S?bado, 14 de mayo de 2011
El P. Fernando Pascual nos ofrece una reflexi?n sobre los riesgos del relativismo y c?mo es que la Verdad nos libera
?
El relativismo como camino a la intolerancia
El relativismo como camino a la intolerancia
s?bado, 05 de septiembre de 2009

El relativismo cree que la verdad, en uno o en varios ?mbitos del saber, ser?a inalcanzable para los hombres. Por lo mismo, considera ?te?ricamente? a todas las opiniones como iguales.

Por ejemplo, negar que Dios exista valdr?a lo mismo que afirmar que Dios existe, pues ni los ateos ni los creyentes pueden probar que su postura sea ?verdadera?.

En realidad, el relativismo desencadena una continua lucha de poder en la que se imponen los m?s fuertes sobre los m?s d?biles. Si la verdad fuese inalcanzable, en el mundo de los hombres siempre seguir?n en pie juegos de poder, m?s peligrosos cuando la verdad ha quedado relegada al ?mbito de lo inalcanzable.

Es entonces cuando ?vale? s?lo quien domina a los otros desde su punto de vista, que es lo mismo que decir desde sus deseos, sus gustos, su prepotencia, su avaricia, sus ambiciones, sean o no sean verdaderas, buenas o justas.

Es por eso que el relativismo, a pesar de sus apariencias inocentes y benignas, conduce al ego?smo y a la prepotencia, a la lucha y a la mentira, a la intolerancia y a la marginaci?n del otro.

El Evangelio, por el contrario, nos abre a la verdad, nos aparta del ego?smo, nos purifica de las mentiras.

Por eso nos ense?a el camino de la humildad, del servicio, del amor, porque la verdad lleva a amar, y amar implica desear el verdadero bien del amado. ?Os doy un mandamiento nuevo: que os am?is los unos a los otros. Que, como yo os he amado, as? os am?is tambi?n vosotros los unos a los otros. En esto conocer?n todos que sois disc?pulos m?os: si os ten?is amor los unos a los otros? (Jn 13,34-35).

Existen, por desgracia, grupos dentro de la misma Iglesia que, en nombre de un falso di?logo, promueven el relativismo, y as? se apartan de la verdad, de la justicia, del amor. Algunos de esos grupos han llegado al absurdo de apoyar la legalizaci?n del aborto o de la eutanasia, han defendido el ?derecho? a la esterilizaci?n o a los anticonceptivos.

Cuando estamos lejos de Dios, que es amor, todo es posible, incluso apoyar los males m?s aberrantes. En cambio, cuando vivimos cerca de ?l, avanzamos hacia el Amor verdadero, y buscamos vivir seg?n los Mandamientos del Se?or.

Cada cat?lico est? llamado a ense?ar ese Amor, a mostrar a los hombres el verdadero Evangelio de Cristo, que nos recuerda la entrega del Hijo, en la obediencia al Padre, para rescatarnos del pecado, para librarnos del error, para conducirnos a la Verdad, que es Amor.

?sa es la gran tarea de ayer, de hoy y de siempre: vivir en la Verdad, como Iglesia, bajo la gu?a de Pedro y de los Obispos sucesores de los ap?stoles. S?lo desde esa Verdad que nos viene de Dios superaremos los riesgos del relativismo y podremos promover un di?logo lleno de amor y respeto hacia cada uno de nuestros hermanos los hombres.

Publicado por mario.web @ 19:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios