Domingo, 15 de mayo de 2011
Juan Pablo II bendijo su misi?n en 1996. Escribe sin parar y viaja por todo el mundo. Su impulso procede de la gracia y de la misericordia divina
?
Sor Emmanuel
Sor Emmanuel
Conozco a una monjita que se llama Sor Emmanuel. Vive desde 1989 en Medjugorje, un pueblecito de Bosnia y Herzegovina.

Sor Emmanuel es parisina y se le nota. Posee una elegancia innata. Y car?cter. Esbelta y vivaz. Su vida es Dios. Habla siempre con una sonrisa en los labios, por donde le aflora el alma: pujante, esplendente, bendita. Los ojos -no muy grandes- brillan, son testigos de milagros y abundantes maravillas. Brillan brillos de Dios, de un amor que nos necesita, que nos quiere infinitos.

Sor Emmanuel habla de la necesidad de ser felices, habla de la ternura de Dios. Con apasionadas palabras o en recogidos silencios que conmueven hasta las l?grimas. Conversi?n de los corazones, conversaci?n habitual con el ?nico que puede sacarnos del des?nimo y de la angustia contempor?nea: oraci?n se llama esa intimidad con Dios, esa confidencia. Di?logo espiritual, desprendimiento del yo. Y por lo tanto la tan ansiada paz.

?La paz debe reinar entre el hombre y Dios, y entre todos los hombres?. Sor Emmanuel no hace otra cosa que insistir en esto una y otra vez, con energ?a y urgencia, pero con serenidad y un tremendo cari?o. Las almas debemos encontrar por fin esa paz, la precisamos para vivir de verdad. ?D?nde? En la oraci?n. Todo en nuestras vidas debe de ser oraci?n, un derroche de amor. Y as? alcanzaremos la paz en el coraz?n, la paz en las familias, la paz en los pa?ses, y la paz en el mundo. Esta monjita es un instrumento excepcional. Mensajera de la Reina de la Paz. Juan Pablo II bendijo su misi?n en 1996. Escribe sin parar y viaja por todo el mundo. Su impulso procede de la gracia y de la misericordia divina. ?De qu? nos habla? Del amor de Dios por medio de Mar?a. ?Y nosotros? ?Qu? hago yo mientras tanto? Son ya tres las ocasiones en las que he estado y rezado con Sor Emmanuel, que he escuchado de sus labios la necesidad de conversi?n que me pide Dios. ?A m?!, que no est? mal para empezar, o para recomenzar, las palabras de Sor Emmanuel siguen en mi coraz?n y Dios me las recuerda.

Comentarios al autor: [email protected]

www.guillermourbizu.com

Publicado por mario.web @ 1:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios