Domingo, 15 de mayo de 2011
Cada uno est? llamado a ?hacer la verdad? en su vida ordinaria y este es el reto para todos.
?
Cada uno est? llamado a ?hacer la verdad? en su vida ordinaria y este es el reto para todos.
?
Autenticidad: vivir en la verdad
Autenticidad: vivir en la verdad



Campa?a ?VIVA el sacerdote?. Regala una suscripci?n gratis si a?n no lo has hecho. http://es.catholic.net/virtudesyvalores/regalo.php De octubre a diciembre, con motivo del inicio del A?o Sacerdotal, desarrollaremos esta campa?a de Virtudes y Valores.


?Rebelde-obediente como ning?n otro en los ?ltimos siglos. Fue un profeta que vivi? en el siglo XIX lo que el Concilio Vaticano II dir?a sobre el papel de los seglares, la colegialidad episcopal o el ecumenismo?. As? describ?a Jos? Luis Mart?n Descalzo la figura del cardenal John Henry Newman.

Si alguna virtud caracteriz? a John Henry Newman fue la autenticidad en la b?squeda de la verdad. Por eso los ?ltimos papas le han calificado como ?gu?a en el camino de la verdad y maestro de santidad cristiana?.

John Henry Newman naci? en Londres en 1801, hijo de un banquero de confesi?n anglicana. Desde peque?o busc? siempre la verdad. Cuando ten?a 14 a?os ley? autores como Hume y Voltaire, y estaba convencido de que quer?a ser en la vida ?virtuoso, pero no religioso?, pues no encontraba el sentido de amar a Dios. Cuando cumpli? 15 a?os el contacto con cl?rigos anglicanos ?evang?licos? fue el inicio de su conversi?n. Fue p?rroco anglicano en Santa Mar?a de Oxford donde destac? por la pasi?n en sus sermones para encontrar la verdad.

?Qu? fue lo que influy? m?s en la conversi?n de Newman al catolicismo? La lectura de los Padres de la Iglesia, quienes transmitieron la tradici?n cristiana en la Iglesia primitiva. ?l lo describe as?: ?la idea de creer, o de criticar, las grandes doctrinas de la fe apenas se les hubiese ocurrido a los primeros cristianos. Tales doctrinas formaban parte de la tradici?n apost?lica, eran las mismas verdades que acababan de revelarse a la humanidad. Hab?an sido encomendadas al cuidado de la Iglesia y ?sta las otorgaba, como un favor, a quienes las buscaban. Se trataba de hechos, no de opiniones?.

Newman ve?a que la Iglesia cat?lica era la que m?s se parec?a a la Iglesia primitiva y esto pesaba en la balanza de su conversi?n. La autenticidad de vida lo hab?a llevado a encontrar la verdad, como cuenta en su Apolog?a: ?al convertirme, no me di cuenta de cambio alguno, intelectual o moral, obrado en mi esp?ritu. No tuve conciencia de fe m?s firme en las verdades fundamentales de la revelaci?n. Tampoco sent? m?s fervor. Pero fue como llegar a un puerto tras una borrasca?.

Fue considerado un traidor por muchos anglicanos ante su conversi?n al catolicismo en 1845. Algunos cat?licos desconfiaban de su autenticidad consider?ndolo incluso ?el hombre m?s peligroso de Inglaterra?. Sin embargo, el Papa Le?n XIII reconoci? en Newman un sacerdote aut?ntico y cuando lo design? cardenal expres?: ?il mio cardenale. No fue f?cil, pues dec?an que era demasiado liberal; pero yo estaba decidido a honrar a la Iglesia honrando a Newman?.

El ejemplo de autenticidad del cardenal Newman invita a creyentes o no creyentes a buscar la verdad. ?sta se nos presenta como una conquista ardua porque no consiste en ?poseer la verdad? sino ?vivir en la verdad?. De esta manera la lucha continua por encontrar la verdad se convierte en un ambicioso proyecto de vida. Cada uno est? llamado a ?hacer la verdad? en su vida ordinaria y este es el reto para todos.

Los frutos concretos del testimonio del cardenal Newman se pueden contemplar tambi?n en nuestros d?as. El 20 de octubre de 2009, la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe anunci? que se preparar? una Constituci?n Apost?lica para permitir a miles de fieles anglicanos entrar en plena comuni?n con la Iglesia cat?lica. Se trata de una iniciativa que surge como respuesta a las abundantes peticiones recibidas en Roma de miembros de la Comuni?n Anglicana Tradicional.

El deseo que tuvo Newman, al igual que muchos cristianos, ha sido lograr la unidad de la Iglesia de Cristo. El reciente gesto ecum?nico es un paso adelante, y no es menos significativo que este signo amoroso, aut?ntico y genuino provenga de Benedicto XVI, que ha escrito en su escudo papal: ?cooperador de la verdad?.


Publicado por mario.web @ 20:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios