Jueves, 12 de mayo de 2011
Carmen de Andr?s habla sobre el impacto de la televisi?n en la salud infantil
?
Obesidad infantil y televisi?n
Obesidad infantil y televisi?n
M?s horas que en el colegio

Despu?s de este periodo vacacional, en el que los escolares han disfrutado del ansiado tiempo libre, vendr?a bien reflexionar sobre uno de los principales divertimentos de los ni?os: pasar el tiempo de ocio frente a la televisi?n, los videojuegos o el ordenador. O lo que es lo mismo, realizar una actividad est?tica simulando realidades virtuales.

Seg?n un informe nutricional del doctor T. Dur? del Departamento de Pediatr?a de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra ?la prevalencia de la obesidad infanto-juvenil en los pa?ses occidentales se ha incrementado sensiblemente en las ?ltimas d?cadas, hasta tal punto que representa el trastorno nutricional de mayor relevancia en nuestro entorno?.

?Aunque la obesidad es un trastorno multifactorial, la rapidez con que aumenta su propagaci?n parece estar bien relacionada con factores ambientales, tales como h?bitos alimentarios poco saludables y un mayor sedentarismo?.

El profesor Dur? apunta directamente a estos recreativos virtuales como el factor ambiental que m?s ha contribuido al incremento de la obesidad infantil en nuestra sociedad; puesto que dedicar mucho tiempo a estos medios contribuye, en gran medida, a dejar de hacer otras actividades de mayor gasto energ?tico o desgaste f?sico, como ser?an los juegos, el ejercicio y el deporte.

Si nos remitimos a los datos de determinados ensayos, llama la atenci?n de que en muchos casos, el n?mero de horas anuales que los ni?os de edad escolar pasan frente a estas pantallas es mayor que el que invierten en los centros escolares. As?, determinados estudios lo calculan en 2,8 horas diarias o mejor dicho, 1.022 horas anuales visionando estas tecnolog?as cuando en el colegio permanecen 960 horas.

Sin querer entrar en un an?lisis minucioso sobre distintas investigaciones emp?ricas, lo que es innegable es que estos medios se han convertido en el referente prioritario del ocio de nuestros hijos y frente a los cuales dedican el mayor n?mero de horas.

La intervenci?n de los padres

Para las nuevas generaciones estos medios resultan cotidianos, divertidos, a la vez que estimulantes, y as?, algunos padres los utilizan como sustitutivo de la propia atenci?n a los ni?os, porque exige menos tiempo, dedicaci?n e ingenio. A partir de ah?, la costumbre se impone y gracias al impulso narcotizante del medio se potencia esa artificiosa necesidad de utilizarlos de forma perseverante.

Llegado a este punto, recuerdo el famoso cuento de Carlo Collodi, cuando Pinocho se emburrec?a en aquel parque fant?stico para chicos, donde todo estaba permitido, a la vez que sus orejas de burro iban creciendo en progresi?n a sus travesuras.

El principal problema puede radicar en que estos medios se conviertan en una actividad individual y aislada por parte del ni?o, sin la tutela de los padres, y en este caso pueden darse relaciones de extremada dependencia de los usuarios impidiendo la realizaci?n de otras actividades.

Lo que me interesa destacar en este art?culo es que la actividad que se realice en el ambiente familiar con estos juegos virtuales ser? extremadamente condicionadora de los efectos que puedan tener sobre los ni?os y del empleo que ?stos en el futuro puedan realizar de los mismos. Lo que ser?a interesante es que los padres ense?aran a los hijos, desde la primera infancia, a hacer un uso correcto de estas tecnolog?as en combinaci?n con otras actividades l?dicas, art?sticas y deportivas.

Publicado por mario.web @ 2:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios