Jueves, 12 de mayo de 2011
La fe debe hacerse carne en el servicio de la pol?tica, en el servicio a los dem?s
?
Cuatro temas para un pol?tico cat?lico
Cuatro temas para un pol?tico cat?lico
Est? de moda no comprometerse por parte del pol?tico cat?lico. Una cosa es la pol?tica, otra la fe, dicen. Nada m?s alejado de la verdad: la fe debe hacerse carne en el servicio de la pol?tica, en el servicio a los dem?s. He aqu? cuatro temas que pueden iluminar este camino hacia pol?ticos cat?licos aut?nticos, de esos que ahora escasean.

El poder como servicio

1.?Quienes son o pueden llegar a ser capaces de ejercer ese arte tan dif?cil y tan noble que es la pol?tica, prep?rense para ella y procuren ejercitarla con olvido del propio inter?s y de toda ganancia venal? (Gaudium et spes, 75).

2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos:
a) preparar las intervenciones p?blicas y estudio permanente;
b) borrar el yo para darse en totalidad al servicio p?blico y,
c) evitar, en lo absoluto, el enriquecimiento il?cito, el tr?fico de influencias y el privilegio a la minor?a, en detrimento de la mayor?a.

3.Por lo tanto: compromiso de entender al poder como servicio a la sociedad.

La doctrina del bien com?n

1.?La responsabilidad de edificar el bien com?n compete, adem?s de las personas particulares, tambi?n al Estado, porque el bien com?n es la raz?n de ser de la autoridad pol?tica? ( Catecismo de la Iglesia cat?lica, ).

2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos:
a) el bien com?n es realizable aqu? y ahora;
b) el gobierno de un Estado armoniza las diferentes expresiones en v?as de lograr la justicia y,
c) la autoridad pol?tica es la encargada de defender las instituciones que procuran la paz social y el desarrollo arm?nico.

3.Por lo tanto: compromiso de defender y definir la doctrina del bien com?n.

Cercan?a de la oraci?n

1.?El testimonio del fiel laico nace de un don de gracia reconocido, cultivado y llevado a su madurez? (Juan Pablo II, Christifideles laici, 24).

2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos:
a) la necesidad fundamental de ser testimonio, mediante una vida cercana a las fuentes de la gracia;
b) el reconocimiento de que sin la ayuda de Dios el laico, m?s a?n, el pol?tico, no puede resolver casi nada y,
c) la urgencia de reconocer el llamado a ejercer un cargo por el bien de la comunidad, conocer sus alcances y sus l?mites, y enfrentar las consecuencias de una acci?n pol?tica coherente con los valores del Evangelio.

3. Por lo tanto: compromiso de permanecer cercano a la Iglesia y a la oraci?n.

Hacia una democracia plena

1.?Una aut?ntica democracia no es s?lo el resultado de un respeto formal de las reglas, sino que es el fruto de la aceptaci?n convencida de los valores que inspiran los procedimientos democr?ticos: la dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunci?n del bien com?n como fin y criterio regulador de la vida pol?tica? (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 407).

2. De esto se desprenden tres postulados inmediatos:
a) la democracia es algo m?s que normas;
b) la democracia pone primero a la persona y,
c) la democracia es el r?gimen pol?tico que garantiza el respeto a los derechos humanos.

3.Por lo tanto: compromiso de anteponer el fin ?ltimo de la comunidad pol?tica, el desarrollo humano integral, en una actuaci?n de democracia plena.

Se trata de cuatro compromisos as? de simples y as? de complejos. Ahora que se han desatado las pre-campa?as, los pol?ticos cat?licos har?an bien en recordar estos preceptos de la Doctrina Social de la Iglesia. Y nosotros, los laicos, har?amos bien en seguirles la pista, siendo buenos cat?licos, nosotros tambi?n.

Publicado por mario.web @ 11:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios