Martes, 10 de mayo de 2011
Gabriel Abascal reflexiona sobre el desamparo en el que viven millones de hombres al no poder captar el bien que es evidente.
?
Silencio intelectual...
Silencio intelectual...
Un grupo de j?venes fueron a un concierto de m?sica rock en espa?ol. Se sorprendieron de que en un momento del concierto el vocalista pusiera un crucifijo de cabeza y lanzara blasfemias contra el buen Dios.

El rockstar propon?a, al finalizar una de sus canciones, que ante tanto mal en el mundo Dios no pod?a existir. ?Padre de los que te siguen y de los que en ti ya no creemos? baja de tu trono pues aqu? hay guerra, injusticias, hambre? ?dec?a? no es necesario que seas trino, con uno solo que tenga ganas de ayudar nos bastar?a??.

No nos llaman tanto la atenci?n los pobres argumentos del cantante, sino el comportamiento de los j?venes vapuleados, casi convencidos. Esa noche nadie dijo nada de regreso a casa. Al d?a siguiente, en el aula de clases alguno reconoci? haberse sentido molesto, pero no haber sabido qu? replicar.

Sorprende la desenfrenada falta de verg?enza de un grupo de m?sicos que saben que tienen en su poder los o?dos de miles de j?venes y adolescentes; pero m?s sorprende ese silencio impotente en la conciencia de la juventud actual.

Los j?venes reconoc?an que es verdad que no se entiende el mal en el mundo, y que era evidente el desamparo en el que viv?an millones de hombres. Pero su capacidad de razonar para sacar conclusiones iluminadoras respecto a Dios se frenaba ah?. Realmente se mostraban incapaces de defender la existencia de Dios utilizando la raz?n.

La filosof?a que est? detr?s de estas canciones, adem?s de que crea confusi?n en la juventud, es peligrosa. Proponer que Dios no existe o que se ha olvidado del mundo s?lo porque hay hambre, violencia, desigualdad, pobreza, etc?tera, en lugar de dar soluciones es la respuesta f?cil del que no quiere buscar la verdad.

Cancelar a Dios porque el mal es evidente, es un salto il?gico de enormes repercusiones. El mal no nos lleva racionalmente a la inexistencia de Dios. Por otro lado, la Creaci?n y la contemplaci?n de nosotros mismos, al menos, nos ?prende el foco? de que s? existe. La tendencia es fijarse siempre en lo negativo, pero si somos intelectualmente sinceros, ?no es verdad que el Bien es m?s evidente?

El mal, si aceptamos la existencia de Dios, de alguna forma es un misterio m?s entre todos los que escapan a nuestra limitada mente humana. No se puede explicar matem?ticamente. Pero el mal, si cancelamos a Dios, nos deja sin esperanza, en la orilla del precipicio de una vida sin sentido.

Todo un grupo de j?venes es capaz de corear por m?s de dos horas canciones que van en contra de sus principios basilares sin enterarse de lo que est? de por medio. Un concierto de rock en medio del silencio intelectual.

Al inicio del siglo XXI tenemos el reto de volver a meter al centro de nuestras vidas al ?nico que puede sostener la raz?n de la existencia. Si Dios permanece fuera de nuestra existencia, te?rica o pr?cticamente, tarde o temprano se duda de todo, todo se derrumba y todo pierde valor.

Reconstruir el edificio de nuestra existencia en Dios, la ?nica Roca firme que da garant?as a todas las aspiraciones humanas, ser? una tarea ardua y laboriosa que nos corresponde a todos los que vivimos en esta sociedad. No estamos solos, ?l es el primer interesado.

Publicado por mario.web @ 11:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios