Domingo, 08 de mayo de 2011
Se hace necesario un c?digo ?tico que comprometa a todas las televisiones, y que realmente se cumpla, con garant?as.
?
?Qu? parte de culpa tiene T.V.?
?Qu? parte de culpa tiene T.V.?


Se hace necesario un c?digo ?tico que comprometa a todas las televisiones, y que realmente se cumpla, con garant?as. Pero no un simple c?digo ?tico de no agresi?n entre canales de televisi?n, de respeto a los horarios infantiles, de no a la contraprogramaci?n, eso es insuficiente. Es necesario un c?digo ?tico que despu?s de estudiar la relaci?n directa entre la violencia en la sociedad con la violencia en televisi?n, exija responsabilidades



Un suceso ocurrido en Gij?n, Asturias, el viernes 23 de Agosto, fue el no va m?s.

Un ni?o de 5 a?os, mientras jugaba en un jard?n p?blico, a pocos metros de su madre, fue degollado en un abrir y cerrar de ojos.

Nos cuentan en T.V. que fue obra de alguien que estaba en tratamiento psiqui?trico, que se alejaba del lugar de los hechos con todas las manos ensangrentadas y diciendo que obraba por inspiraci?n divina.

La ambulancia no pudo hacer nada por reanimar al ni?o. Los polic?as acordonaban la zona y no pod?an por menos que romper a llorar describiendo los hechos.

Yo buscaba razones, causas y culpas en este hecho, pues no me suelo conformar con un razonamiento est?ril de que es una desgracia y ya est?: un infortunio.

Me pregunt?:

?Habr? sido culpa del hospital psiqui?trico?, quiz? alegremente deja de paseo a personas que no est?n en condiciones, poniendo en riesgo al resto de los ciudadanos y al ?l mismo.

Es verano..., es fin de semana, poco personal por vacaciones en el hospital psiqui?trico..., me gustar?a investigar.

?Habr? presenciado ese desequilibrado aquel video de un comando musulm?n degollando a un prisionero en directo? Televisiones ?rabes lo retransmitieron en directo para satisfacci?n de los asesinos, y las televisiones occidentales tambi?n, para satisfacer a los televidentes: reality show.

?Ver?a ese desequilibrado la televisi?n en uno de sus muchos ratos en los que los cuidadores les dejan frente a la televisi?n, por su gran poder hipnotizador ?. De igual forma que los anuncios publicitarios inducen a comprar, las noticias de violencia inducen a saltar a la fama sin analizar el bien o el mal de las acciones

No es esta la ?nica tragedia en la que los medios de comunicaci?n, especialmente los televisivos tienen mucha responsabilidad, pero no la ejercen, prefieren ganar cuota de pantalla. Las autoridades, que supuestamente deber?an velar para que la televisi?n fuera un servicio p?blico, resulta que se convierte muchas veces en un servicio contra el p?blico. El liberalismo mira para otro lado cuando ocurren estas tragedias.

Otro tanto sucede cuando las noticias de agresiones conyugales, o entre parejas de novios o exnovios, se dan a conocer con la carga de morbo habitual. ?no habr? muchas personas que anoten en el subconsciente, y puedan en un momento dado convertir en realidad lo que vieron por televisi?n?

Resulta escandaloso que todas las semanas varias mujeres hayan ca?do muertas por esa violencia que algunos quieren ignorar su origen.

?C?mo estamos llegando a esto? se preguntaba un presentador de televisi?n. Tu y los tuyos ten?is gran parte de culpa, le respond? yo. Sembr?is vientos, y os extra??is de que vengan tempestades. Destru?s los valores afectivos, amorosos, familiares, pues lo que os preocupa es vuestro bolsillo, y que caiga quien caiga.

Quiz? los programadores de televisi?n, o los directores de informativos, creen que todas las personas que ven la televisi?n tienen bien, y bajo dominio, sus facultades mentales, pero no es as?, ni mucho menos.

Violencia televisiva, real o en pel?culas, llama a m?s violencia.

Se hace necesario un c?digo ?tico que comprometa a todas las televisiones, y que realmente se cumpla, con garant?as. Pero no un simple c?digo ?tico de no agresi?n entre canales de televisi?n, de respeto a los horarios infantiles, de no a la contraprogramaci?n, eso es insuficiente.

Es necesario un c?digo ?tico que despu?s de estudiar la relaci?n directa entre la violencia en la sociedad con la violencia en televisi?n, exija responsabilidades. Que no se amparen en la libertad de expresi?n, en el derecho a la informaci?n, en la diosa libertad a fin de cuentas. Por encima de todo ello est? el derecho a la vida, y si no que se lo pregunten a la madre del ni?o asesinado en Gij?n.

Los incumplimientos deber?an multarse con seriedad, de modo que se sufragara los gastos de casas de acogida para mujeres maltratadas. Los bienes de los narcotraficantes condenados, ya se destinan a subvencionar centros de desintoxicaci?n. La adicci?n que origina la televisi?n tambi?n necesita ser tratada para lograr una desintoxicaci?n de h?bitos y de ideas.


Publicado por mario.web @ 2:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios