Martes, 10 de mayo de 2011
Alejo Fern?ndez P?rez profundiza en el tema del di?logo, tomando como referencia hist?rica la situaci?n actual del terrorismo.
?
Dialogar, s? ?pero c?mo?
Dialogar, s? ?pero c?mo?


Parece como si de pronto y porrazo el di?logo, el consenso, respetar a todos, hablar con todos los involucrados y el ?bla, bla, bla? se hubiesen convertido en las m?s relevantes virtudes del homo sapiens. Pero, ? no es lo que siempre se ha hecho??Por qu? se ha tra?do ahora al primer plano? A lo largo de la historia, y hoy mismo, tenemos guerras, luchas, hambres, abusos de todo tipo y masacres que los di?logos no han podido evitar. Luego, no esperemos del di?logo, lo que el di?logo no puede dar



El di?logo que deber?a ser una Discusi?n o trato en busca de avenencia o de consenso; puede transformarse en una discusi?n entre besugos , en una conversaci?n entre sordos o en un semillero de odios y rencillas, si no se cumplen ciertas condiciones. Por eso la primera pregunta antes de iniciar un di?logo deber?a de ser: ?Merece la pena?

Las palabras di?logo, consenso, paz, democracia, justicia, igualdad, moralidad,?se usan con significados distintos e incluso contrapuestos. A menudo, sirven como pretextos para encubrir intereses bastardos, dando lugar a galimat?as donde prevalecen sobre todo los intereses de personas, grupos o naciones. ?Ag?rrese a la cartera cuando le ofrezcan euros por c?ntimos! O cuando vengan a salvarle por amor a la patria. He aqu? unas muestras de di?logos encontradas en un solo d?a.

Fernando R. Genov?s en Libertad Digital 2004-04-23 dic e ? El di?logo racional es, desde Plat?n, dar razones y recibirlas ?. Pero aqu?unos ganan la fama y otros cardan la lana. ?ste es el pa?s de las maravillas donde la reciprocidad es cosa de tontos y prima la asimetr?a, el pluralismo diferenciado y la solidaridad limitada. Todo ello en nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad, los derechos humanos y el derecho internacional? . Naturalmente, con el di?logo por delante

P?o Moa tambi?n en Libertad Digital estima que sobre las Vascongadas y el terrorismo :? La palabra di?logo suena bien, pero en ocasiones, y seg?n como se plantee el di?logo, puede equivaler a colaborar con el crimen.

En las Vascongadas ser?a muy conveniente entablar un di?logo sobre las siguientes bases:

1.La Ertzaintza desarrollar? una actividad mucho m?s efectiva en la persecuci?n del terrorismo y de todo tipo de violencia y hostigamiento nacionalista

2.Los s?mbolos constitucionales ser?n respetados y expuestos en todos los casos que exige la ley

3.Los contenidos de la ense?anza ser?n revisados para no dar ninguna clase de excusas a los asesinos profesionales de ETA o de cualquier grupo semejante

4.Se respetar? la voluntad de las familias y se defender? el uso en la ense?anza del idioma espa?ol com?n, en igualdad con el vascuence, como un patrimonio hist?rico y cultural irrenunciable del pueblo vasco.

5.Las v?ctimas del terror ser?n honradas y desagraviadas en el Parlamento y en las dem?s instituciones de la comunidad aut?noma.

6.Se retirar? todo apoyo moral a los presos que deshonran al pueblo vasco con sus cobardes asesinatos o complicidad en ellos.

7.Desaparecer? todo tipo de referencia o presi?n oficiales y anexionista sobre Navarra. Aunque, claro, en su propaganda partidista, el PNV es perfectamente libre de defender dicha anexi?n.

8.Se tomar?n, en general, todas las medidas que garanticen la libertad, la igualdad ante la ley y la tranquilidad de los ciudadanos, al margen de su pertenencia o simpat?a pol?ticas.


Opino que estas bases u otras semejantes, expuestas, si se quiere, en lenguaje m?s diplom?tico, podr?an ser un excelente punto de partida para el di?logo en Vasconia . No puede haber otro, porque otras condiciones supondr?an legitimar el terrorismo y la destrucci?n de la democracia?.

No perdamos el tiempo con los talibanes de cualquier clase, con los iluminados, con los salvapatrias y similares es imposible ning?n di?logo que roce su ideolog?a. Incluso con los forofos de un equipo de f?tbol , de un cantante o de un partido pol?tico corriente nos sucede algo parecido.

?El di?logo sobre el terrorismo se prostituye cuando unos atacan decididamente y sin contemplaciones a los terroristas, y otros, que tambi?n dicen combatirlo, tienen connivencia con los que le apoyan y buscan un di?logo, que se ha mostrado imposible, a no ser que nos bajemos los pantalones. El terrorista no dialoga: impone sus condiciones y ?San se acab?!

Es archisabido el comportamiento ? unos m?s y otros menos- de ?todos? los pol?ticos reci?n llegados al poder: prometen, antes de tomar una resoluci?n, dialogar con todos los interesados. Por supuesto, las decisiones se tomar?n por consenso. Gobernar?n ?nicamente por y para todo el pueblo, y?,y?,y. Hasta que dominan el terreno. Entonces, hartos de ?perder el tiempo? dialogando, hartos de no poder gobernar como ellos saben y les gustar?a, se montan en la burra, la pone al trote y cuando miran hacia atr?s descubren con satisfacci?n que han perdido de vista ?al pueblo?. ?Ahora s?! ? Ahora s? ! que se puede gobernar con un ?nuevo talante?.

Sobre los intereses econ?micos de las personas o naciones los di?logos suelen ser muy duros, los consensos satisfacen a pocos y pueden heridas peligrosas para el futuro

Cuando el di?logo fracasa lo sustituyen las guerras entre naciones, los conflictos entre las clases sociales, las ruinas en las empresas. En los problemas graves el interlocutor debe estar muy preparado, tener experiencia, paciencia, tenacidad , y ya sabemos: Para tener raz?n hacen falta tres condiciones: 1? tenerla, 2? saberla exponer y 3? que nos la quieran dar.

Para el Papa Pablo VI, en t?rminos generales, ? el di?logo debe tener las siguientes cualidades para que sea fruct?fero:

1? Inteligilibilidad, es decir, ha de ser comprensible para las partes.

2? Afabilidad, o sea, no debe ser orgulloso, hiriente ni ofensivo

3? Confianza , tanto en el valor de la propia palabra, como en la disposici?n para acogerla por parte del interlocutor

4? Prudencia pedag?gica, que nos lleve a conocer la sensibilidad del otro para adaptarse razonablemente y modificar las formas de la propia presentaci?n.


Todo ha de producirse en un estado de ?nimo, que lleve a evitar la condenaci?n aprior?stica y la pol?mica ofensiva y habitual, y en un clima en que lo ?nico verdaderamente importante sea la b?squeda del bien com?n. En pol?tica no deber?a tratarse de ganar o perder sino de trabajar por el bien del pueblo, y esto se debe hacer desde la responsabilidad del gobierno y desde la oposici?n, que indudablemente, no es ni la sola imposici?n porque se tiene el poder, ni la sola obstrucci?n porque se tengan resortes institucionales para ello.

Estos deseos como todos los programas de gobierno tropiezan con una condici?n previa: ? D?nde est?n los hombres preparados, con experiencia y sabidur?a para actuar as?? Por muy bueno que sea el plano de una casa, no habr? casa si no hay constructor. El Interlocutor es pues una de las clave esenciales del ?xito. O se encuentra la persona adecuada o mejor es permanecer calladito.

Por supuesto sobre los dogmas de cualquier religi?n y los de algunas ideolog?as pol?ticas no hay di?logo ni consenso posible. La fe est? por encima de toda raz?n, pero la raz?n -cualidad muy limitada- no excluye la fe revelada. Los di?logos entre sectas suelen transformarse en una jaula de grillos.

Otra muestra de consenso nos lo da en ABC Ignacio S?nchez con su art?culo DON QUIJOTE Y EL CONSENSO

AL menos , nos dice, en algo hay consenso: el Quijote es una obra maestra. Siempre, eso s?, que ning?n impertinente pregunte por qu?. Tanto consenso ? se supone que tras un serio di?logo- es sospechoso?S?lo encuentro consenso? ?ste viene a confundirse con algo parecido a la adhesi?n incondicional. Uno primero decide y despu?s busca el consenso, en lugar de buscar antes el consenso y despu?s adoptar la decisi?n. No falta incluso quien amenaza, extorsiona, y lamenta luego la escasa disponibilidad consensual del amenazado y extorsionado, un ser incapaz de altura de miras.

La cosa parece clara: quien se oponga al poder, rompe el consenso. ?Qu? fue del derecho democr?tico a disentir?

Por higiene mental quien quiera estar medianamente informado ha de utilizar dos fuentes de informaci?n : una gubernamental y otra de la oposici?n. Caso contrario sus opiniones quedar?n cautivas de su ?nica fuente, y ?l reducido al triste papel de un borreguito m?s. Al final, como siempre, demos relativa importancia a la informaci?n y mucha a los hechos. ? Por los frutos los conocer?is?

? Qu?! ? Seguimos dialogando?


Publicado por mario.web @ 23:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios