parte del cuerpo de nuestra sociedad?.

Nunca ponderaremos bastante el hecho de que la distancia entre Gitanos y mayor?a, que todav?a hoy es inaceptablemente grande, puede continuar creciendo si los medios de comunicaci?n, deliberadamente o no, siguen dando fuerza a los prejuicios de la mayor?a sobre los Gitanos, y las instituciones de la mayor?a ? incluidos los medios de comunicaci?n ? no son capaces de poner fin a la desconfianza por parte de las comunidades Gitanas.

La imagen, que los medios de comunicaci?n mayoritarios tienen de la sociedad Gitana h?ngara, se ve fuertemente influenciada por estos hechos:

* la mayor?a de ni?os h?ngaros no encuentran ni?os Gitanos en las escuelas;
* muchos de la sociedad mayoritaria no encuentran Gitanos en sus lugares de trabajo;
* raramente encuentran Gitanos en las inmediaciones de sus lugares de residencia.

Esta falta de experiencia personal y este distanciamiento pueden inclinar la imagen estereotipada de la mayor?a en una direcci?n equivocada. De todas formas, considerando la presencia de los Gitanos en los medios de comunicaci?n y su imagen en la prensa, podemos afirmar que Hungr?a se encuentra en una situaci?n mejor que otros Pa?ses de Europa del Este. No se da en nuestro Pa?s, en general, un lenguaje despectivo y, aparte algunas publicaciones con pocos lectores, en los medios de comunicaci?n h?ngaros no aparece material racista. (En otros Pa?ses de Europa del Este las leyes en vigor no permiten la emisi?n de programas en la lengua materna de una minor?a y son frecuentes los art?culos que predisponen contra los Gitanos. Los h?ngaros que viven en estos Pa?ses se encuentran sorprendidos por esta burda discriminaci?n).

Tenemos la esperanza de que los medios de comunicaci?n contribuyan a hacer disminuir los prejuicios fundados en actitudes cerradas y en la falta de informaci?n, presentando una imagen exacta de nuestra sociedad ? sino a corto, s? a largo plazo.

Es, sin duda, una buena noticia, el saber que LA PRESENCIA DE LOS GITANOS en la prensa h?ngara se ha INCREMENTADO considerablemente ? tanto en la extensi?n, como en el lugar de los art?culos seg?n los temas tratados. Todo ello ha venido sucediendo en una sociedad que est? atravesando un cambio r?pido y radical con relaci?n a un tema que ha sido tab? durante mucho tiempo. Hoy en d?a es casi impensable que antes no existiera la cuesti?n Gitana y que las minor?as estuvieran del todo ausentes del mundo de la informaci?n.

Seg?n los datos recogidos en el periodo analizado por el estudio, los Gitanos aparec?an en la prensa nacional cada dos o tres d?as. Dos tercios de los art?culos sobre grupos nacionales y ?tnicos se refer?an a los Gitanos. Su presencia doblaba la extensi?n concedida a otras minor?as y, generalmente, aparec?a en las cinco primeras p?ginas ? lo que significa que la prensa trata los temas referentes a los Gitanos en p?ginas preferentes. Si se examinan los temas tratados, resulta que los peri?dicos muestran una atenci?n mayor hacia los temas de la pol?tica de la mayor?a acerca de los Gitanos ( como la pol?tica gubernamental de minor?as, legislaci?n, ayudas), la cultura Gitana y la educaci?n, y los conflictos entre los grupos ?tnicos. Esta proporci?n concuerda con la imagen fija que la sociedad mayoritaria atribuye a los Gitanos.

El dato estad?stico de que una cuarta parte de los art?culos se refiere a la sociedad Gitana como un grupo en situaci?n conflictiva, da pie a algunas conclusiones preocupantes. Los art?culos sobre la ?cultura Gitana? son frecuentes y a?n m?s los que comentan ?los Gitanos como tema pol?tica, mientras son muy escasas las noticias acerca del proceso auto-organizativo de las minor?as.

Una de las cuestiones centrales del estudio sociol?gico fue el papel que los medios atribuyen a los Gitanos y c?mo ?stos son realmente activos.

Algunos de los datos m?s sobresalientes del estudio son ?stos: una persona o una organizaci?n Gitana apareci? en 508 unidades analizadas un total de 815 veces. En un 60% de art?culos los Gitanos eran mencionados sin indicaci?n del nombre o de su situaci?n en la comunidad Gitana. S?lo en un 25% de casos se les dio oportunidad de hablar, de forma que el lector s?lo pod?a conocer la opini?n mayoritaria indirectamente, a partir de la interpretaci?n de otros. En la mayor?a de casos los personajes no ten?an voz.

En sus referencias a las minor?as, los peri?dicos, al dar cuenta de situaciones conflictivas, la mayor parte de veces mencionan a los Gitanos: 62% de los art?culos narran alguna situaci?n conflictiva y una d?cima parte de ?stos incluyen m?s de un suceso. El hecho es casi natural, ya que el problema de los Gitanos es uno de los m?s graves que actualmente sufre la sociedad h?ngara. Pero, por otro lado, refleja el hecho de que la imagen de los Gitanos en los medios de comunicaci?n es una imagen tendenciosa y preponderantemente dominada por las situaciones de violencia. Cuando se trata de situaciones conflictivas, es importante saber si recibimos la informaci?n directamente de los afectados o si su punto de vista nos es transmitido de forma s?lo indirecta. Pues bien, s?lo el 24% de los protagonistas pertenecientes a la minor?a tuvo la posibilidad de expresar personalmente su punto de vista en los art?culos mencionados. Y en realidad, los medios de comunicaci?n podr?an ser capaces de reducir el peligro de que se vayan asentando los prejuicios, ?humanizando? los protagonistas, lo que implica darles la oportunidad de dirigirse personalmente al lector. Por otra parte, los acontecimientos eclesiales, las manifestaciones religiosas que contienen un mensaje positivo, permanecen en la sombra. Muy dif?cilmente podr? la opini?n p?blica estar informada de la vida, de los valores y de los proyectos de las comunidades cristianas.

?Por qu? las buenas noticias son tan raras? ?Por qu? es tan infrecuente el caso de un Gitano que ha tenido ?xito y que podr?a ser presentado como un buen ejemplo para los dem?s? La pr?ctica de un periodismo basado en las relaciones y acontecimientos p?blicos hace muy dif?cil introducir en los medios de comunicaci?n la presencia de miembros de las minor?as que han conocido el ?xito. S?lo se presta atenci?n a acontecimientos favorables si han sucedido en relaci?n con alg?n programa o ceremonia oficial.

La supremac?a de los acontecimientos y declaraciones formales, la incapacidad general de presentar los hechos, supone el estado actual ? o para ser francos ? la profunda crisis del periodismo en la mayor?a de los medios de comunicaci?n. Si buscamos comprender la situaci?n actual del periodismo de cr?nica, debemos constatar que, en la mayor?a de casos, no se dan aquellas condiciones que har?an posible a los periodistas establecer relaciones por encima de las instituciones, y no dedicarse a escribir reportajes sobredimensionados de las conferencias de prensa y de actos semejantes por falta de tiempo. Si nos referimos a los Gitanos, dichas condiciones tienen una grave repercusi?n sobre su imagen en los medios de comunicaci?n: la ausencia de cr?nica de hechos, de relaciones y de tiempo, as? como el hecho de que el proceso de organizaci?n de los Gitanos est? a?n en sus inicios, va a determinar cu?les hechos se dan a conocer y de qu? forma se presentan.

Al analizar la relaci?n de las autoridades locales Gitanas con los medios de comunicaci?n, se constata con sorpresa que la mayor parte mencionan s?lo los medios p?blicos locales o las publicaciones oficiales m?s importantes de la regi?n, pero muy pocos tienen en cuenta las prensa nacional de mayor relevancia. Como es sabido, la mayor?a de Gitanos recibe la informaci?n a trav?s de la televisi?n o de relaciones informales, a las que conceden una importancia similar, ya que viven en una cultura oral y esta v?a de comunicaci?n ha jugado tradicionalmente un importante papel entre ellos. Algunos agentes pastorales o voluntarios de diferentes organizaciones de ayuda intentan aprovechar estas caracter?sticas, pero lamentablemente los pol?ticos, atentos siempre a las estrategias partidistas a corto plazo, abusan de ellas. La gente honrada est? realmente avergonzada de la falta de escr?pulos de los pol?ticos que durante las campa?as electorales se aprovechan de la poca preparaci?n y de la indefensi?n mental de los Gitanos.

Los medios de comunicaci?n, adem?s, influyen en la imagen que nuestra sociedad va form?ndose, no s?lo a trav?s de las noticias individuales, sino tambi?n a trav?s de la entera estructura de su programa. Y para esta imagen, los silencios son tan elocuentes como las mismas noticias publicadas.

Los medios de comunicaci?n, en definitiva, transmiten unos valores y una identidad nacional, dan la posibilidad de formular y reformular el orgullo y la unidad nacional. En relaci?n con los medios mayoritarios h?ngaros, hay una serie de cuestiones que son insoslayables: ?Qu? imagen ofrecen de uno de cada veinte h?ngaros y qu? identidad nos transmiten? ?Ofrecen ejemplos y datos que hagan posible a la mayor?a de la sociedad considerar a los Gitanos, con sus diferencias enraizadas en tradiciones culturales y con todos sus problemas sociales, como parte integrante de Hungr?a, o contribuyen, involuntariamente, a que el distanciamiento sea mayor? ?Hace posible que los Gitanos, al mismo tiempo, se sientan orgullosos de su propio grupo e identidad, o, por el contrario, los empuja hacia una asimilaci?n que les encierra en s? mismos y anula su estatuto de minor?a?

Tambi?n los programas de entretenimiento, que atraen un gran n?mero de espectadores en todo el mundo, pueden influir la imagen de s? mismos que se hacen los Gitanos. Pues bien, los Gitanos, al igual que otras minor?as, est?n completamente ausentes de estos programas. Otras formas menores, como las series televisivas o las tertulias, no encuentran ning?n Gitano que pueda comparecer en ellas, como tampoco aparecen en las columnas de ?opini?n del hombre de la calle? en los peri?dicos. Esta pr?ctica contribuy? a su distanciamiento cultural y no hace mucho fue interrumpida por un hecho desafortunado. Un canal comercial emiti? un programa de entretenimiento que suscit? una respuesta escandalizada. El programa pretend?a ser humor?stico y presentaba una imagen desastrosa de los Gitanos, ofreciendo una caricatura injusta de una forma indecente y vulgar ? todo ello en horario de gran audiencia. Una publicidad sensacionalista estuvo preparando un ?xito que no se dio. Espectadores de buen tono y los cr?ticos, un?nimemente, recibieron el programa con justificada indignaci?n. Como compensaci?n, los directores del canal ofrecieron la posibilidad de que un miembro de un gobierno local Gitano participara en una mesa redonda, tambi?n en horario de gran audiencia. El resultado fue lastimoso y muy discutible, aunque no ocasionara un peligro general. La industria del entretenimiento mata la cultura y los intereses comerciales prevalecen por encima del sentido moral de los l?deres de los medios de comunicaci?n.

Publicado por mario.web @ 23:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios