Martes, 10 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 6, 30-35


En aquel tiempo, la gente le pregunt? a Jes?s: ??Qu? se?al vas a realizar T?, para que la veamos y podamos creerte? ?Cu?les son tus obras? Nuestros padres comieron el man? en el desierto, como est? escrito: *Les dio a comer pan del cielo*?.

Jes?s les respondi?: ?Yo les aseguro: No fue Mois?s quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo?.

Entonces le dijeron: ?Se?or, danos siempre de ese pan?. Jes?s les contest?: ?Yo soy el pan de la vida. El que viene a m? no tendr? hambre, y el que cree en m? nunca tendr? sed?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, dame siempre de ese pan que busca mi esp?ritu. Tu Palabra en el Evangelio, tu Cuerpo en la Santa Eucarist?a, as? como tu presencia en el pr?jimo que me rodea, son el pan que sacia mi hambre y sed de amor. Ay?dame a comprender en esta meditaci?n que la mayor riqueza que he recibido eres T? mismo.

Petici?n

Dios m?o, ay?dame a vivir siempre de cara a ti, jam?s permitas que me aleje del pan que me da la vida.

Meditaci?n

?Jes?s transforma el pan y el vino. Es el amor divino que transforma: el amor con que Jes?s acepta por anticipado darse completamente a s? mismo por nosotros. Este amor no es otro que el Esp?ritu Santo, el Esp?ritu del Padre y del Hijo, que consagra el pan y el vino y cambia su sustancia en el Cuerpo y en la Sangre del Se?or, haciendo presente en el Sacramento el mismo Sacrificio que se realiza despu?s de forma cruenta en la Cruz. (?) Es esta fuerza divina, la misma que realiz? la Encarnaci?n del Verbo, la que transforma la extrema violencia y la extrema injusticia en un acto supremo de amor y de justicia. Esta es la obra del sacerdocio de Cristo, que la Iglesia ha heredado y prolonga en la historia, en la doble forma del sacerdocio com?n de los bautizados y del ordenado de los ministros, para transformar el mundo con el amor de Dios. Todos, sacerdotes y fieles, nos nutrimos de la misma Eucarist?a, todos nos postramos a adorarla, porque en ella est? presente nuestro Maestro y Se?or, est? presente el verdadero Cuerpo de Jes?s? (Benedicto XVI, 3 de junio de 2010).

Reflexi?n apost?lica

?El sacrificio eucar?stico es la fuente y la cima de toda la vida cristiana; ?sacramento de piedad, signo de unidad, v?nculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe como alimento a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura?.? Por ello, el Movimiento recomienda a sus miembros? que, si les es posible, participen todos los d?as consciente, fervorosa y activamente en la celebraci?n eucar?stica y reciban la sagrada comuni?n con un alma purificada y agradecida? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 232).

Prop?sito

Hacer varias comuniones espirituales durante el d?a para unirme a Jes?s.

Di?logo con Cristo

Se?or, te agradezco el gran don de la Eucarist?a. Gracias porque me quieres tanto que te has quedado en lo escondido, en el fondo de mi coraz?n, para hacerme compa??a. Gracias porque me haces escuchar tu voz; porque me muestras tu amorosa voluntad, ?nico camino en el que encuentro el pan que me da la verdadera felicidad.

??l quiere ser ?pan?, pan que fortalezca vuestro esp?ritu en vuestras luchas y desgastes?

(Cristo al centro, n. 2067).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 0:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios