Mi?rcoles, 11 de mayo de 2011
?Cu?les son los peligros m?s frecuentes a los que se enfrenta el periodismo nacional? Descubre la respuesta.
?
Los peligros m?s frecuentes del periodismo
Los peligros m?s frecuentes del periodismo
?Cu?les son los peligros m?s frecuentes a los que se enfrenta el periodismo nacional?

En primer lugar, dejarse llevar por el sensacionalismo. Es verdad que es importante ?saber vender? y que el negocio informativo sea rentable, pero no por ello se debe caer en el f?cil alarmismo con un mero objetivo mercantilista. Aunque de momento se venda bien el peri?dico, el p?blico sabe discernir y distinguir muy bien la prensa objetiva del ?amarillismo period?stico?.

En segundo lugar, el periodista debe ser un incansable buscador de la verdad. ?sta es ?nica, objetiva y universal. El peligro es tender al relativismo y concluir c?modamente: ?no hay verdad absoluta; todo es relativo?.
Cuando se sacrifica la verdad para tener m?s impacto ante los lectores, se suelen cometer graves injusticias. Por ejemplo, el da?ar la imagen y honradez de figuras p?blicas (de la pol?tica, del mundo art?stico, del sector empresarial, etc.), y a?adir la manida frase: ?De fuentes bien informadas?; ?en c?rculos cercanos a esta personalidad, se comenta??, y con esa muletilla se da pie a emitir juicios sin fundamento, denigrantes o faltos de ?tica.

No menos grave resulta la tendencia de algunos comunicadores que buscan, por ejemplo en una entrevista, forzar las cosas para que ?el entrevistado diga exactamente lo que el entrevistador ya ten?a previamente en mente que afirmara?. Si no da resultado esta estrategia, entonces, algunas veces se recurre a sacar una frase fuera de contexto y tergiversar por completo una declaraci?n. A esto no se le puede llamar una labor de comunicaci?n, sino manipulaci?n informativa.

Lo mismo sucede con las encuestas o sondeos de opini?n. Es com?n que se presente en algunos programas de radio o de televisi?n una pregunta abierta a la participaci?n ciudadana en que la pregunta est? elaborada de forma ama?ada para que el entrevistado se confunda y acabe afirmando algo que no pensaba decir o apoyar.

Escuchaba hace poco una encuesta. La pregunta era m?s o menos ?sta: ??Qu? piensa usted de una mujer embarazada que tiene problemas econ?micos y es rechazada por su familia y su novio? ?Estar?a usted de acuerdo en que aborte??.

Un par de horas despu?s, se consigue el objetivo deseado: ?Seg?n la encuesta al auditorio presentada el d?a de hoy: el 78 por ciento opina que la mujer embarazada con estos problemas debe abortar?.

Me parece que no se puede ni se deben tratar estos asuntos tan delicados con frivolidad y ligereza. En muchas ocasiones, el comunicador no se percata de la grave responsabilidad que tiene porque ?lo quiera o no? es un icono, un modelo, un referente para moldear la opini?n p?blica de millones de lectores, de radioescuchas o telespectadores.

En cierta ocasi?n, desde un noticiero de una conocida televisora, se acus? al director de un colegio de ser pederasta, en el Estado de M?xico. Se trataba de una calumnia muy bien montada porque hab?a unos l?deres agrarios que les interesaba quedarse con los terrenos de ese centro educativo.

Cuando se dio la noticia caus? conmoci?n en la comunidad en torno a la escuela. Al d?a siguiente, en que el director y otros profesores fueran a aclarar esta cuesti?n llevando pruebas de que se trataba de una falsedad, en la televisora les dieron ?con la puerta en las narices? y tajantemente les contestaron: ?S?, de acuerdo, entendemos que esta noticia que dimos ayer no es verdadera. Pero, compr?ndannos, si ahora damos la versi?n correcta, ?eso ya no es noticia de inter?s para los televidentes?, porque no vende?.

Por otra parte, hay cierta clase de periodismo que el 90 por ciento de su tiempo lo dedica a la llamada ?nota roja?: asesinatos, secuestros, accidentes, narcotr?fico, etc. Aunque eso ?venda? no me parece un periodismo objetivo.

?Hay cientos de noticias positivas y constructivas que se pueden publicar o destacar! Por ejemplo, empresas que est?n saliendo de la crisis econ?mica, novedades cient?ficas, tips para educar a los hijos, consejos para ahorrar en tiempos de recesi?n, interesantes aportaciones culturales, art?sticas, etc.

Tampoco me parece correcto que en algunos noticieros, los l?deres de opini?n, en vez de concretarse a transmitir las noticias, vayan haciendo comentarios editoriales y que de alg?n modo predisponen al p?blico.

Si establece una mesa de an?lisis para comentar, por ejemplo, el papel de los partidos pol?ticos en v?speras de las elecciones, me parece magn?fico que el conductor emita las opiniones que desee. Pero mezclar las noticias con una larga cadena de opiniones personales, distorsiona invariablemente la informaci?n.

Lamentablemente hay quienes se han especializado en atacar duramente ?con ocasi?n y sin ella? a la Iglesia Cat?lica, al Papa, a los obispos, a los sacerdotes, a las instituciones y todo lo que de alg?n modo concierna a la Iglesia.

En cierta ocasi?n, escuch? el comentario de un comunicador: ?Es que se ha descubierto que este tipo noticias se venden bastante bien, porque M?xico es un pueblo mayoritariamente cat?lico?. Desde luego, este tipo de periodismo ?negro? no deja de causar pena porque desdicen de la ?tica y la honestidad period?stica.

LOS PERIODISTAS QUE S? VALEN LA PENA

En honor a la verdad, en M?xico hay muchos l?deres de opini?n que se manejan con objetividad y honradez informativa. Por ejemplo, Adriana P?rez Ca?edo con su noticiero en Canal 11; Leonardo Curzio y Edilberto Huesca desde N?cleo Radio Mil; Miguel B?rcena en ABC radio; Jorge Zarza con su noticiero de mediod?a en TVAzteca; Carlos Loret de Mola con un periodismo jovial y ?gil; Ignacio Catal?n quien est? realizando un espl?ndido trabajo innovador desde El Universal Online; Ra?l S?nchez Carrillo y Julieta Lujambio, quienes elaboran un periodismo serio y profesional desde la radio, lo mismo que Francisco Zea desde Grupo Imagen; L?zaro R?os con un periodismo moderno y de investigaci?n en el peri?dico Reforma.
Existen columnistas notables, especializados en econom?a y finanzas, como: Herminio Rebollo, Enrique Aranda; Patricia Montelongo, como directora de la revista cultural ISTMO (que, por cierto, esta publicaci?n cumple medio siglo de existencia).

Tambi?n, esfuerzos notables en internet como: Fernando S?nchez y Jos? de Jes?s Castellanos, directivos del portal yoinfluyo.com; Salvador Velasco en Church Forum, Ricardo Pasillas con su portal Desde la Red, etc.

Podr?amos concluir que en M?xico existen importantes y destacados l?deres de opini?n, y que, por la actual crisis econ?mica, los medios de comunicaci?n tienen la imperiosa necesidad de colocarse en la vanguardia de la revoluci?n cibern?tica para proporcionar a sus receptores un periodismo de calidad, m?s creativo y apegado a la verdad objetiva.

Publicado por mario.web @ 19:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios