Domingo, 08 de mayo de 2011
La tecnolog?a mantiene una relaci?n particular con la cultura; El Papa Juan Pablo II reflexion? bastante en la dimensi?n humana de la cultura, por ello nos insisti? no perder de vista que tambi?n la tecnolog?a est? al servicio de la persona.
?
La tecnolog?a es parte de la cultura
La tecnolog?a es parte de la cultura


La pregunta por la dimensi?n cultural de la tecnolog?a abre una pista muy importante de reflexi?n. Esta interrogante es posible porque la tecnolog?a forma parte de la cultura del ser humano. De ah? que no sea una pregunta meramente acad?mica, sino que se trata de un asunto de fondo, y en cierto sentido ineludible si se aspira a comprender lo que es y lo que puede aportar de bueno o lo que puede generar de perjudicial la tecnolog?a.


El hombre crece y se desarrolla siempre en una cultura. Se puede decir que la cultura es algo espec?fico del ser humano. El Papa Juan Pablo II ha hecho un valioso aporte en la comprensi?n de esta dimensi?n cultural de la persona. Es muy esclarecedor sobre el particular su discurso ante la UNESCO en 1980.

All? el Santo Padre se apoya en un pasaje de Santo Tom?s de Aquino que viene a ser una traducci?n del conocido texto de la Metaf?sica de Arist?teles sobre la techn?: ?Genus humanum arte et ratione vivit (9) (...)


La significaci?n esencial de la cultura consiste, seg?n estas palabras de Santo Tom?s de Aquino, en el hecho de ser una caracter?stica de la vida humana como tal. El hombre vive una vida verdaderamente humana gracias a la cultura. La vida humana es cultura tambi?n en el sentido de que el hombre, a trav?s de ella, se distingue y se diferencia de todo lo dem?s que existe en el mundo visible: el hombre no puede prescindir de la cultura? (10).


A lo que a?ade a rengl?n seguido: ?La cultura es un modo espec?fico del "existir" y del "ser" del hombre? (11). En este marco el Papa plantear? que la persona ?es el ?nico sujeto ?ntico de la cultura? y tambi?n ?su ?nico objeto y su t?rmino? (12). Se trata de la persona considerada en todas las dimensiones de su ser. En otro discurso muy iluminador el Santo Padre dir? que la cultura proviene del ser humano, est? en funci?n de ?l y es para ?l (13). En la misma l?nea hab?a manifestado en Lima: ?Una cultura que no est? al servicio de la persona no es verdadera cultura? (14).

La cultura se debe entender a partir del fin mismo del ser humano, de aquello que lo hace acceder al "ser". Puesto en otros t?rminos, la cultura se define en funci?n del bien al que est? naturalmente orientado el hombre. Viene a ser en cierto sentido como la prolongaci?n de la naturaleza humana y, al mismo tiempo, el veh?culo para el cumplimiento de sus finalidades.

?Es propio de la persona humana --afirma la Gaudium et spes-- no llegar a la verdadera y propia humanidad si no es mediante la cultura, es decir, cultivando los bienes y valores de la naturaleza... En sentido general, con la palabra cultura se indica todo aquello con lo que el hombre afina y desarrolla sus m?ltiples cualidades de alma y cuerpo? (15).

Como se?ala Fernando Moreno, ?la neutralidad en relaci?n a la valoraci?n objetiva de aquello que permite, facilita o procura el cultivo de su ser persona, no es posible? (16).

As? pues, mediante la cultura --en sus expresiones concretas, es decir cada cultura particular-- el ser humano aspira al cultivo y desarrollo de s? mismo y establece relaciones adecuadas consigo mismo, con los dem?s, con la naturaleza y --la m?s importante-- con Dios. La cultura as? entendida ser? consecuencia y expresi?n del equilibrio en la persona humana entre la permanencia en el "ser" y su necesario despliegue. Es desde esta perspectiva que se puede afirmar que la cultura en cuanto producto de la acci?n del ser humano manifiesta al ser --por eso se puede decir que es epifan?a del ser (17)-- y lo lleva a su perfecci?n.

Lo que est? como transfondo es el principio operari sequitur esse et modus operandi modum essendi --el obrar sigue al ser y el modo de obrar al modo de ser--. La acci?n o praxis, que est? en el origen de la cultura como plasmaci?n del pensamiento, tiene como sujeto al ser humano. Esto implica la prioridad de la persona por ser esencialmente el sujeto de la acci?n humana. Es un absurdo otorgarle a la praxis la condici?n de sujeto.

En ese sentido el trabajo --entendido como praxis-- no puede crear al hombre, como lo pretende el marxismo. El trabajo y la praxis s?lo son posibles porque ya existe el ser humano. Es iluminador un texto del entonces Cardenal Karol Wojtyla: ?No hay duda de que la cultura se constituye a trav?s de la praxis, a trav?s del obrar del hombre que expresa --en cierto modo revela-- su humanidad.

Con tal premisa, la cultura se constituye verdaderamente a trav?s del trabajo que implica la "transformaci?n de la naturaleza" y tambi?n la "transmutaci?n del mundo", pero a condici?n de que esta transformaci?n y transmutaci?n correspondan a la inteligencia del hombre y contempor?neamente a un orden objetivo de la "naturaleza" o tambi?n del "mundo".

Entonces se puede decir que tal obrar o tal trabajo llevan en s? mismos una espec?fica irradiaci?n de la humanidad, gracias a la cual la obra de la cultura se inscribe en la obra de la naturaleza? (18). Y a?adir? precisando la relaci?n entre naturaleza y cultura: ?En tal caso, a pesar de su diversidad, la cultura y la naturaleza constituyen como una unidad org?nica. Entonces se develan las ra?ces de la uni?n del hombre con la naturaleza y al mismo tiempo se devela el lugar del encuentro del hombre con el Creador en el designio perenne, del cual ha llegado a ser part?cipe gracias a su inteligencia y sabidur?a? (19).

Como se ha se?alado ya, en el texto del discurso ante la UNESCO el Papa Juan Pablo II basa su aproximaci?n al tema de la cultura en una cita de Santo Tom?s de Aquino que recoge un texto de la Metaf?sica de Arist?teles: ?El g?nero humano vive por el arte --techn?-- y el raciocinio? (20). Es una perspectiva que abarca distintos aspectos de la manera de vivir y de desarrollarse del ser humano, en sus diversos niveles, incluyendo por cierto el obrar tecnol?gico y los productos que a partir de dicho obrar se generen.

El sentido ?ltimo de la cultura es que el ser humano llegue a ser lo que debe ser de acuerdo a su naturaleza, es decir de acuerdo a la norma de su propio ser --que no es otra cosa que las inclinaciones fundamentales de la naturaleza humana expresadas en la ley natural--. De ah? que el Papa, siguiendo en su razonamiento, afirme: ?La cultura es aquello a trav?s de lo cual el hombre, en cuanto hombre, se hace m?s hombre, "es" m?s, accede m?s al "ser"? (21).

Desde el "ser" del hombre se ordena todo su obrar. Esto pone de manifiesto dos asuntos que tocan directamente el tema de la tecnolog?a. En primer lugar, la cultura tiene una directa relaci?n con la naturaleza del ser humano. Y, en segundo lugar, sus productos se deben subordinar a dicha naturaleza y a sus fines ?ltimos. ?Se piensa en la cultura --dice el Papa Juan Pablo II-- y se habla de ella principalmente en relaci?n con la naturaleza del hombre, y luego solamente de manera secundaria e indirecta en relaci?n con el mundo de sus productos? (22).

Lo dicho pone en evidencia que la tecnolog?a se inscribe dentro del "hacer" o el obrar humano. Como tal debe estar subordinada al "ser". El riesgo principal del tiempo actual en relaci?n a la tecnolog?a es que en el clima de una sociedad agn?stica y funcionalista se desplace el acento del "ser" hacia el "hacer".

Esto se genera a partir de una equivocada comprensi?n de lo que es la tecnolog?a y de cu?l es su papel en la existencia del ser humano. Este desplazamiento introduce el criterio de la eficacia como la norma suprema y determinante para juzgar toda la realidad y para adecuar la acci?n y el sentido de la existencia del ser humano. Se trata de una sustituci?n de los fines por los medios; lo que es una manera de decir que se da una perversi?n del sentido de los medios.

A la luz de lo afirmado y poniendo a la tecnolog?a en su lugar correcto es claro que los productos --aunque deben estar subordinados a los fines ?ltimos, a aquello que constituye el "ser" de la persona humana seg?n el divino designio-- forman parte de la cultura del ser humano.

El concepto de cultura es muy rico. En el documento de la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano celebrada en Puebla se ofreci? una definici?n que recoge los aportes principales de lo que propon?a la Gaudium et spes: ?Con la palabra "cultura" se indica el modo particular como, en un pueblo, los hombres cultivan su relaci?n con la naturaleza, entre s? mismos y con Dios (GS 53b) de modo que puedan llegar a "un nivel verdadera y plenamente humano" (GS 53a).

Es "el estilo de vida com?n" (GS 53c) que caracteriza a los diversos pueblos; por ello se habla de "pluralidad de culturas" (GS 53c)? (23). El Cardenal Paul Poupard distingue en la cultura las siguientes dimensiones: la psico-som?tica; la c?smico-material --que incluye el sometimiento del cosmos por el conocimiento y el trabajo, donde se ubica la tecnolog?a--; la social, ?tica y jur?dica; la hist?rica y axiol?gica (24).

Herv? Carrier, por su lado, ofrece una descripci?n que permite apreciar los diversos elementos que la conforman, entre ellos la tecnolog?a: ?La cultura es el universo humanizado que una colectividad se crea, consciente o inconscientemente: es su propia representaci?n del pasado y su proyecto del futuro, sus instituciones y sus creaciones t?picas, sus costumbres y sus creencias, sus actitudes y sus comportamientos caracter?sticos, su manera original de comunicar, de trabajar, de celebrar, de crear t?cnicas y obras reveladoras de su alma y de sus valores ?ltimos. La cultura es la mentalidad t?pica que adquiere todo individuo que se identifica con una colectividad, es el patrimonio humano transmitido de generaci?n en generaci?n? (25).

Como se puede ver en las definiciones que se han ofrecido, la tecnolog?a aparece como uno de los elementos que conforman la cultura. Pero ni es el ?nico, ni es el principal. Por ello no se le ha de otorgar un lugar preeminente sino que debe ordenarse al "ser" del hombre.

Sin esto todo pierde su sentido y la tecnolog?a corre el riesgo de descarrilarse y volverse contra el mismo ser humano, como parece estar ocurriendo en muchos aspectos en el tiempo actual con ese desplazamiento del "ser" hacia el "hacer".

Tener en cuenta lo que hemos llamado la dimensi?n cultural de la tecnolog?a ayuda a comprender c?mo es que ?sta puede influir en la persona humana. Y ofrece tambi?n algunos criterios de fondo para entender cu?l debe ser su lugar.

------------------------------------------------------------
Notas

9. Ver Santo Tom?s, comentando a Arist?teles, en Post. Analyt. n. 1.

10. Juan Pablo II, Discurso a la Organizaci?n de las Naciones Unidas para la Educaci?n, la Ciencia y la Cultura, en la sede de la UNESCO, Par?s, 2/6/1980, 6.

11. Lug. cit.

12. All? mismo, 7.

13. Ver Juan Pablo II, Discurso a los profesores, a los universitarios y a los hombres de la cultura, Coimbra, 15/5/1982.

14. Juan Pablo II, Mensaje al mundo de la cultura y a los empresarios, Lima, 15/5/1988, 3.

15. Gaudium et spes, 53.

16. Fernando Moreno, La oposici?n entre naturaleza y cultura: un malentendido hist?rico, en ?Schripta Theologica? 23 (1991/1), p. 260.

17. Ver all? mismo, p. 259.

18. Cardenal Karol Wojtyla, Il problema del costituirsi della cultura attraverso la "praxis" humana, texto presentado en la Universidad Cat?lica de Mil?n el 18 de marzo de 1977 y publicado originalmente en la ?Rivista di Filosofia Neoscolastica? LXIX (1977), pp. 513-524; la versi?n citada est? tomada de: Karol Wojtyla. Perch? l?uomo. Scritti inediti di antropologia e filosofia, Mondadori, Mil?n 1995, p. 186.

19. All? mismo, pp. 186-187.

20. Ver Arist?teles, Metaf?sica, I,1.

21. Juan Pablo II, Discurso a la Organizaci?n de las Naciones Unidas para la Educaci?n, la Ciencia y la Cultura, en la sede de la UNESCO, Par?s, 2/6/1980, 7.

22. Lug. cit.

23. Puebla, 386.

24. Ver Cardenal Paul Poupard, Paul VI et Jean Paul II: leur recontre avec la culture moderne, en ?Seminarium? XXXVIII (1985), p. 59, nota 7.

25. Herv? Carrier, S.J., Evangelio y culturas. Desde Le?n XIII a Juan Pablo II, Edicep, Madrid 1988, pp. 16-17.


Publicado por mario.web @ 18:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios