Jueves, 12 de mayo de 2011
El dirigido es, por lo tanto, la persona que busca conocer y realizar la voluntad de Dios en su vida.
?
?Qui?n es el sujeto de la Direcci?n Espiritual?
?Qui?n es el sujeto de la Direcci?n Espiritual?
Ya nos hemos referido a la persona que tiene la misi?n de orientar a otra; sin embargo, no podemos olvidar la presencia, en la direcci?n espiritual, de tres personajes principales: el director u orientador espiritual, el dirigido y el Esp?ritu Santo. Nos referiremos ahora al dirigido, es la hermana que se acerca a nosotros en b?squeda de orientaci?n y ayuda para encontrar la voluntad de Dios en su vida y caminar hacia la santidad.


No existe un t?rmino general aplicable al sujeto de la direcci?n espiritual. Algunos autores lo llaman ?dirigido? porque est? bajo una direcci?n; ?orientado?, porque acepta una orientaci?n; ?formando?, por ser una persona en proceso de formaci?n. Utilizaremos aqu? el t?rmino ?dirigido? por avenirse m?s al t?rmino direcci?n espiritual.


El dirigido aspira a mejorar y comprender m?s profundamente su vocaci?n cristiana en su estado y condici?n de vida propios, para una religiosa, su vocaci?n concreta en el carisma e instituci?n a donde el Se?or la ha llamado. Sus relaciones con Dios y con el pr?jimo, sus deberes espec?ficos en la etapa de formaci?n en que se encuentra y lo que tiene asignado como expresi?n concreta de la voluntad de Dios y, por ello, se pone voluntariamente bajo la gu?a de un orientador espiritual quien podr? indicarle medios concretos para lograrlo.


No se excluye a nadie por razones de edad, sexo, estado de vida, condici?n social, o educaci?n, de la necesidad moral de pedir consejo y ayuda en la propia vida espiritual, ni siquiera a los mismos orientadores espirituales. Cuanta m?s responsabilidad se tenga en la congregaci?n, m?s necesaria es la direcci?n espiritual.


Un maestro de vida espiritual dice a uno de sus dirigidos: le recomiendo cumpla fielmente la regla de la direcci?n espiritual peri?dica, no deje los medios por excelencia para conservar el fervor en su sacerdocio y tener verdadera fecundidad apost?lica, como son la vida de sacramentos y, en especial, la celebraci?n eucar?stica en la que cada d?a ofrece usted la V?ctima de redenci?n y se ofrece junto con ella; la oraci?n, los ex?menes de conciencia y todos aquellos medios de perseverancia que la Congregaci?n pone a su disposici?n.


Quiz?s el dirigido tenga m?s conocimientos intelectuales, responsabilidades apost?licas de mayor envergadura con respecto al mismo orientador espiritual; aun as? debe acudir a la direcci?n espiritual por la fuerza estimulante de los consejos y exhortaciones que recibir? del Esp?ritu Santo, a trav?s del orientador.


"El que por creerse superior a los dem?s desprecia los consejos de un prudente director, ya puede despedirse de alcanzar jam?s la perfecci?n cristiana". (Antonio Royo Mar?n, Teolog?a de la Perfecci?n Cristiana, BAC 6?.ed, Madrid,1988, n. 693, pag. 825).


El dirigido es, por lo tanto, la persona que busca conocer y realizar la voluntad de Dios en su vida.

Publicado por mario.web @ 20:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios