Lunes, 09 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 6, 22-29


Despu?s de la multiplicaci?n de los panes, cuando Jes?s dio de comer a cinco mil hombres, sus disc?pulos lo vieron caminando sobre el lago. Al d?a siguiente, la multitud, que estaba en la otra orilla del lago, se dio cuenta de que all? no hab?a m?s que una sola barca y de que Jes?s no se hab?a embarcado con sus disc?pulos, sino que ?stos hab?an partido solos. En eso llegaron otras barcas desde Tiber?ades al lugar donde la multitud hab?a comido el pan. Cuando la gente vio que ni Jes?s ni sus disc?pulos estaban all?, se embarcaron y fueron a Cafarna?m para buscar a Jes?s.


Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: ?Maestro, ?cu?ndo llegaste ac??? Jes?s les contest?: ?Yo les aseguro que ustedes no me andan buscando por haber visto se?ales milagrosas, sino por haber comido de aquellos panes hasta saciarse. No trabajen por ese alimento que se acaba, sino por el alimento que dura para la vida eterna y que les dar? el Hijo del hombre; porque a ?ste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello?.


Ellos le dijeron: ??Qu? necesitamos para llevar a cabo las obras de Dios?? Respondi? Jes?s: ?La obra de Dios consiste en que crean en Aquel a quien ?l ha enviado?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Se?or y Dios m?o, perm?teme que te busque en la oraci?n, adem?s de para pedirte ?cosas? o buscar ?soluciones?, para encontrarme con tu amor y por amor, con Aquel a quien T? has enviado.

Petici?n

Esp?ritu Santo inflama mi coraz?n para amar la voluntad de Dios y dame la fuerza para poder cumplirla con perfecci?n.

Meditaci?n

?En la palabra ?agape?, se compenetran los significados de Eucarist?a y amor. En el gesto de Jes?s que parte el pan, el amor que se comparte ha alcanzado su extrema radicalidad: Jes?s se deja partir como pan vivo. En el pan distribuido reconocemos el misterio del grano de trigo que muere y as? da fruto. Reconocemos la nueva multiplicaci?n de los panes, que deriva del morir del grano de trigo y continuar? hasta el fin del mundo. Al mismo tiempo vemos que la Eucarist?a nunca puede ser s?lo una acci?n lit?rgica. S?lo es completa, si el agape lit?rgico se convierte en amor cotidiano. En el culto cristiano, las dos cosas se transforman en una, el ser agraciados por el Se?or en el acto cultual y el cultivo del amor respecto al pr?jimo. Pidamos en esta hora al Se?or la gracia de aprender a vivir cada vez mejor el misterio de la Eucarist?a, de manera que comience as? la transformaci?n del mundo. (?) Se?or, T? nos entregas hoy tu vida, T? mismo te nos das. Ll?nanos de tu amor. Haznos vivir en tu ?hoy?. Haznos instrumentos de tu paz. Am?n? (Benedicto XVI, 9 de abril de 2009).

Reflexi?n apost?lica

?La experiencia del amor de Dios est? en el centro de la vida cristiana. S?lo en el amor de Dios pueden anclar todas las realidades del hombre, dando sentido y confianza a su vivir. El amor de Dios es el punto de arranque y la ?nica motivaci?n v?lida para que el hombre pueda perseverar hasta el fin en su vocaci?n cristiana? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 72).

Prop?sito

Cultivar el amor al pr?jimo por medio del servicio, de la estima sincera de los otros, del hablar bien de los dem?s, etc.

Di?logo con Cristo

Jes?s, ?qu? a gusto estoy contigo! S? que nada puede turbar mi coraz?n porque siempre est?s a mi lado. Pueden venir momentos de dificultad, problemas, lo que sea y T? est?s ah?. Gracias por ser ese amigo, esa mano que me alienta cada vez que siento que caigo. Conc?deme en este d?a mostrarte, con obras de caridad, mi cari?o y mi agradecimiento.


??l vive en el Sagrario esperando los consuelos que sus almas quieran ofrecerle. Parece incomprensible que ?l, que todo lo posee y nada necesita de nosotros, est? mendigando nuestro amor. No defrauden sus esperanzas?

(Cristo al centro, n.64).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 0:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios