Domingo, 15 de mayo de 2011
Fragmento de documentos ecelesiales que hablan sobre la prosperidad, la riqueza y la justicia
?
Clave conceptual: Prosperidad
Clave conceptual: Prosperidad
En el AT la prosperidad material representa una bendici?n divina (cf. p.e. Dt 28,12). Existe la conciencia que todo, riqueza y pobreza, proviene del Se?or (Si 11,14). La riqueza es buena cuando es fruto del temor de Dios (Sal 25,12-13) y destinada a ejercer la beneficencia (Sal 112,5). De otra forma, la abundancia entorpece el coraz?n, convirti?ndolo en necio y orgulloso (Sal 49,13; Ez 28,5). La sabidur?a b?blica lleva a pedir a Dios el poseer lo justo: lo que basta para estar agradecidos al Se?or y no recurrir al robo (Pr 30,8-9). Pero la verdadera prosperidad est? en la sabidur?a, en el amor a Dios y en la observancia de su Torah, que vale m?s que "mil piezas de oro y de plata" (cf. p.e. Sal 119,72; Sb 7,11). La ense?anza cristiana se sit?a en continuidad con el Primer Testamento. Jes?s estigmatiza a menudo el peligro de las riquezas que impiden entrar en el Reino (cf. Mt 19,23), que atontan al coraz?n, lo cierran a la esperanza de la Providencia, lo ciegan sobre la verdadera riqueza que se obtiene mediante la limosna y la caridad y lo insensibilizan al → sufrimiento del → pr?jimo (cf. Lc 12,15-34; 16,19ss). En el Tercer Evangelio se encuentra una teolog?a de la redenci?n de las riquezas materiales a trav?s de la caridad: el fiel est? llamado a "enriquecerse en orden de Dios" (Lc 12,21); a hacerse amigos con el dinero usado con una liberalidad sin prejuicios (Lc 16,9). La perspectiva es siempre la de la "vida eterna en el mundo venidero" (Lc 18,30). Se comprende as? que en el cristianismo la perspectiva no se demoniza, sino que debe estar integrada en la b?squeda de la Riqueza verdadera y eterna, la que el Cordero ha heredado (cf. 1 Tm 6,17-19; Ap 5,12). Cuanto m?s se cree en la recompensa eterna, tanto m?s se vive con sobriedad, justicia y verdadera paz sobre esta tierra.

Publicado por mario.web @ 20:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios