Jueves, 12 de mayo de 2011
Carlota de Barcino (Mujernueva.org) ofrece un interesante an?lisis sobre el protagonismo femenino en el desarrollo de los pueblos.
?
El microcr?dito y la mujer, motores del desarrollo
El microcr?dito y la mujer, motores del desarrollo
Una de las principales causas de la perpetuaci?n de la pobreza en el mundo es la desconfianza de las instituciones financieras en la capacidad creativa del ser humano, en su esp?ritu emprendedor. A esta conclusi?n lleg? Muhammad Yunus, profesor universitario en Chittagong, Bangla Desh, cuando se aventur? a los pueblos cercanos a las aulas donde ense?aba sus teor?as econ?micas. All? descubri? la existencia de vidas humanas sumergidas en un c?rculo vicioso de pobreza, del que no podr?an salir nunca. Conoci? a una viuda, madre de cinco hijos que, por no poder comprar en el mercado la ca?a de bamb? con que fabricaba hermosos taburetes, estaba atada al pr?stamo usurario de quien comprar?a su mercanc?a a precios ?nfimos. Dos centavos de d?lar era toda su ganancia diaria.

En efecto, la ciencia econ?mica y sus instituciones est?n olvidando el poder social del cr?dito, el ?valor ?tico del dinero? en palabras de Jean Pogge, Vicepresidenta del Southshore Bank, especializado en cr?ditos para reconstrucci?n de barrios marginales en Estados Unidos. El cr?dito da acceso a las fuentes de riqueza, generando al mismo tiempo poder social. La responsabilidad de decidir qui?n lo obtiene, cu?nto y en qu? condiciones, es una cuesti?n social fundamental, que determina no s?lo la evoluci?n econ?mica de un pa?s, sino tambi?n la vida de los m?s pobres.

Yunus descubri? que al mundo se le ha hecho creer que los pobres no merecen cr?dito, despoj?ndoles as? del acceso al capital que, junto a la ilimitada capacidad emprendendora del ser humano, constituye un instrumento fundamental para salir de la pobreza. Y decidi? crear el Grameen Bank, especializado en microcr?ditos, es decir, pr?stamos de peque?as cantidades, a tipos de inter?s muy bajos, a los m?s pobres de los pobres, que invierten en la compra de ganado, semillas, herramientas o materia prima para su actividad artesana. Como no pueden ser avalados, la garant?a deriva de la formaci?n de grupos de cinco prestatarios que aceptan colectivamente la responsabilidad de devolver los pr?stamos concedidos a cada uno, supervis?ndose y apoy?ndose mutuamente para lograrlo.

Pero lo m?s interesante de este extraordinario mecanismo de lucha contra la pobreza es el protagonismo absoluto de la mujer. La pr?ctica totalidad de los casi dos millones y medio de prestatarios del Grameen Bank son mujeres sin recursos. Una cifra especialmente elevada en un pa?s musulm?n donde la mujer no tiene acceso a la econom?a dom?stica, pero es el grupo que soporta la mayor carga de la pobreza. Al principio hubo miedo: s?lo las verdaderamente desesperadas se acercaban al banco a solicitar un cr?dito. Pero con ellas se inici? un espectacular proceso de desarrollo rural que traspasar?a las fronteras de Bangla Desh llegando a la cifra de 14 millones de prestatarios en todo el mundo, mujeres en su gran mayor?a.

Yunus confiaba desde el inicio en el protagonismo femenino para el ?xito del programa: contaba con madres de familia capaces de reconducir sus tareas dom?sticas hacia actividades que generen ingresos, como la artesan?a, la cr?a de animales dom?sticos o diversos servicios a la comunidad. Un ejemplo es Pakmogda Zarata, de Burkina Faso, uno de los pa?ses africanos m?s pobres. Decidi? abrir un restaurante en un mercado cercano a la capital. En el local, elaborado con troncos y paja, y con bidones de metal a modo de mesa, cocina su sencillo men?: ?S?lo servimos arroz- dice- pero lo cocinamos bien?. Gracias a una serie de microcr?ditos recibidos de la F?deration des Caisses Populaires, esta peque?a empresaria puede comprar el arroz al por mayor, aumentando sus ingresos, lo que le permite pagar la escuela de sus hijos y moverse por la ciudad en una motocicleta de segunda mano.

La experiencia de las mujeres con el hambre y la pobreza es mucho m?s intensa que la sufrida por los hombres. Tradicionalmente, ellas permanecen en el hogar y mantienen a la familia administrando recursos escasos. Si alguien debe pasar hambre en la familia, son ellas las que lo hacen, y las que sufren cuando no son capaces de alimentar a sus hijos en ?pocas de crisis. Por consiguiente, si se les da una oportunidad de luchar contra estos problemas, lo hacen con mayor tenacidad y abnegaci?n que los hombres. Las mujeres pobres tienen una fuerte motivaci?n para prosperar: la vida de sus hijos, presente y futura, su propia dignidad humana y su capacidad de trabajo. No en balde el ?ndice de devoluci?n de los cr?ditos es del 97%.

Adem?s, el microcr?dito permite a la mujer pobre una actividad remunerada sin los sacrificios habituales que se exigen al trabajador asalariado. No tiene que abandonar su ambiente, su familia, ni cualificarse especialmente. Ella misma tiene todo el potencial, las habilidades y el ingenio para salir adelante. Puede hacer cualquier cosa que sepa hacer bien, y ganar dinero con ello. S?lo necesita un instrumento ordinario, el cr?dito, la confianza en que puede sacar lo mejor de s? misma y transformar su vida.

Y, como no, el ejemplo puede reconducirse a los pa?ses desarrollados: el autoempleo a?n est? por ser redescubierto. ?Por qu? cortar las alas de la creatividad del ser humano? ?Por qu? el prop?sito de toda una vida de educaci?n es resultar atractivo a un posible empleador, o encajar necesariamente en unas categor?as profesionales? Cu?ntas mujeres conozco que han empezado su propio negocio con el fin de seguir cerca de su familia; negocios tan creativos como la demanda y la imaginaci?n permitan: empresas de catering y organizaci?n de fiestas, dise?o de tarjetas de felicitaci?n, servicios de bienvenida y acogida a nuevos vecinos de una poblaci?n, agencias de viajes en la propia casa, dise?o de juegos de ordenador, subastas online, regalos de empresa, etc. ?Qui?n duda de la capacidad de la mujer para crear desarrollo a su alrededor y sacar adelante a los suyos?
.

FUENTES DE INFORMACI?N

- P?gina web del Grameen Bank: http://www.grameen.org

- ?Africa?s women go to work?, The Economist, 29.1.2001

- ?La primera banca ?tica estadounidense es rentable?, El Pa?s, 19.11.2000

Publicado por mario.web @ 11:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios