Martes, 10 de mayo de 2011
Palabras del Obispo Prelado de Ayaviri, Mons. Kay Schmalhausen, al conmemorar el D?a del Ni?o por Nacer
?
La sociedad que ampara el aborto se autodestruye
La sociedad que ampara el aborto se autodestruye

AYAVIRI, 01 Abr. 09


El Obispo Prelado de Ayaviri, Mons. Kay Schmalhausen, advirti? que "una comunidad social que consciente la eliminaci?n de sus hijos en el vientre de las madres, no puede sino encaminarse a su propia destrucci?n y deterioro moral".

Al conmemorar el D?a del Ni?o por Nacer, el Obispo del sur andino record? que "la vida humana aparece en el mundo de hoy devaluada" y posiblemente muchos conflictos familiares y sociales "se deben a esta pr?ctica del aborto que no puede sino desencadenar una deshumanizaci?n de la mujer llamada a ser madre, del var?n que reh?ye irresponsablemente su paternidad, de los much?simos agentes de salud que se convierten en c?mplices sino actores principales en el drama del aborto, de las sociedades y estados que toleran o promueven legalmente la matanza masiva de sus hijos".

"El aborto, la eliminaci?n de la vida humana, nunca es una soluci?n. Es y permanecer? siendo siempre un grav?simo problema de terribles consecuencias personales y sociales", advirti?.

El Prelado explic? que el aborto es "un atentado directo a la vida y un verdadero asesinato aunque, muchas veces, no querido por parte de las madres gestantes, forzadas a un callej?n sin salida. Cuantas veces no ha sido la Iglesia testigo discreto, consuelo y fuente de paz desde el sacramento de la reconciliaci?n de aquellas ?Raquel? que lloran la muerte de sus hijos".

Mons. Schmalhausen se?al? que "son cada vez m?s los testimonios pavorosos de mujeres, v?ctimas del s?ndrome post aborto, que en su b?squeda por sanar - ya sea en el sacramento de la confesi?n o el acompa?amiento terap?utico - las terribles heridas morales y espirituales causadas por la muerte del hijo en sus propias entra?as, han confesado la absoluta indiferencia e incluso complicidad tanto social como del estado ante el drama de una coacci?n de hecho conducente al aborto".

"Ellas padecen hoy, por que ayer no se les brind? la ayuda adecuada para encontrar una salida que haga justicia a las dos vidas humanas en juego, la de la madre que sufre en soledad y la del hijo con deseo y derecho a vivir", agreg?.

Finalmente, alent? a defender "la vida humana desde su concepci?n hasta su t?rmino en este mundo; defendamos a nuestros hijos que son la alegr?a de nuestros hogares; reconozcamos siempre la vida como un verdadero don de Dios a ser custodiado en medio de nuestras familias".

Publicado por mario.web @ 11:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios