Viernes, 13 de mayo de 2011
Entrevista con el fil?sofo Rodrigo Guerra L?pez
?
Caritas in veritate en el actual debate filos?fico-social
Caritas in veritate en el actual debate filos?fico-social
QUER?TARO, mi?rcoles 22 de julio de 2009 (ZENIT.org-El Observador).- La enc?clica social de Benedicto XVI, "Caritas in veritate" rebasa el ?mbito de saberes como la pol?tica, la econom?a o las teor?as sobre la globalizaci?n para entrar de lleno en el debate filos?fico-social contempor?neo, explica un fil?sofo.

Para acercarnos a esas intuiciones del nuevo documento pontificio Zenit-El Observador entrevista a Rodrigo Guerra L?pez, doctor en Filosof?a por la Academia Internacional del Principado de Liechtenstein, miembro de la Academia Pontificia para la Vida, y director del Centro de Investigaci?n Social Avanzada (www.cisav.org).

Entre sus libros destacan "Volver a la persona" (Madrid 2002); "Cat?licos y pol?ticos: una identidad en tensi?n" (Bogot? 2005) y "Como un gran movimiento" (M?xico 2006). Recientemente ha publicado en coautor?a "Vida humana y aborto" (M?xico 2009).

--?C?mo se ubica la enc?clica "Caritas in veritate" en el debate filos?fico-social contempor?neo?

--Rodrigo Guerra: La nueva enc?clica del Papa no pretende competir con los an?lisis que desde la teor?a social se realizan sobre la situaci?n que guarda el desarrollo en el contexto del mundo globalizado. Sin embargo, "Caritas in veritate" ingresa a la discusi?n desde su propio estatuto: la Doctrina social de la Iglesia. Esto significa que la sabidur?a pr?ctica nacida del encuentro con Cristo permite emitir un juicio sobre las condiciones que posibilitan el desarrollo y sobre las disfunciones que la actual globalizaci?n posee.

Ampliando un poco los conceptos, podr?amos decir que el Papa Benedicto XVI ofrece una "teor?a cr?tica de la sociedad", es decir, una revisi?n de algunos de los m?s importantes supuestos que sostienen la actual configuraci?n del mundo global. Ahora bien, a diferencia de otras "teor?as cr?ticas", Benedicto XVI no sit?a el n?cleo de la cuesti?n en la capacidad que el ser humano posee para auto-redimirse y auto-emanciparse.

Al contrario, una dimensi?n constitutiva del criterio de juicio utilizado por el Papa es una antropolog?a precisa en la que toda la consistencia del "yo" se reconoce como don, como regalo, y por lo tanto, como apertura relacional hacia el Fundamento, es decir, hacia Dios, que sostiene y que libera. De esta manera, Benedicto XVI insistir? en que "el hombre no se desarrolla ?nicamente con sus propias fuerzas" (n. 11) sino que requiere ser ayudado desde un horizonte mayor al que puede acceder por s? mismo. Horizonte que brinda Cristo, es decir, el Acontecimiento que nos precede.

--?Qu? relaci?n tiene la enc?clica "Caritas in veritate" con el resto del Magisterio de Benedicto XVI?

--Rodrigo Guerra: "Caritas in veritate" se encuentra sostenida precisamente en el reconocimiento del cristianismo como "Acontecimiento", y por ello, posee una ligaz?n estructural con "Deus Caritas est", "Spe salvi" y en general con la ya milenaria tradici?n eclesial que reconoce la absoluta novedad de la irrupci?n y permanencia de Cristo en la historia. As? mismo, la nueva enc?clica hace continua referencia a la importancia que posee "ensanchar el horizonte de la raz?n" para que sin reduccionismos podamos abrirnos a la verdad en general y eventualmente a la Verdad encarnada.

De esta manera, "Caritas in veritate" no es un documento secundario en la ense?anza del Papa sino que completa el itinerario inaugurado en el discurso de Ratisbona y que ha continuado en numerosas intervenciones sobre la necesidad de establecer nuevas relaciones entre la raz?n y la fe. Este itinerario est? muy lejos de ser de orden meramente te?rico sino que precisamente posee una gran novedad y pertinencia existencial y social debido a que se funda en el car?cter "performativo" que el cristianismo posee: el cristianismo es un hecho que afecta la vida y que promueve realmente su desarrollo con dignidad. Por eso, el Papa valientemente se?ala, en el n?mero cuatro de la enc?clica, que "el anuncio de Cristo es el primero y principal factor de desarrollo".

--La enc?clica "Caritas in veritate" apuesta por la reorientaci?n de la globalizaci?n para que esta sirva realmente al desarrollo de las personas y de los pueblos: ?es esto realmente posible?


--Rodrigo Guerra: La historia reciente ha demostrado que no es posible pretender construir el orden nacional e internacional a partir de premisas puramente instrumentales en el ?mbito del Estado y del mercado. La globalizaci?n, tal y como hoy est? definida, devora a sus propios creadores.
Por ello, es racional y razonable pensar que la v?a para corregir el rumbo de la globalizaci?n descansa en la introducci?n de una l?gica diversa a la basada en las leyes de la oferta y la demanda. Esta nueva racionalidad tiene como eje sustantivo la gratuidad, la responsabilidad social, la redistribuci?n equitativa de la riqueza, la capacidad para crear nuevas formas de empresa.

Hoy existen experiencias importantes en materia de comercio justo, microfinanzas, econom?a solidaria y de comuni?n que muestran que este camino no s?lo es posible sino necesario. La globalizaci?n no modificar? su perfil sino a trav?s de personas concretas que sean capaces de remodelarla. Para ello se necesita un nuevo pensamiento econ?mico y una nueva capacidad de incidencia local, nacional y global.

--?La autonom?a de la econom?a no queda en cuesti?n a la luz del pensamiento de Benedicto XVI?


--Rodrigo Guerra: Justamente, las econom?as que hoy est?n fracasando, se resisten a admitir en el seno de su propio ?mbito orientaciones de orden moral. Este es un error epistemol?gico importante: el objeto de la econom?a posee a la libertad como una dimensi?n constitutiva de su propia naturaleza. Por ello, una econom?a aut?nticamente humana y aut?nticamente aut?noma no puede ser sino esencialmente ?tica. ?Es absurdo que una teor?a del valor en econom?a prescinda de la existencia de valores morales!

Los diversos tipos de valor acontecen en la experiencia y pueden ser reconocidos por la raz?n pr?ctica, que es la raz?n que particularmente opera en la actividad econ?mica. Por eso, Benedicto XVI, recupera una potente intuici?n de Juan Pablo II: toda decisi?n de inversi?n, de producci?n o de consumo posee una ineludible dimensi?n moral. El subordinar o cancelar esta dimensi?n por una parte atenta contra la dignidad de la persona - que es la principal riqueza de una empresa y de una naci?n - y, por otra, contra la propia econom?a en s? misma considerada.

--?Qu? importancia tienen el Estado y la acci?n pol?tica a la luz de la nueva enc?clica?


--Rodrigo Guerra: El Papa expl?citamente se encuentra preocupado por los temas que configuran al Estado como "Estado social". Adem?s advierte que un adelgazamiento irresponsable de las competencias del Estado puede conducir a que los trabajadores y los sindicatos se vean vulnerados en sus derechos. Este tipo de consideraciones nos muestran que la comprensi?n cat?lica de la pol?tica no se identifica un?vocamente con el Estado liberal ni con la mera presencia de ciertas ?lites cristianas en espacios de poder.

La acci?n pol?tica tiene que recuperar un sentido social que nunca debi? de haber perdido. "Sentido social" no s?lo significa "pol?ticas sociales" m?s profundas y solidarias sino llevar en el coraz?n una decidida opci?n preferencial por los pobres y excluidos. Por eso, colaborar verdaderamente en la organizaci?n y gesti?n del bien com?n se mide m?s en t?rminos de desarrollo que de triunfo electoral, m?s en t?rminos de servicio a los m?s d?biles que de activismo.

--?Cu?les son las causas profundas del subdesarrollo seg?n el Papa Benedicto XVI?


--Rodrigo Guerra: El Papa en el n?mero 19 de "Caritas in veritate" dice que las causas del subdesarrollo son fundamentalmente dos: la falta de fraternidad y la falta de pensamiento. Por una parte "la sociedad cada vez m?s globalizada nos hace m?s cercanos, pero no m?s hermanos". Mientras no entendamos que la caridad, el perd?n y la reconciliaci?n son m?todo para la acci?n pol?tica y econ?mica no lograremos avanzar como personas y como sociedad. As? mismo, el Papa constata la ausencia de aut?nticos pensadores capaces de generar un nuevo humanismo social y pol?tico. Sin pensamiento riguroso, capaz de volver a las cosas mismas, la acci?n pol?tica y econ?mica se realiza sin sentido, sin direcci?n, como puro activismo que no trasciende los intereses mezquinos de la b?squeda del poder por el poder.

--El Papa insiste en la necesidad de una nueva autoridad mundial. ?No es esto algo muy peligroso? ?No podr?amos caer en un nuevo totalitarismo de escala planetaria?


--Rodrigo Guerra: La Iglesia es muy consciente de los riesgos que entra?a un nuevo orden pol?tico, econ?mico y jur?dico para el mundo globalizado. Sin embargo, no es posible darle gobernabilidad a la globalizaci?n si no se comienzan a construir las bases para una nueva civilizaci?n, para una nueva Res publica mundial, que no debe ser un super-Estado totalitario sino una nueva manera de construir las relaciones internacionales a partir de una "gram?tica de la acci?n" - como dec?a Wojtyla -, es decir, a partir de un nuevo "Derecho de Gentes" de base iuspersonalista.

--?Qui?n est? llamado a poner en pr?ctica la ense?anza de la enc?clica "Caritas in veritate"?


Rodrigo Guerra: "Caritas in veritate" est? destinada a todos los cat?licos y a todos los hombres de buena voluntad. Sin embargo, como toda ense?anza corre un riesgo: el reducir su contenido a indicaciones meramente formales o abstractas. Es f?cil eludir la responsabilidad personal e institucional y pensar que la ense?anza del Papa es "mera inspiraci?n" o que est? destinada "para otros", pero no para "nosotros".

Por eso, me atrevo a se?alar algo que no me deja de sorprender: los obispos latinoamericanos en el documento de "Aparecida" han abordado pr?cticamente todos los temas nucleares de la enc?clica de modo providencialmente anticipado. Ellos, siguiendo al Papa, adem?s han reconocido con gran fuerza que el cristianismo es acontecimiento, escuela de discipulado y experiencia de comuni?n.

En otras palabras, para que la enc?clica pueda activarse antes que un "plan estrat?gico" lo que necesitamos es recuperar lo esencial del m?todo cristiano. S?lo as?, podremos mostrar que la fe genera movimiento, creatividad y compromiso solidario. S?lo as? volveremos a exhibir que el "sujeto" de la Doctrina social de la Iglesia existe y porque existe, act?a.

Publicado por mario.web @ 1:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios