Jueves, 12 de mayo de 2011
Pese a todas las directrices, no hay ning?n icono pintado de la misma manera. Hay diferencias de matiz, que otorgan a cada cuadro un encanto especial ofreciendo la firma del pintor o de la escuela a la que pertenece el icono.
?
El icono, arte para trascender
El icono, arte para trascender


Una materia espiritual



Pese a todas las directrices, no hay ning?n icono pintado de la misma manera. Hay diferencias de matiz, que otorgan a cada cuadro un encanto especial ofreciendo la firma del pintor o de la escuela a la que pertenece el icono.


Para el creyente ortodoxo, el icono es una ventana en el l?mite de nuestro mundo y del M?s All?. El icono lleva en s? la energ?a eterna del tema representado, sume con su encanto al ser humano en un torbellino desencadenado de ilusiones por sus plegarias dirigidas al icono? Es como un aut?ntico milagro que hechiza al espectador, aunque al principio solamente se halle interesado en los aspectos est?ticos y art?sticos del icono.


Iconos como los de la Virgen Hodigitria, la Virgen de Grusinskaia, La Cena, Mandylion, San Juan Cris?stomo o Santa Mar?a de Egipto, llenan el esp?ritu de quien los ve y admira de una inefable dulzura, de una gracia singular, elev?ndole a las cimas m?s altas de la espirituaidad m?s acendrada.


Es como una aproximaci?n a la gloria? Es un canto ser?fico entonado por las im?genes representadas en los iconos orientales, como hijos de la iglesia ortodoxa rusa y griega.


Teolog?a del icono



Ante todo, es necesario subrayar la complementariedad entre la palabra revelaci?n y la imagen sagrada. Lo que la palabra lleva al o?do, la imagen lo lleva a los ojos y lo muestra haci?ndolo accesible a la naturaleza humana. Es una idea del gran defensor de los iconos, San Juan Damasceno, el cual defend?a el car?cter popular de la iconograf?a con estas palabras:

"Lo que es la Biblia para las personas instruidas, lo es el icono para los analfabetos, y lo que es la palabra para el o?do, lo es el icono para la vista".

La imagen es un sacramental de la iglesia; la Iglesia bendice la imagen para que tenga una fuerza expresiva en la gracia y la presencia que comunica. Si la imagen es aut?ntica, tiene que ser bella, expresiva y teol?gicamente exacta para que pueda representar el misterio o la imagen de una persona.

La imagen es recuerdo/memorial, lugar de encuentro de miradas y presencias, es posibilidad de contemplaci?n, es est?mulo para la imitaci?n. Hay una relaci?n entre palabra e imagen. Pero hay tambi?n dentro de la liturgia una relaci?n entre Eucarist?a e imagen. La imagen de cada fiesta representa lo que la Eucarist?a nos ofrece. As? la imagen nos ayuda a mantener viva la gracia de la comuni?n eucar?stica que nos presenta el misterio.

El icono visibiliza el don que nos hace la Eucarist?a. Porque la Eucarist?a es la m?xima presencia de Cristo y la expresi?n m?s alta de la comuni?n de los Santos. En este sentido las im?genes del templo revelan la plenitud de lo que en ?l se realiza por la celebraci?n del misterio eucar?stico.

Todo icono, para que pueda ser venerado por los fieles, tiene que tener tres cualidades de las que s?lo la iglesia puede dar garant?a:

Verdadera, en cuanto sus rasgos tienen que corresponder exactamente a la palabra que la ilumina y que la imagen misma visibiliza.

Milagrosa, en cuanto hace ver las maravillas de Dios, aunque a veces se trata tambi?n de una imagen que tiene la cualidad carism?tica de ser una fuente de gracias sobrenaturales y de manifestaciones milagrosas.

A-cher?pita, en cuanto que no tiene que responder a una obra simplemente humana, hecha por manos de hombres, sino "no hecha por mano de hombre", inspirada por Dios a trav?s de la mediaci?n de su palabra y la tradici?n de la Iglesia.


Publicado por mario.web @ 23:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios