S?bado, 14 de mayo de 2011
Helena Ospina (Arvo.net) nos habla sobre el ser del artista y la ontolog?a del arte
?
Ser y obrar, en la persona del artista
Ser y obrar, en la persona del artista
El ser del artista se plasma inevitablemente en su obrar. Sostengo la unidad de esta vinculaci?n, aunque soy consciente de que la obra del artista, una vez creada, se sostiene por s? sola, goza de su propia autonom?a como obra de arte, pero lleva inevitablemente ?como lo expres? bellamente Maurice N?doncelle en su Historia de la Est?tica? ?el aroma? de su creador.

Sostengo esta unidad inevitable, porque si la persona humana se define, en definitiva, por la calidad de sus elecciones ?libres y responsables?, la obra de sus manos y de su genio creador no la puedo separar de ese n?cleo personal, interior, decisivo que se plasma externamente en las obras.

Con esto quiero dejar claro que la integridad de la obra de arte no guarda una relaci?n ?causal? ?de causa y efecto? con la persona del artista, porque la obra de arte ha de regirse ?externamente? por una serie de valoraciones formales est?ticas que no necesitan tener en cuenta la biograf?a y an?cdotas circunstanciales del artista.

Aunque esto es cierto, me gusta pensar y afirmar que el arte es ?la transparencia?, ?el resplandor de la persona?, de sus anhelos y angustias, de sus aspiraciones y l?mites, de lo que lleva entre pecho y espalda.

Viendo las cosas de esta manera, la formaci?n est?tica de una persona cobra un matiz importante, porque dependiendo de lo que la persona entienda por ?ser hombre?, ?ser mujer?, de ese n?cleo ontol?gico brotar? la expresividad de su quehacer art?stico.

?Por qu? la expresi?n cultural de nuestra civilizaci?n contempor?nea aparece tan ca?tica, disforme, descoyuntada, desvertebrada? ?Por qu? surge as?, no s?lo como manifestaci?n espont?nea, sino como explicitaci?n formal intencionada y volitivamente expresada? ?No ser? porque el arte ha querido desvincularse de la persona? ?No ser? porque el arte desconoce o no quiere intencionalmente re-conocer el misterio que yace en el interior de la persona? Pocas veces en la Historia del Arte la expresi?n art?stica se ha manifestado con un acento tan desgarrador, acuciante. Es term?metro indicador de una escisi?n ?querida y buscada? en el ser humano, ?vaciado? de sus v?sceras y de todo lo que podr?a ser en ?l, ?resplandor? del misterio de su intimidad y de su dignidad.

Publicado por mario.web @ 18:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios