Viernes, 13 de mayo de 2011
El camino de vuelta. Pero de nuevo, comenzando por los pa?ses escandinavos y Estados Unidos, se est? retomando el tema en direcci?n contraria. Como en otras ocasiones, los primeros en ir son los primeros en volver.
?
El camino de vuelta
El camino de vuelta


El camino de vuelta. Pero de nuevo, comenzando por los pa?ses escandinavos y Estados Unidos, se est? retomando el tema en direcci?n contraria. Como en otras ocasiones, los primeros en ir son los primeros en volver.


Se habla de la maternidad intensiva, de la madre ??full-time??, de la dedicaci?n exclusiva al hogar, y de la aportaci?n positiva de este modelo a la integraci?n de las sociedades occidentales, invadidas por los problemas de divorcios, violencia dom?stica, fracaso escolar, alcoholismo y drogadicci?n juvenil.

La noruega Jane Haaland Matlary, viceministra de Asuntos Exteriores de Noruega, miembro de la delegaci?n de la Santa Sede en las Conferencias de la ONU de Copenhague y Pek?n, autora del El tiempo de las mujeres ,Notas para un nuevo feminismo , destaca que ??he luchado durante m?s de 10 a?os para conciliar maternidad y trabajo profesional, sintiendo que me crec?a por dentro un enfado al ver que el embarazo y lactancia se consideraban ??interrupciones en la carrera?? y al comprobar que nuestras modernas sociedades occidentales ignoran casi por completo el enorme trabajo que supone la maternidad y su importancia para la colectividad, consider?ndonos como econ?micamente inactivas??.

Ella defiende los derechos naturales de la maternidad, sistem?ticamente vulnerados y reclama el salario familiar, la garant?a de un tiempo de permiso retribuido de larga duraci?n con motivo de la maternidad, la opci?n de tener el n?mero de hijos que deseen los padres de familia, la elecci?n por la madre entre trabajo y hogar o conciliaci?n de maternidad y trabajo sin sentirse discriminada, as? como que sean los padres quienes preferentemente eduquen a sus hijos en materia de valores espirituales, vida sexual y moral.

Haaland Matlary habla de que no basta que la maternidad y las ausencias que provoca no sean motivo de discriminaci?n en el trabajo. Ser madre supone tal dedicaci?n que tendr?a que sumar puntos en el curriculum profesional: la experiencia de la maternidad, la atenci?n a las necesidades del hogar y la educaci?n de los hijos incluye muchas cualidades muy solicitadas en la vida laboral: laboriosidad, puntualidad, orden, econom?a, paciencia, perseverancia, esp?ritu de equipo y di?logo, sacrificio.

En la agencia de noticias cat?lica Zenit, del 14 de marzo de 2002, se extractan las conferencias sobre ??La mujer entre el trabajo y la familia??, organizadas por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, concluy?ndose que es urgente una modificaci?n de las estructuras sociales actuales en este tema, centr?ndose en un ??nuevo feminismo?? que reconsidere la dignidad y la naturaleza de la mujer.

En estas conferencias el P. Scarafoni advert?a que lo importante para la promoci?n real de la mujer es que las estructuras sociolaborales no obliguen a la madre a abandonar su lugar propio e irreemplazable en el hogar, con el consiguiente da?o para la familia y la sociedad.


El neur?logo infantil Fernando Pinto se?alaba igualmente que el grado de salud f?sica y ps?quica de los ni?os depende en buena medida de que se d? o no una estrecha relaci?n con la madre, durante la gestaci?n y los primeros a?os de su vida.

La vicesecretaria del Ministerio de Educaci?n italiano, Valentina Aprea, teniendo en cuenta su experiencia como madre y como directora de colegio en Mil?n, reclam? tambi?n el derecho de la mujer a poder permanecer con sus hijos mientras son peque?os, destacando que la pretendida conciliaci?n ??es ciertamente la situaci?n m?s com?n en el mundo de hoy, pero tiene un elevado coste social, porque perjudica el crecimiento arm?nico de las nuevas generaciones??.

Es un reto tambi?n para los padres, l?gicamente, pues como se?alaba Sergio Belardinelli, profesor de Sociolog?a de la familia de la universidad de Boston, la situaci?n actual incide en todos los actuales problemas de desintegraci?n social: el individualismo creciente de unos hijos que comparten con sus padres tan s?lo 15 o 16 minutos al d?a deriva en una situaci?n progresiva de falta de identificaci?n con la sociedad que les rodea.

Nuestra sociedad ve aumentar alarmantemente las situaciones en que quienes se tropiezan con nuestros hijos se preguntan ???pero es que estos chicos no tienen padres???. S? que tienen padre y madre, normalmente, y padres y madres preocupados por el rumbo que va tomando la vida de sus hijos. El hecho de que los padres est?n cada vez menos tiempo con sus hijos ?no tiene ninguna vinculaci?n con este fen?meno actual de la desintegraci?n social de tantos j?venes?


Publicado por mario.web @ 23:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios