Domingo, 08 de mayo de 2011
Palabras del Papa Benedicto XVI recordando el testimonio de San Bonifacio, el "ap?stol de los pueblos germ?nicos
?
San Bonifacio: centralidad de la Palabra de Dios, Uni?n con el Papa
San Bonifacio: centralidad de la Palabra de Dios, Uni?n con el Papa
CIUDAD DEL VATICANO, 11 MAR 2009 (VIS).-En la audiencia general de este mi?rcoles, celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa habl? sobre San Bonifacio, el "ap?stol de los pueblos germ?nicos".

Benedicto XVI explic? que este santo naci? en Gran Breta?a en torno al 675 "y fue bautizado con el nombre de Winfrido. Ingres? muy joven en un monasterio, atra?do por el ideal mon?stico. (...) Una vez ordenado sacerdote, a los treinta a?os, sinti? la llamada de Dios al apostolado entre los paganos del continente".

"En el 716, Winfrido, con algunos compa?eros se dirigi? a Frisia (la actual Holanda) donde, por la oposici?n del jefe local, fracas? en su primera iniciativa evangelizadora", pero "dos a?os m?s tarde viaj? a Roma para hablar con el Papa Gregorio II", que "le impuso el nombre de Bonifacio y le confi? con cartas oficiales la tarea de predicar el evangelio entre los pueblos germ?nicos".

Bonifacio "consigui? grandes resultados" y el Pont?fice le confiri? la consagraci?n episcopal. "Con gran prudencia, el santo restaur? la disciplina eclesi?stica, convoc? varios s?nodos para garantizar la autoridad de los c?nones sagrados, reforz? la necesaria comuni?n con el romano pont?fice".

El Santo Padre record? que Bonifacio "impuls? la creaci?n de varios monasterios, masculinos y femeninos, para que fueran como un faro para la irradiaci?n de la fe y de la cultura humana y cristiana en el territorio".

Cuando estaba a punto de cumplir 80 a?os, dijo el Papa, "se prepar? a una nueva misi?n evangelizadora (...) donde hab?a iniciado su labor". Sin embargo, en el 754, "mientras estaba celebrando misa en Dokkum (actual Holanda del norte), unos paganos lo asesinaron".

Benedicto XVI se pregunt? "qu? mensaje podemos recoger despu?s de varios siglos, de la ense?anza y de la prodigiosa actividad de este gran misionero y m?rtir". En primer lugar, dijo, "la centralidad de la Palabra de Dios, vivida e interpretada en la fe de la Iglesia, que predic? y testimoni? hasta el don supremo de s? en el martirio". En segundo lugar, "su fiel comuni?n con la sede apost?lica, que era un principio fijo y central de su labor de misionero".

"Fruto de este empe?o -subray?- fue el s?lido esp?ritu de cohesi?n en torno al Sucesor de Pedro que Bonifacio transmiti? a las iglesias de su territorio de misi?n, uniendo con Roma Inglaterra, Alemania y Francia y contribuyendo as? de modo determinante a poner aquellas ra?ces cristinas de Europa que habr?an producido fecundos frutos en los siglos sucesivos".

El Santo Padre se refiri? en tercer lugar a la promoci?n por parte del santo "del encuentro entre la cultura romano-cristiana y la cultura germ?nica. Transmitiendo el antiguo patrimonio de valores cristianos introdujo en las poblaciones que evangelizaba un nuevo estilo de vida m?s humano, gracias al cual eran mejor respetados los derechos inalienables de la persona".

"El testimonio valiente de Bonifacio -afirm?- es una invitaci?n para que todos acojamos en nuestra vida la palabra de Dios como punto de referencia esencial, para amar apasionadamente la Iglesia, para sentirnos responsables de su futuro, para buscar su unidad en torno al sucesor de Pedro. Al mismo tiempo, nos recuerda que el cristianismo, favoreciendo la difusi?n de la cultura, promueve el progreso del ser humano. Ahora nos corresponde estar a la altura de un patrimonio tan prestigioso y hacerlo fructificar en beneficio de las generaciones futuras".

El Papa concluy? se?alando que si comparamos "la llama de la fe y la dedicaci?n al Evangelio" de San Bonifacio "con nuestra fe, a menudo tibia y burocratizada, tenemos que preguntarnos c?mo renovarla para otorgar el don precioso del Evangelio a nuestro tiempo".

Publicado por mario.web @ 2:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios