Domingo, 15 de mayo de 2011
Ren? Mondrag?n (Yoinfluyo.com) habla de la solidaridad como garant?a de derechos individuales
?
La solidaridad es el futuro
La solidaridad es el futuro
lunes, 19 de octubre de 2009

Hace unos cuantos d?as concluyeron, en la ciudad de Gdansk ??sa misma ciudad en donde naciera el movimiento Solidaridad y en donde Juan Pablo II formara doctrinal y espiritualmente a Lech Walesa, al padre Jersy Popieluszko y a Jerzy Skorina, entre otros muchos liderazgos? las primeras Jornadas Sociales Cat?licas, bajo el nombre de ?La solidaridad es el futuro de Europa?. Yo me atrever?a a se?alar que lo es para todo el mundo, pero hoy, particularmente para nuestro M?xico.


Participaron 500 asistentes de 29 pa?ses.

Las propuestas

Realizar el evento en Gdansk, por s? mismo tiene un profundo significado que nos remite necesariamente a Karol Woytila ?el Papa polaco, en m?s de un sentido? y a partir de ah?, los innumerables sucesos que transformaron, para siempre, a la comunidad Europea.

Este hecho fue retomado por las Jornadas Sociales para definir una serie de planteamientos sustanciales para el mundo de hoy.

La verdad, vale la pena compartir con el lector cada posicionamiento y comentar algunos detalles en forma posterior. Observe usted: "Creemos ?afirman? que nuestra generaci?n afronta el desaf?o de renovar una ?estrategia del bien com?n?, fundada en el principio: ?Hac?os servidores los unos de los otros en el amor? (Gal 5, 13).

?Este principio supone que las instituciones p?blicas, entre ellas el Estado, dejan a los actores sociales m?rgenes de autonom?a para la acci?n, animan las relaciones sociales y permiten as? a cada uno realizarse plenamente. Esto s?lo es realizable si nuestras instituciones est?n inspiradas en los principios de solidaridad y subsidiariedad".

El punto es elocuente, particularmente en los tiempos de crisis que vivimos ?espiritual y material? en donde se requiere con urgencia la definici?n de nuevas estrategias para alcanzar el bien com?n.

Ahora, pensemos por un minuto que por encima de credos religiosos o ideolog?as pol?ticas de cualquier tipo, las estrategias se?aladas se fundan en el pensamiento y la praxis de que cada ser humano se transforme en un servidor de los dem?s, con un definido enfoque de Amor de orden superior, que ilumine las pol?ticas p?blicas del Estado y la tarea de las organizaciones civiles, bajo los principios de solidaridad y subsidiariedad. Ser?a genial, ?no le parece?

Desde luego, el concepto de democracia y de justicia social funcionar?a mucho mejor que ahora, pues contar?a con un compromiso responsable de cada actor pol?tico, econ?mico o social.

Dicho en otros t?rminos: "Los comportamientos ego?stas, el utilitarismo y el materialismo deben dejar el lugar al compartir, seg?n ha puesto en evidencia la actual crisis econ?mica".

?Se imagina usted, amable lector, que todas las actividades empresariales, las del Banco de M?xico, la Bolsa Mexicana de Valores, y las de las Secretar?as de Hacienda, Trabajo y Econom?a se guiaran por el principio de solidaridad, porque respetan la dignidad de la vida humana, el sentido trascendente del trabajo, volvi?ndose los primeros impulsores de pol?ticas p?blicas familiarmente responsables?

Esto es, traspasar la perspectiva dominante hoy d?a, de que el individuo es el factor m?s importante sobre cualquier otra actividad o planteamiento.

La solidaridad: garant?a de derechos individuales

En el encuentro que comentamos, se se?al? adicionalmente que la Solidaridad es un deber para nosotros, adem?s de condici?n espec?fica para evitar arbitrariedades en el terreno de los derechos humanos, ya sea en t?rminos de promoci?n y protecci?n de la familia; en el rubro de la educaci?n que considera a los padres los primeros responsables en el tema.

Pero tambi?n lo es en el aspecto de las pol?ticas p?blicas sobre migraci?n, el derecho de asilo y aun en el plano de reducir los impactos ecol?gicos negativos, porque la visi?n est? enfocada en la vida de las siguientes generaciones.

Otra de las conclusiones del evento, nos pareci? prudente transcribirla en su totalidad: "Poner la econom?a al servicio de todos, reconociendo el valor del trabajo humano en todas sus formas; adaptar la econom?a social de mercado a los nuevos desaf?os"; "proteger a los m?s vulnerables, mejorar la justicia social y la igualdad de oportunidades en nuestra sociedad, tomando las medidas m?s eficaces para reducir la pobreza y la exclusi?n".

Lo m?s relevante, sin embargo, es que a estas conclusiones llegaron hombres y mujeres de Fe. Lamentablemente, en nuestro pa?s, todav?a hay quienes ven en la religiosidad y la fe de nuestro pueblo ??fe sencilla, pero arraigada?, como la describi? Juan Pablo II?? un estorbo para sus intereses. Qu? pena nos dan esos tales.

Publicado por mario.web @ 21:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios