Viernes, 13 de mayo de 2011
Entrevista hecha a Rolando por el Diario Financiero, en la cual explica cu?les son los aspectos de Caritas in Veritate m?s relevantes para los empresarios y c?mo se pueden aplicar sus ense?anzas.
?
El Papa a los empresarios
El Papa a los empresarios
El martes 7 de julio, el Papa Benedicto XVI envi? un mensaje a todo el mundo. Su enc?clica, Caritas in Veritate, tuvo una resonancia especial, porque en momentos en que la econom?a global atraviesa por su peor crisis en d?cadas, hizo un llamado a poner los valores humanos de regreso en el centro del mercado.

A la distancia, desde Chile, el gerente general de Elecmetal, Rolando Medeiros, recibi? sus palabras con especial atenci?n, primero, como cat?lico, y segundo, como presidente de la Uni?n Social de Empresarios Cristianos (USEC), una corporaci?n formada en los a?os ?40 por un grupo de j?venes empresarios cercanos al Padre Alberto Hurtado. ?Hay muchos que viven su fe hasta la puerta de la empresa y dentro viven otra cosa, un negocio. Lo que nos dice el Papa es que la fe debe vivirse igual afuera y adentro de la empresa?, afirma el ejecutivo.

- ?Cu?l es el principal mensaje que da el Papa a los empresarios?


- Su mensaje est? centrado en la idea de la gratuidad. Una visi?n de la existencia limitada s?lo a la utilidad y la productividad no deja percibir la gratuidad en cada ser humano. El Papa nos pide que la utilidad y la productividad no sean el objetivo primario de la actividad empresarial, sino el resultado de haber ejercido este principio de gratuidad. Esto significa no contentarse con los m?nimos ?ticos sino estar dispuesto a dar y trabajar por el bien com?n, buscando una recompensa moral m?s que material.

- ?Y c?mo se hace eso?

- Debemos crear una cultura en la que la principal labor de la organizaci?n sea identificar y alinear las expectativas y necesidades de las personas que est?n en el centro de inter?s de la empresa, es decir, los trabajadores, los clientes, los proveedores, las comunidades donde se desempe?a, y los accionistas.

La mirada debe estar enfocada en el ser humano. As?, detr?s de cada cliente, no se ve s?lo a un consumidor que genera utilidad, sino a una persona con necesidades por satisfacer. El trabajador, no se ve como un medio, sino como un fin en s? mismo. Las comunidades aparecen como grupos humanos que pueden ser afectados por la empresa para bien o para mal, etc.

Una empresa que se plantea as? ser? exitosa, m?s rentable y m?s sostenible en el largo plazo.

- De modo que tiene un sentido empresarial?
- Absolutamente. Esto no es una cuesti?n sacada del ba?l de los recuerdos ni algo impracticable. Est? en la pr?ctica moderna de la gesti?n de negocios.

- ?Y qu? peligros ve el Papa para las empresas modernas?


- El Papa advierte que en un mundo globalizado, competitivo, donde los capitales fluyen libremente, se corre el riesgo de que, volvi?ndose la propiedad de las empresas an?nima, vol?til y sin domicilio, no haya un due?o que se sienta responsable de la empresa en el largo plazo y se pierde la conciencia de pertenecer a una comunidad. Que en este ambiente se desarrolle un tipo de ejecutivo que el Papa llama ?el manager cosmopolita? que se siente menos incentivado a ejercer la responsabilidad social empresarial. El riesgo es que se pierda la visi?n de balancear los intereses de accionistas, trabajadores, proveedores, clientes, la comunidad, las futuras generaciones, etc.

- ?C?mo se entiende desde este punto de vista lo que es la empresa?


- Antes que todo, la empresa es una comunidad de personas que se unen en torno a un objetivo de bien com?n, para lo cual el medio es la generaci?n de utilidad. Es en ella donde la persona se realiza como ser humano. El Papa recoge un concepto b?sico de la enc?clica Populorum Progressio, de Pablo VI, que define el bien com?n ?como el bien de todos los hombres y de todo el hombre?. Lo primero, significa que la empresa debe satisfacer necesidades y expectativas de todos los que interact?an con ella. Lo segundo implica hacerse responsable del crecimiento integral del hombre, permitir que los empleados tengan una vida familiar adecuada, que haya armon?a entre trabajo y familia, que pueda capacitarse para participar en esta sociedad del conocimiento, que pueda crecer espiritualmente, etc.

Es un mensaje profundo para los empresarios que sienten que pueden vivir su cristianismo, cumpliendo una misi?n evangelizadora, al interior de la empresa. Hay muchos que viven su fe de la puerta de la empresa hacia fuera. Lo que nos dice el Papa es que la fe debe vivirse igual afuera y dentro de la empresa, que es tambi?n la visi?n de USEC.

- Llama la atenci?n la advertencia del Papa de que la b?squeda de la ganancia, olvid?ndose de los valores, parad?jicamente puede producir una gran pobreza?


- Esa es la reflexi?n del Papa sobre los or?genes de la crisis. La econom?a y las finanzas son instrumentos al servicio del hombre y no al rev?s. Y como cualquier instrumento, pueden ser mal usados. Si quien los usa, act?a de manera ego?sta y con una mirada cortoplacista, no podemos esperar que su fruto sea virtuoso. El Papa est? invit?ndonos a evaluar la crisis, no como una falla de los instrumentos o del modelo econ?mico, sino de quienes operan en ?ste, es decir, una crisis del ser humano y de sus valores. Por tanto, el reproche es al hombre, a su conciencia y a su responsabilidad personal y social.

- Algunos sectores han tratado de ver la enc?clica como un respaldo del Vaticano a modelos econ?micos m?s estatistas. Pero si se lee con atenci?n, el Papa dice que la responsabilidad por la solidaridad, no puede delegarse en el Estado ni en las instituciones, sino que es tarea del individuo?

- Es cierto. El Papa llama a ser sabios y prudentes en relaci?n con los llamados de algunos a eliminar el Estado; y, en algunos casos, dice que se necesita m?s Estado sobretodo cuando falta un marco legal adecuado para proteger a las personas. Pero el Papa no est? llamando a un intervencionismo estatal a ultranza. Hace hincapi? en el principio de la subsidiariedad y de la participaci?n. De hecho, hace una dura cr?tica al Estado asistencialista que no se preocupa de la persona humana y de su desarrollo integral, que pasa por alto que el ser humano es esencialmente libre y que su libertad es parte fundamental de su dignidad.

- De hecho, la visi?n del Papa sobre un mercado donde impera la verdad y la caridad, recuerda mucho a la idea de los economistas de un mercado perfecto, donde no existen asimetr?as.

- Esta no es una enc?clica pro Estado ni contra el mercado. S? es una enc?clica que le est? pidiendo a la econom?a que no deje de lado la ?tica. La econom?a funciona con hombres que se relacionan entre s?, por lo tanto, necesariamente tienen un car?cter impl?cito ?tico y moral.

Publicado por mario.web @ 1:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios