Mi?rcoles, 11 de mayo de 2011
La Iglesia nos instruye en el tema del respeto a la dignidad de las personas y el respeto del alma del pr?jimo ante el tema del esc?ndalo.
?
?Qu? dice la Iglesia del Esc?ndalo?
?Qu? dice la Iglesia del Esc?ndalo?
Hoy, cuando numerosas iniciativas legales lesionan la Ley Moral y se impulsan desde los organismos del Estado comportamientos contrarios a la ense?anza de la Iglesia, nos ha parecido especialmente oportuno recordar lo que el Catecismo de la Iglesia Cat?lica califica como esc?ndalo.

Estas consideraciones valen muy frecuentemente para muchos espect?culos, especialmente televisivos.
Se habla mucho del respeto a los derechos humanos, pero muy poco de que uno de los principales derechos es el respeto de la dignidad de las personas.


I El respeto de la dignidad de las personas

El respeto del alma del pr?jimo: el esc?ndalo

2284. El esc?ndalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal. El que escandaliza se convierte en tentador de su pr?jimo. Atenta contra la virtud y el derecho; puede ocasionar a su hermano la muerte espiritual. El esc?ndalo constituye una falta grave, si por acci?n u omisi?n, arrastra deliberadamente a otro a una falta grave.

2285. El esc?ndalo adquiere una gravedad particular seg?n la autoridad de quienes lo causan o la debilidad de quienes lo padecen. Inspir? a nuestro Se?or esta maldici?n: ?Ay de quien escandalice a uno de estos peque?os que creen en m?, m?s le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar? (Mt 18, 6; cf 1 Co 8, 10-13). El esc?ndalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por funci?n, est?n obligados a ense?ar y educar a otros. Jes?s, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos (cf Mt 7, 15).

2286. El esc?ndalo puede ser provocado por la ley o por las instituciones, por la moda o por la opini?n.

As? se hacen culpables de esc?ndalo quienes instituyen leyes o estructuras sociales que llevan a la degradaci?n de las costumbres y a la corrupci?n de la vida religiosa, o a ?condiciones sociales que, voluntaria o involuntariamente, hacen ardua y pr?cticamente imposible una conducta cristiana conforme a los mandamientos? (P?o XII, discurso 1 junio 1941). Lo mismo ha de decirse de los empresarios que imponen procedimientos que incitan al fraude, de los educadores que ?exasperan? a sus alumnos (cf Ef 6, 4; Col 3, 21), o de los que, manipulando la opini?n p?blica, la desv?an de los valores morales.

2287. El que usa los poderes de que dispone en condiciones que arrastren a hacer el mal se hace culpable de esc?ndalo y responsable del mal que directa o indirectamente ha favorecido. ?Es imposible que no vengan esc?ndalos; pero, ?ay de aquel por quien vienen!? (Lc 17, 1).

Publicado por mario.web @ 13:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios