S?bado, 14 de mayo de 2011
Carlos Llano Cifuentes y Miguel Alejandro Garc?a Jaramillo nos hablan de la empresa inteligente y c?mo es que ?stas ser?n las que sobrevivan en tiempos dif?ciles.
?
Empresas inteligentes: trabajar es aprender; dirigir es ense?ar
Empresas inteligentes: trabajar es aprender; dirigir es ense?ar
Seg?n la caracterizaci?n de David Garvin, empresa inteligente es una organizaci?n que posee las habilidades para crear, adquirir y transferir conocimientos, as? como la capacidad de modificar su conducta como efecto de sus nuevos conocimientos.

Por su parte, Alejandro Llano, del Instituto Empresa y Humanismo (Espa?a), y Carlos Ruiz, del Ipade (M?xico), han profundizado sobre estas caracter?sticas, indicando que son las ?nicas que permitir?n sobrevivir a las empresas.


La primera clave de la inteligencia en las empresas es: trabajar es aprender; dirigir es ense?ar. La tarea de capacitaci?n y desarrollo ha dejado de ser propia de un departamento marginal y aun optativo, y se ha erigido en su n?cleo principal, lo cual constituye una revoluci?n del conocimiento.

El actual manejo de las organizaciones ha alcanzado una complejidad que convierte en in?tiles los conocimientos acumulados en una sola cabeza. Hoy, direcci?n es propagaci?n, extensi?n, difusi?n de conocimientos, de manera que se diseminen y fecunden en todos los miembros de la empresa.

As?, la empresa se parecer? menos a un taller de producci?n que compra materiales y vende productos, y m?s a una comunidad de investigaci?n y aprendizaje: las materias que se reciben, los productos que se crean, y el contenido de las ventas, son conocimientos.

Es verdad que ?stos se dan materializados en algo concreto y palpable (desde una cuerda de pl?stico hasta un cable ?ptico); pero lo que en este producto se introduce de materia es un excipiente, una irrelevancia.

Lo que se encuentra estampado all? es conocimiento original e inventivo: el conocimiento de un proceso introducido en la materia y necesario para seleccionar esa materia y ponerla en condiciones de que asimile una forma inmaterial, impalpable y, sin embargo, sustancial.

Otra calve configuradora de la empresa inteligente es su ineludible dimensi?n ?tica. Los servicios y productos materiales requieren muchas caracter?sticas para ser lo que son, los conocimientos demandan s?lo una: ser verdaderos.

La empresa inteligente se ve precisada, contrapelo de la modalidad corriente en nuestras empresas, a erigir la verdad como su constitutivo m?s profundo, en el sentido de que el conocimiento refleje fielmente las realidades a las que concierne.

En la empresa inteligente se procura que no tenga lugar el error, y la ense?anza que en ella se imparte persigue eliminar en lo posible el peligro de equivocarse, pues un conocimiento err?neo no es aut?ntico conocimiento.

Pero tambi?n el conocimiento requiere ser verdadero en el sentido de que refleje lo que se piensa. La regla ?tica m?s caracter?stica de la empresa inteligente es la que proh?be mentir.

El calificativo de inteligente no se refiere s?lo al conocimiento que puede adquirirse en internet, sino tambi?n a una condici?n moral de primera clase: para procurar la veracidad de mis hechos y mis palabras, debo incorporar la ?tica cl?sica entera en mi comportamiento. La verdad es incompatible ?dici?ndolo coloquialmente? con lo chueco, esto es, con lo inmoral.

La empresa inteligente no es aquella en la que unos ense?an y otros aprenden, pues los que ense?an son los que m?s deben aprender, en primera instancia, de aquellos a quienes ense?an, porque el aprendizaje en ella es sistem?tico, circular y cibern?tico.

Han de aprender adem?s de otras empresas, esto es lo que constituye el llamado benchmarking, investigaci?n de las pr?cticas m?s eficaces (Robert Camp), que no consiste en una primera investigaci?n informativa, sino que requiere una actitud ?tica dif?cil de encontrar en nuestras empresas y empresarios: la modestia, es decir, reconocer los propios l?mites.

Para buscar las mejores pr?cticas en los diversos aspectos de los negocios se precisa, antes que nada, aceptar que los mejores no somos nosotros, que a?n tenemos que superarnos aprendiendo de quienes son superiores.

Publicado por mario.web @ 15:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios