S?bado, 14 de mayo de 2011
Fragmentos de documentos eclesiales en los que se habla de la justicia como virtud moral y social.
?
Clave conceptual: Justicia
Clave conceptual: Justicia
Es la virtud moral y social por lo que se cumple aquello que es recto y se da a cada uno lo que le corresponde. En la Biblia la justicia (tsedaka-dikaiosyne), en cuanto atributo de Yhwh, es siempre fuente de → Salvaci?n. El Se?or manifiesta su justicia librando a los oprimidos y protegiendo a los d?biles, haci?ndose "abogado de la viuda y del hu?rfano". Los israelitas est?n llamados a hacer lo mismo, conform?ndose a la Ley del Se?or (Torah) y observando sus mandamientos que representan el Derecho (Mishpat).

?ste consta de condivisi?n y hospitalidad, de equidad salarial y de rectitud judicial, y hasta de ausencia de rencor y de benevolencia hacia el enemigo (cf. Dt 6,25; Es 23,4-5; Lv 19,13ss). Los profetas (especialmente Is) acentuaron que s?lo en la escuela de Yhwh se aprende la justicia: "Con toda mi alma te anhelo en la noche, y con todo mi esp?ritu por la ma?ana te busco.

Porque cuando t? juzgas a la tierra, aprenden justicia los habitantes del orbe" (Is 26,9). "Mas en esto se alabe quien se alabare: en tener seso y conocerme, porque yo soy Yahveh, que hago merced, derecho y justicia sobre la tierra, porque en eso me complazco" (Jr 9,23). "Lavaos, limpiaos, quitad vuestras fechor?as de delante de mi vista, desistid de hacer el mal, aprended a hacer el bien, buscad lo justo, dad sus derechos al oprimido, haced justicia al hu?rfano, abogad por la viuda" (Is 1,16-17). Y solamente las → obras de justicia son el verdadero culto que agrada a Dios (cf. Is 58,1-8; Ez 18,5-9).

Quien acoge el amaestramiento del Se?or es as? descrito: "el que anda en justicia y habla con rectitud; el que rehusa ganancias fraudulentas, el que se sacude la palma de la mano para no aceptar soborno, el que se tapa las orejas para no o?r hablar de sangre, y cierra sus ojos para no ver el mal. Ese morar? en las alturas, subir? a refugiarse en la fortaleza de las piedras, se le dar? su pan y tendr? el agua segura" (Is 33,15-16).

Pero la promesa del verdadero cumplimiento de la justicia, precursora de paz, concierne un futuro mesi?nico: cuando "He aqu? que para hacer justicia reinar? un rey" (Is 32,1) y "Al fin ser? derramado desde arriba sobre nosotros esp?ritu. Se har? la estepa un vergel, y el vergel ser? considerado como selva. Reposar? en la estepa la equidad, y la justicia morara en el vergel; el producto de la justicia ser? la paz, el fruto de la equidad, una seguridad perpetua. Y habitar? mi pueblo en albergue de paz, en moradas seguras y en posadas tranquilas. La selva ser? abatida y la ciudad hundida" (Is 32,1.15-19).

La misi?n del Mes?as consiste, de hecho, principalmente en llevar el Derecho y la Justicia: "He aqu? mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido en quien se complace mi alma. He puesto mi esp?ritu sobre ?l: dictar? ley a las naciones. No vociferar? ni alzar? el tono, y no har? o?r en la calle su voz. Ca?a quebrada no partir?, y mecha mortecina no apagar?. Lealmente har? justicia: no desmayar? ni se quebrar? hasta implantar en la tierra el derecho y su instrucci?n atender?n las islas. As? dice el Dios Yahveh, el que crea los cielos y los extiende, el que hace firme la tierra y los extiende, el que da aliento al pueblo que hay en ella, y esp?ritu a los que por ella andan. Yo, Yahveh, te he llamado en justicia, y te as? de la mano, te form?, y te he destinado a ser alianza del pueblo y luz de las gentes, para abrir los ojos ciegos, par sacar del calabozo al preso, de la c?rcel a los que viven en tinieblas" (Is 42,1-7).

Jes?s es consciente que inaugura la Justicia mesi?nica (cf. Lc 4,16-21). En el serm?n de la monta?a, predica una justicia nueva (Mt 5-7) que cumple y radicaliza espiritualmente la Torah. Ella se act?a en la conversi?n del coraz?n humano transformado en filial con respecto a Dios, y por tanto libre del temor, de la concupiscencia, de la hipocres?a y del rencor, hecho capaz de confiarse en Dios y de → gratuidad y caridad hacia el → pr?jimo.

En el NT la justicia de Dios se identifica con Cristo mismo, "al cual hizo Dios para nosotros sabidur?a, justicia, santificaci?n y redenci?n" (1 Co 1,30). La misericordia de Cristo lo ha llevado a condenar en s? mismo el pecado para salvar a los pecadores (cf. 2 Co 5,17ss). La renovada condici?n del pecador justificado mediante la fe y el don de la gracia lo habilita para vivir a servicio de la justicia (Rm 6,13).

Publicado por mario.web @ 1:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios