S?bado, 14 de mayo de 2011
Clemente Ferrer Rosell? habla de la publicidad, la necesidad de regulaci?n y la influencia que esta tiene en la vida de los ni?os.
?
El ni?o, rey de la casa
El ni?o, rey de la casa
jueves, 30 de julio de 2009

La publicidad busca al ni?o desesperadamente. El ni?o pide cosas vehementemente a sus padres. Y los progenitores les compran de todo. He aqu? el tri?ngulo de la actual sociedad del consumo infantil.

Robert Rochefort, director del Centro de Investigaciones y Documentaci?n sobre el Consumo en Francia, afirma que los chiquillos, desde los 3 a?os, son consumidores directos y ordenan a sus padres lo que se debe comprar.


El Instituto del Ni?o Franc?s calcula que los ni?os gastan m?s de 3 mil 800 millones de euros. Adem?s, determinan el 75 por ciento de las compras de cereales y el 73 por ciento de la de leche fermentada; el 72 por ciento de las actividades de ocio y el 43 por ciento del lugar donde se disfrutar?n las vacaciones.

Por otra parte, las criaturas nada m?s llegan a la guarder?a o al colegio y se comparan con sus compa?eros de pupitre. ?Qu? mochila tiene, qu? camiseta y modelo de zapatillas deportivas lleva puestas, qu? bocadillo le ha preparado su mam??

La espiral de la comparaci?n y de los primeros brotes de envidia est?n servidos. El peque?o desea lo que tienen sus nuevos amigos, aunque lo suyo pueda ser m?s caro y de mejor calidad.

Cuando sale del colegio pide todo aquello que quiere y muchos padres har?n todo lo posible por satisfacer los caprichos del rey de la casa; entonces, el ni?o pasa a ser un tirano sin piedad.

Los padres, profesores, empresarios y publicitarios saben que la felicidad radica m?s en compartir que en poseer; en ser que en tener, en dar que en recibir, en la austeridad que en el despilfarro. Entre todos tenemos que educar a los ni?os en el consumo responsable.

La publicidad dirigida a los peque?os debe estar cuidada hasta el ?ltimo detalle. El p?blico infantil es un perfil decisivo de la audiencia y su condici?n de indefensi?n ante los mensajes, hace que la publicidad infantil est? tutelada por una regulaci?n responsable.

La publicidad dirigida al ni?o no debe enga?ar, ni manipular; debe ser clara en sus mensajes, ya que el p?blico infantil puede confundir lo real con lo ficticio de los anuncios publicitarios.

Publicado por mario.web @ 2:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios