S?bado, 14 de mayo de 2011
Hay quien cree que los padres de hoy son incapaces de educar a sus propios hijos; por eso, en lugar de ofrecerles colaboraci?n y orientaci?n, pretenden suplantarlos.
?
?Qui?n forma mejor a mis hijos?
?Qui?n forma mejor a mis hijos?
Todav?a algunos padres se sienten responsables Hace algunas semanas se difundi? por Internet una resoluci?n legal en Argentina que debe hacernos pensar, principalmente a quienes deseamos educar a nuestros hijos en los valores y principios morales.

El Tribunal de Familia n? 2 de San Isidro dio lugar a la acci?n de amparo solicitada por cuatro familias en contra de la Municipalidad de Vicente L?pez, y dispuso la suspensi?n respecto de sus hijos del cumplimiento de la Ordenanza Municipal 14.843, que crea el programa de salud sexual y reproductiva.

Con esta sentencia, las familias consiguieron salvaguardar a sus hijos menores de edad de la instrucci?n sobre m?todos de anticoncepci?n artificial dispuesta por la norma.

Nadie como los propios padres

Llama la atenci?n que los padres tuviesen que defender ante un juzgado su derecho a decidir de qu? manera y por qui?n sus hijos deben ser formados en una dimensi?n principal del ser humano: el amor y la sexualidad.

No se puede dudar que en la mayor?a de los casos son los padres quienes mejor protegen a sus hijos. Son innumerables los testimonios de matrimonios que hacen grandes sacrificios para ofrecer mejor educaci?n o garantizar una vida digna a sus hijos. Entonces, ?por qu? estas familias se vieron en la necesidad de llegar a una acci?n legal?

La informaci?n oficial con frecuencia es tendenciosa

Actualmente existe la tendencia a creer que las autoridades conocen mejor las necesidades de los j?venes. As? ser?n ellas las m?s indicadas para determinar qu? y c?mo deben formarse en los distintos aspectos de sus vidas. Y el mayor ?nfasis se ha puesto justamente en el ?rea de la educaci?n sexual y reproductiva.

Resulta evidente que consideran a los padres incapaces, algo que en ocasiones puede tener un resto de verdad. Es cierto que hoy muchos padres se sienten desbordados por los hijos. Los ni?os y adolescentes reciben una enorme cantidad de informaci?n de los medios de comunicaci?n, de los amigos e incluso, de cursos de educaci?n sexual que no siempre son adecuados. En estos cursos no siempre se hacen distinciones individuales ni se ofrece una valoraci?n de la misma informaci?n. Todo es igualmente v?lido, igualmente correcto. No importa si atenta contra la naturaleza del ser humano.

Proteger a los hijos

As? la valoraci?n de una relaci?n sexual dentro del matrimonio es igual a una fuera del mismo si existe libertad de ambos. O una relaci?n homosexual se presenta al mismo nivel que una entre hombre y mujer. No es de extra?ar que estas familias hayan buscado defender su derecho a educar a sus hijos seg?n sus valores. Con esta acci?n buscaban en realidad proteger a sus hijos.

Algo m?s que conocimientos

Porque es necesario considerar la individualidad de cada joven. Los cursos de educaci?n sexual han sido realizados por expertos, pero dif?cilmente se lograr? adecuar toda la informaci?n a la madurez y personalidad de cada ni?o o. S?lo los padres conocen realmente a sus hijos. Por esto s?lo ellos pueden ofrecer una formaci?n paulatina durante todas las etapas de su desarrollo, una formaci?n continua y estable en sus apreciaciones y valores.

Adem?s, debemos preguntarnos qu? quieren lograr estos cursos. La mayor?a de ellos est? dise?ado s?lo para entregar informaci?n sin considerar los efectos que ?sta puede causar en los adolescentes. Es un tema demasiado delicado como para pasar por alto que la forma de entregar esta informaci?n puede producir en los j?venes algo m?s que aumento de conocimientos.

Importante pero subsidiaria
Lo que el Estado y las instituciones educativas s? pueden ofrecer es asesor?a a los mismos padres y darles los medios que faciliten su labor. Hoy, los padres de familia dif?cilmente logran conocer todo lo que reciben sus hijos. Es por ello necesaria una colaboraci?n. Incluso es bueno que en las escuelas se ofrezcan alternativas para que los padres puedan cumplir esta misi?n: encuentros padres-hijos, conferencias con sesiones de reflexi?n para padres e hijos juntos, etc.

Esta es la forma correcta de preservar el derecho que en la mayor?a de las Constituciones nacionales es reconocido: la patria potestad. La misi?n del Estado, como bien ha recordado uno de los jueces que dictaminaron a favor de las familias, es subsidiaria. Es decir, de apoyo y orientaci?n a la labor que deben realizar los padres.

Al final, ?qui?n puede educar mejor a los hijos?, ?el Estado o los propios padres?

Publicado por mario.web @ 1:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios