Viernes, 13 de mayo de 2011
Una pregunta previa se asoma a mi mente: ? Que es pol?tica?. Si para contestar esta pregunta buscamos auxilio en la sem?ntica cl?sica, encontraremos que el vocablo castellano Pol?tica deriva del griego antiguo politik? asociado a tekn?, y que significa "a
?
Pol?tica, Criptopol?tica y Metapol?tica. (1? parte
Pol?tica, Criptopol?tica y Metapol?tica. (1? parte



Categor?as de la pol?tica: Pol?tica, Criptopol?tica y Metapol?tica. (1? parte). Pol?tica: sentido y funci?n de la Politeia




Esta primera parte trata la pol?tica bajo tres aspectos: el tema de la ciencia pol?tica que estudia en sentido amplio los hechos pol?ticos, el tema de la filosof?a pol?tica, que trata de los conceptos usados en la ciencia pol?tica, sea en su car?cter sustantivo que por sus valoraciones y articulaciones expresadas como doctrina pol?tica o ideolog?as pol?ticas y el tema de la pol?tica como "actividad reflexiva", relacionada con las formas y las estructuras de los gobiernos y de las instituciones sociales en general




Una pregunta previa se asoma a mi mente: ? Que es pol?tica?. Si para contestar esta pregunta buscamos auxilio en la sem?ntica cl?sica, encontraremos que el vocablo castellano Pol?tica deriva del griego antiguo politik? asociado a tekn?, y que significa "arte de gobernar". Se trata pues de una definici?n que resuena en aquella de un diccionario moderno com?n, donde encontramos la siguiente definici?n: ? Pol?tica: arte, doctrina u opini?n referente al gobierno de los Estados? (1) ..

Cabe, aqu?, una primera aclaraci?n: hasta por el sentido com?n, la pol?tica es arte ydoctrina , pero no puede ser (en mi sentir y convicci?n) simple "opini?n", como indica el citado diccionario, influido por una evidente distorsi?n democr?tica que ha corrompido el significado sem?ntico del vocablo, en obsequio a la cultura de la Ilustraci?n seg?n la cual la pol?tica debe estar sujetada al imperio de la opini?n de las mayor?as, clasificadas por Juan Jacobo Rousseau como la expresi?n de una "voluntad general" que goza adem?s del privilegio de nunca equivocarse.

Pero quien modestamente discrepa ? como yo - del se?or Juan Jacobo, se permite observar que la opini?n colinda con lo opinable ? o sea con lo discutible ; y - claro est? - que si el hacer pol?tica comporta la tarea de opinar y discutir, todav?a la pol?tica no puede identificarse, sic et simpliciter, con la "opini?n" por respetable que esa sea, so pena de rebajar a la pol?tica al nivel de un sofisma.

En su sentido cl?sico, noble y autentico, la pol?tica se sustenta en principios y valores y no en simples opiniones especialmente expuestas, hoy en d?a, a la manipulaci?n subliminal de los medios masivos audiovisuales y cibern?ticos de informaci?n.

Un acreditado diccionario filos?fico (2) aborda, pues, el tema de la pol?tica bajo tres aspectos que aqu? resumimos:
El tema de la ciencia pol?tica que estudia en sentido amplio los hechos pol?ticos; se trata de una ciencia definida tambi?n politolog?a y que incluye planes, aspiraciones y fines de la acci?n pol?tica.
El tema de la filosof?a pol?tica , que trata de los conceptos usados en la ciencia pol?tica, sea en su car?cter sustantivo que por sus valoraciones y articulaciones expresadas como doctrina pol?tica o ideolog?as pol?ticas; estas ?ltimas as? definidas a partir de 1796, cuando el franc?s Destutt de Tracy acu?? el t?rmino "ideolog?a" en remplazo de la palabra "metaf?sica".

El tema de la pol?tica como " actividad reflexiva ", relacionada con las formas y las estructuras de los gobiernos y de las instituciones sociales en general.

Examinaremos aqu? la pol?tica en forma sint?tica, pero seg?n el sentido cl?sico de Plat?n, quien consideraba precisamente la pol?tica como "arte y doctrina" resumiendo en el t?rmino Politeia su concepci?n ideal del Estado; concepci?n expresada en sus obras dedicadas a La rep?blica ,El Pol?tico ,Las Leyes.

El estudioso griego Kadatou ha observado, al respeto, que Plat?n desde temprana edad se hab?a comprometido en hacerse un d?a " reformador social". En efecto, despu?s de los Pitag?ricos y los Eleatas, ?l es el primero entre los griegos en formular un sistema filos?fico global antimaterialista; y esto a pesar del hecho que la filosof?a inicialmente no lo sedujera. Por lo tanto Kardotou sostiene que Plat?n se hice fil?sofo s?lo ?para justificar y sustentar desde un punto de vista teor?tico, sus concepciones pol?ticas de la organizaci?n del Estado? (3).

Hay que destacar, adem?s, que para Plat?n la pol?tica estaba compenetrada de un profundo sentido religioso, como consta en los p?rrafos de Las Leyes, donde se regulan las danzas sagradas, se dicta el calendario religioso y se establece la liturgia de los ritos para los sacrificios ofrendados a los dioses ( Leyes 798c-799b).

Glosando el pensamiento pol?tico de Plat?n, el comentarista italiano Luigi Gallinari afirma que el fil?sofo griego estaba convencido de que ?la seguridad interna del Estado debe estar estrechamente vinculada a la unidad religiosa de los s?bditos, so pena de una irremediable escisi?n de las conciencias que conllevar?a al desorden social y a la guerra civil?.

?A diferencia de Protagoras ? prosigue Gallinari - Plat?n, sobre todo en su vejez, estaba profundamente convencido de que no era el hombre, sino Dios la medida de todas las cosas; por lo tanto a Dios ten?a que referirse no s?lo la vida de los individuos, pero tambi?n aquella del Estado? (4) .

El sentido de lo sagrado, en la concepci?n plat?nica asegura la unidad pol?tica monol?tica del Estado que involucra asimismo el espacio de las Musas, porque las artes constituyen el aporte de los ideales est?ticos a la ?tica p?blica; tanto es as? que, cuando los artistas no comparten los ideales del Estado, tienen que ser bandidos de la Polis sin piedad ( Rep.401c-d).

Por eso Carlos Alberto Disandro reconoce que en la Polis plat?nica, gobernada por la filosof?a, hay ? reflejo de la m?stica nupcial del ser?; y nos encontramos, pues, ? ante una an?basis m?stico-pol?tica que en ?ltima instancia deriva de los caracteres teor?ticos del hombre griego?(5).

El sentido de lo sagrado est? presente tambi?n en la concepci?n pol?tica romana, como bien atestigua el dialogo ciceroniano De re publica (modernamente: "Sobre el Estado pol?tico"), donde resulta evidente una substancial continuidad entre el pensamiento pol?tico griego y aquel de la Respublica romana. En este dialogo, Cicer?n en el a?o 34 antes de Cristo, traza las l?neas de un tratado hist?rico-pol?tico-teol?gico (seg?n la definici?n de Disandro) que abarca el sentido romano de la comunidad pol?tica y que ? en el cap?tulo dedicado al Somnium Scipionis ? sube a la altura de una interpretaci?n sagrada del destino de Roma (6).

Los Romanos para garantizar a la Civitas la "pax deorum", se preocuparon de poner bajo la protecci?n divina toda actividad pol?tica y social. Preocupaci?n, ?sta, especialmente evidente en la ceremonia por medio de la cual el m?s alto magistrado de la Respublica, con la investidura del imperium , asum?a tambi?n la dignidad del auspicium , siendo de tal modo igualmente depositario de los auspicia populi romani.

La reuni?n, en la misma persona, de las dos m?ximas dignidades ? la dignidad pol?tica y la dignidad religiosa ? ser? considerada una de las razones m?s profundas de la solidez del Estado romano hasta el tiempo de Cicer?n; quien anotar? en su obra De domo :?Nuestros mayores nunca fueron tan sabios e inspirados como cuando decidieron que las mismas personas asumieran las funciones religiosas conjuntamente con el gobierno del Estado?.

Entre los Romanos, para conseguir la pax deorum no era suficiente que las ceremonias religiosas y los actos propiciatorios fueran celebrados por el magistrado con esp?ritu devoto, inflamado de pietas . Esas mismas ceremonias ten?an que ser celebradas seg?n el ritus y ser conformes al jus .De aqu?, la profunda convicci?n de los Romanos que cada acto ? tanto en el ?mbito religioso come en ?mbito jur?dico ? pose?a una ley y una liturgia propia, que deb?an ser escrupulosamente observadas para alcanzar los efectos deseados.

En Roma se viv?a una perfecta consonancia entre las indicaciones de los dioses y sus cumplimientos; tanto era as? que incurrir en una negligentia divini cultus ? esto es, no escuchar la voz divina ? significaba cometer una violaci?n de la religio tan graveque esa misma violaci?n era comparable al echo delictuoso de quien auspiciaba una derrota civico-militar de la patria romana.

Hay, por cierto, algunos matices que diferencian la concepci?n pol?tica griega de Plat?n de aquella romana de Cicer?n. Y muy bien lo aclara Carlos Disandro, que observa: ? Frente a la pol?tica plat?nica, de car?cter salv?fico, tendr?amos que hablar para el caso de la concepci?n ciceroniana de una pol?tica fundacional, que contempla al mismo tiempo el decurso de las generaciones, es decir, el decurso hist?rico y un eje mundano, c?smico, divino que religa la ciudad a un fatum inviolable ? (7).

Pero ambas concepciones conservan el sello de lo sagrado, porque se amparan en la protecci?n de los dioses, mientras que buscan de enmarcar las respectivas empresas pol?ticas en la armon?a c?smica.

Como comenta el metapol?tico italiano Silvano Panunzio, no fue por azar que Plat?n diese a su obra maestra ? no ya el nombre t?cnico y abstracto de metaf?sica, sino el nombre viviente de Politeia ,en el sentido entonces genuino de civilizaci?n yciudad por excelencia .Esto es: de ciudad de sapientes y de sapiencia de la ciudad verdadera? (8) .

La politeia plat?nica entonces no es una utop?a, como se ha cre?do superficialmente en los tiempos modernos; m?s bien es la arquitectura de la ciudad y de su civilizaci?n, seg?n la m?s alta expresi?n de sabidur?a y armon?a.

Plat?n sab?a muy bien que la Polis , en el sentido que los romanos atribuir?n despu?s a la Civitas , tiene su ra?z sem?ntica en el s?nscrito Chit. , que significa " pensamiento universal". Hab?a, por supuesto, en el sentido pol?tico de Plat?n la nostalgia de la sabia, ?urea civilizaci?n de los atl?ntides: civilizaci?n sagrada, desaparecida cuando el sentido

sacro de la pol?tica se corromp?? y, por consiguiente, el principio de armon?a degener?.

Las civilizaciones precristianas ? tr?tase de las antiguas de Oriente y de Occidente o de las precolombinas de nuestra Am?rica ? tienen todas hondos rasgos teocr?ticos, porque en todas ellas el fundamento del poder pol?tico remonta a un origen divino; y en ellas la autoridad soberana era ejercida en nombre de una voluntad divina representada por hombres considerados los m?s dignos para interpretarla.

En esas civilizaciones, el orden pol?tico resultaba una adecuaci?n tanto al orden natural como al orden c?smico trascendente.

Por consiguiente, en todos los tiempos y para todos los hombres, la religi?n fue considerada el fundamento de la sociedad humana, como observ? en el siglo diecinueve, en su famoso "Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo, el socialismo", Juan Donoso Cort?s. Quien al respeto escribi?: ? Todas las legislaciones de los pueblos antiguos descansan sobre el temor de los Dioses. Polibio declara que este sacro temor es m?s necesario para los pueblos libres que para los otros. Para que Roma fuese la Ciudad Eterna, el rey Numa la hice ciudad sagrada .Entre los pueblos de la antig?edad, el pueblo romano ha sido el m?s grande precisamente porque ha sido el m?s religioso?(9) .


Notas
1) Peque?o Larusse Ilustrado, Santiago de Chile 1986.

2) J.FERRATER MORA, Diccionario de Filosof?a .Ed. Ariel, Barcelona 1994, tomo 3? (K-P) p. 2832-34.

3) G. KARDATOU, Storia della filosofia greca antica (Ed. Italiana), 1972.

4) L. GALLINARI, Platone, politica ed educazione (governo dei migliori) Ed.ISC, Roma 1986, p.85-86.

5) C.A. DISANDRO, Sentido pol?tico de los Romanos. Ed. Thule Ant?rtica, Bs.Aires 1985, p.71-72.

6) IDEM, Obra cit., p. 28 y 67-76.

7) IDEM, Obra cit., p.73.

8) S. PANUNZIO,Metapolitica. La Roma eterna e la nuova Gerusalemme. Ed. Babuino, Roma p.823-824.

9) V?ase P. SIENA, Donoso Cort?s (antolog?a de textos donosianos escogidos). Ed. Volpe, Roma 1966. Ensayo, libro I?, cap.1, p. 28.


Publicado por mario.web @ 1:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios