Jueves, 12 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 6, 52-59


En aquel tiempo, los jud?os se pusieron a discutir entre s?: ??C?mo puede ?ste darnos a comer su carne??.


Jes?s les dijo: ?Yo les aseguro: Si no comen la Carne del Hijo del hombre y no beben su Sangre, no podr?n tener vida en ustedes. El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna y Yo lo resucitar? el ?ltimo d?a.


?Mi Carne es verdadera comida y mi Sangre es verdadera bebida. El que come mi Carne y bebe mi Sangre, permanece en m? y Yo en ?l. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y Yo vivo por ?l, as? tambi?n el que me come vivir? por m?.

?Este es el plan que ha bajado del cielo; no es como el man? que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivir? para siempre?.


Esto lo dijo Jes?s ense?ando en la sinagoga de Cafarna?m. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Soy el ?Pan del cielo?, el ?Pan bajado del cielo?, me lo has dicho repetidamente en los ?ltimos d?as por lo cual deduzco que para encontrar la verdadera viva es indispensable que te ?coma?, tanto en la Eucarist?a como en este momento de oraci?n.

Petici?n

Se?or Jes?s, que comprenda y valore tu Eucarist?a.

Meditaci?n

?Hay que ?alegrarse plenamente en el Se?or (cfr Is 61,10), porque su amor misericordioso, que acompa?a nuestra peregrinaci?n sobre esta tierra, es la fuente de nuestra gran esperanza. Y precisamente de esperanza est? lleno el mensaje comprometido y al mismo tiempo consolador que la Virgen dej? en F?tima. Es un mensaje centrado en la oraci?n, en la penitencia y en la conversi?n, que se proyecta m?s all? de las amenazas, los peligros y los horrores de la historia, para invitar al hombre a tener confianza en la acci?n de Dios, a cultivar la gran Esperanza, a hacer experiencia de la gracia del Se?or para enamorarse de ?l, fuente del amor y de la paz. (?)

Alabo al Se?or porque Mar?a, apareci?ndose a los tres Pastorcillos, abri? en el mundo un espacio privilegiado para encontrar la misericordia divina que cura y salva. En F?tima, la Virgen Santa invita a todos a considerar la tierra como el lugar de nuestra peregrinaci?n hacia la patria definitiva, que es el Cielo. En realidad todos somos peregrinos, necesitamos de la Madre que nos gu?a?. (Benedicto XVI, 19 de mayo de 2010).

Reflexi?n apost?lica

?La formaci?n espiritual pretende lograr en cada miembro del Regnum Christi una vida espiritual s?lida y profunda, cimentada en el conocimiento, el amor, la imitaci?n y el seguimiento de Cristo y sostenida por las virtudes teologales, la frecuente recepci?n de los sacramentos, la oraci?n, la devoci?n a la Sant?sima Virgen, la adhesi?n a la Iglesia y el esp?ritu de sacrificio? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 387).

Prop?sito

Har? el h?bito de encomendarme todos los d?as a la protecci?n de la Virgen y de rezar al menos tres avemar?as antes de terminar mi d?a.

Di?logo con Cristo

Jes?s, nadie mejor que tu Madre sant?sima supo acogerte con todo el amor que era capaz y pudo corresponder a tu amor porque se dejo transformar, se hizo esclava del Amor. Hoy pido su intercesi?n para poder vivir con plenitud este tiempo pascual de forma que entusiasme a los dem?s mi alegr?a cristiana, que no depende de lo que nos acontece o de los bienes que poseemos, sino que se funda en nuestra fe y confianza de que tenemos el Pan que nos da verdadera ?vida?, ahora y en la eternidad.

?La Sant?sima Virgen es el modelo m?s acabado de amor a Jesucristo, de dedicaci?n a su servicio, de colaboraci?n con su obra redentora?

(Cristo al centro, n. 1501).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 23:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios