S?bado, 14 de mayo de 2011
?Cu?l es el juicio acerca de la influencia de la televisi?n? P. Felipe Santos nos responde.
?
3. La fruici?n o placer, los efectos en el p?blico.
3. La fruici?n o placer, los efectos en el p?blico.


Investigaciones sociol?gicas se han ocupado de los efectos morales, sociales, culturales y pol?ticos de la TV.


Esta se ha convertido en un elemento integrante de la vida diaria. Estad?sticas recientes hablan de una audiencia media familiar de seis horas y media con el televisor encendido. Esto ha tra?do como consecuencia la disminuci?n del di?logo, de los intercambios sociales, de la lectura de libros y peri?dicos, de la escucha de la radio, de la frecuencia de c?rculos de amistades, teatros y hobbies personales. Esta disminuci?n se incrementa cada vez m?s.

Otra consecuencia de la expansi?n del consumo televisivo, ha sido la ausencia de la gente que vaya a los cines p?blicos. Hoy, gracias a la evoluci?n de la sociedad y al acomodo de las salas, las personas comienzan a ir de nuevo al espect?culo cinematogr?fico.

?Cu?l es el juicio acerca de la influencia de la TV, tras medio siglo de difusi?n entre la gente?

Las tesis de los soci?logos y estudiosos pueden dividirse esquem?ticamente en dos grandes categor?as.

La primera tiene en cuenta que la TV ha ofrecido y ofrece la posibilidad de acercarse a dimensiones y experiencias que sin ella ser?an imposibles. ?La TV ha logrado que cada tarde de s?bado sea una fiesta?, observa Percy Tannenbaum.

Por el contrario, los estudiosos de la Universidad de Pensilvania atribuyen a la TV la responsabilidad de inculcar en los espectadores temores y angustias, cultivando en ellos una percepci?n distorsionada del mundo real y suscit?ndoles una adicci?n de ?teledependientes?.

Particularmente, se lamentan de los efectos negativos en los ni?os y adolescentes, ya sea porque le dedican gran parte del ? tiempo libre? de sus juegos, o porque los contenidos y las emociones que ofrece la peque?a pantalla ( sexo, violencia, mito del dinero, del ?xito y los modelos de consumo al estilo americano) les hacen vivir fuera de la realidad.

Seg?n los antrop?logos, el martilleo continuo y casi exclusivo de programas televisivos lleva anejo la desaparici?n de culturas en pueblos en v?as de desarrollo. La presencia masiva de la TV en Europa ha provocado unas consecuencia muy serias. La lengua de la comunicaci?n se ha convertido en la segunda lengua materna y en el ?nico lenguaje com?n a todos los pueblos.

Se puede afirmar que toda gram?tica y sintaxis del lenguaje de las im?genes son de uso y comprensi?n comunes. A los ciento y pico de a?os del cine y a los cuarenta de la TV, nos encontramos con el habitual punto de vista, subjetivo en el primer plano, con el montaje y acciones que acarrean en los chicos un pobreza grande en su expresi?n oral y escrita.

El lenguaje por asociaci?n de im?genes ha llegado a ser predominante en las t?cnicas de persuasi?n, racionales y ocultas. Basta ver la publicidad y la pol?tica. La simplificaci?n del paso de las t?cnicas cinematogr?ficas a las electr?nicas ha permitido una posibilidad creciente de intercambio entre leer y escribir audiovisualmente.

Marshal McLuhan, el profeta de la imagen, sintetizaba el problema de las ?dos culturas? proponiendo dos t?rminos, la galaxia de Guttenberg y la galaxia de Marconi.

Desde el inicio de nuestro siglo- dice McLuhan- nuestra cultura ha vivido dentro de la galaxia de Guttenberg, en la cultura del libro ?escrito?.

Desde el comienzo del Novecientos hemos pasado a la cultura o galaxia de Marconi, que ser? una cultura m?s compartida y m?s democr?tica.

De todo esto saca McLuhan algunas conclusiones : la cultura europea occidental- que es la del libro escrito- ha tenido como ?vicios de origen? la propensi?n hacia el ego?smo, la econom?a, el nacionalismo..., cuando en su inicio era una cultura aristocr?tica.

En el interior de la cultura de Marconi las cosas cambian. La TV, seg?n la definici?n de McLuhan ha transformado el mundo en una ?aldea global?, con relativas consecuencias positivas como la difusi?n de la informaci?n y la circulaci?n de las ideas que han convertido al mundo en una fuente de socializaci?n y unificaci?n culturales en la escuela y en la familia.

Queda el miedo o el temor de que la ? mediaci?n televisiva? entre el que la goza y la realidad en que vive, pueda terminar por anular la segunda, temor parad?jico en palabras de Woody Allen: ? Cierto, el cine se inspira en la realidad. Pero el problema es que la realidad se inspira en la TV?. El que disfruta no mira la TV, sino que ?participa?, observa McLuhan. Todo lo que acontece en el mundo sin la presencia de la TV est? destinado a no incidir en la realidad y en la historia.. La TV llega a ser m?s real que la misma realidad.


Publicado por mario.web @ 14:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios