Martes, 10 de mayo de 2011
?tica y lenguaje, ?pueden las palabras y los problemas de comunicaci?n tener una consecuencia social? Jes?s Gin?s Ortega nos cuestiona.
?
Errores y culpas
Errores y culpas
El uso y abuso del lenguaje puede tener consecuencias morales. No es solo un problema comunicacional, sino estrictamente moral y por lo mismo con algunas consecuencias sociales.

No es lo mismo decir, ante un traspi? involuntario: Me equivoqu?, que afirmar: Esto se hace de todos modos, porque yo lo digo, lo quiero o lo mando. En el primer caso se trata de un error de inteligencia. En el segundo se trata de una desviaci?n libre de la voluntad.

A esta se le conoce con el nombre de culpa. Soy culpable, porque sabiendo que no deb?a hacerlo, lo hice. El error es una deficiencia de la inteligencia, mientras la culpa es una falla de la voluntad. Mientras el primero est? en el ?mbito de lo mec?nico, la culpa est? en el ?mbito de la libertad mal dirigida.

Ni la naturaleza, ni los animales, ni las m?quinas hechas por el hombre, se equivocan y menos a?n incurren en culpa. El que se equivoca y el culpable es solamente el hombre, que act?a bajo el ?mbito de la inteligencia y de la voluntad libre.

Una m?quina bien hecha no se equivoca nunca, mientras permanece id?ntica a s? misma. Tampoco tendr? culpa, porque, puesta en operaci?n, necesariamente actuar? de acuerdo a lo programado y jam?s operar? al margen de sus leyes inmutables. Los animales, por la misma raz?n ni se equivocan, ni tienen culpas. Sus ?m?quinas? de m?s alta precisi?n que las fabricadas por el hombre, funcionan a la perfecci?n, cuando tienen todo aquello que su naturaleza requiere para ser tal.

A lo m?s, podr?amos aceptar que un animal deficiente f?sicamente, operar? en forma deficiente, de acuerdo con su limitaci?n actual. Los conceptos de error y de culpa son exclusivamente humanos.

La velocidad de las comunicaciones humanas han precipitado muchos modos de lenguaje incorrectos: Uno de ellos es el que se refiere a la confusi?n cada vez m?s frecuente entre error y culpa. Hasta el punto que en algunos medios ya no se usa la palabra culpa.

Solamente se habla de errores. Se presentan errores t?cticos, pol?ticos, acad?micos, hasta religiosos.

Hace un tiempo que se nos viene presentando como errores actos tan diferentes como el perjurio de un presidente, la autodestrucci?n por las drogas o la postura de ciertos psic?patas, violadores o asesinos.

En una u otra forma se presentan actos como estos desde la connotaci?n de error. M?s a?n, la palabra culpa pareciera haberse desterrado del vocabulario com?n de los comunicadores, como si se tratara de un antiguo tab? solo pronunciable por mentes fundamentalistas.

Una primera y burda consecuencia de esta no diferenciaci?n es que se termina por justificar cualquier conducta, eximi?ndola siempre de toda culpa, porque solamente se la tilda de error, ya sea de advertencia, de desconocimiento, de formaci?n, de informaci?n, de inclinaci?n natural irresistible.

Esta conducta verbal puede tener alguna explicaci?n sem?ntica que nos hace rememorar el esp?ritu freudiano o el temperamento biologista muy de actualidad, que evita reconocer en el ser humano cualquier tipo de responsabilidad moral. De acuerdo a estas dos fuentes psico-biol?gicas, el hombre no ser?a nunca responsable de sus actos, ya que estos proceder?an de los influjos mec?nicos de una educaci?n impuesta por una sociedad malvada.


El pobre humano, siguiendo la tesis rousoniana no ser?a sino un ?ngel de paz sometido a la tortura de una sociedad endemoniada. Si hubiera que reconocer alguna culpa, esta ser?a de la sociedad, nunca del sujeto individual, personal. La sociedad , el sistema, la clase, el Estado, la Iglesia, el Partido ser?an los culpables. El hombre, solamente un error.

?Pobre hombre oprimido por las fuerzas c?smicas que lo rodean, que lo impulsan, que lo aprisionan y lo condenan! Al pensar de esta manera, aparece en la historia un hombre nuevo que evadir? todo tipo de culpa Es la persona que jam?s reconoce falta, pecado o culpa, tres sin?nimos de la misma realidad. Son los humanos que nunca se arrepienten de nada. M?s aun, nunca se podr?an arrepentir, puesto que nunca cometen otra cosa que errores. O sea, ellos pueden equivocarse, pero jam?s ser culpables de nada.

El significado exacto de la palabra error o yerro dice referencia a un acto involuntario, fortuito, no buscado ni querido. Hablamos de error en el sentido de equivocaci?n involuntaria, inadvertida.

En cambio el diccionario de la lengua reserva la palabra culpa para referirse al acto voluntario malo, que es percibido racionalmente por el sujeto, pero que es llevado a cabo a impulsos de la voluntad libre del sujeto. Error se predica, entonces, de lo no culpable, mientras atribuimos culpa a quien conscientemente realiza una acci?n, a sabiendas que es perversa.

Aplicando fielmente el sentido correcto de las palabras tendremos que decir que un empresario que defrauda a sus clientes, que evade los tributos, que burla el derecho de sus proveedores o de sus trabajadores no es una persona de la que se predique que comete errores. Simplemente decimos de ella que es deshonesta, que es culpable, que comete dolo o en t?rminos teol?gicos, que comete pecado.

Lo mismo diremos del pol?tico que en su acci?n evade la responsabilidad, enga?a a sus electores, miente por conveniencia, vota por orden de partido contra su conciencia, defrauda al erario p?blico, lejos de ser una persona que comete errores, es simplemente un sujeto que act?a inmoralmente. Nada de errores. Sencillamente, culpa.

Por lo dem?s, qu? cosa m?s humana que el reconocerse culpable, si ello es prueba de nuestra condici?n de seres inconclusos, abiertos a la perfecci?n, pero imperfectos al fin. SI acentuamos
demasiado el sentido del error, estaremos cayendo en una autentica necedad (nesciens, iagual a que no sabe), que es lo que significa el yerro. Una falla de conocimiento, de advertencia.

Necio es aquel que no sabe y por eso yerra. O sea que si solo erramos es porque somos necios. SI nos encontramos culpables, es porque sabiendo lo que es bueno, hacemos lo malo.

Publicado por mario.web @ 23:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios