Domingo, 15 de mayo de 2011
?No es f?cil ser cristianos! Es necesario valor y tenacidad para no conformarse con la mentalidad del mundo, para no dejarse seducir por las tentaciones del hedonismo y del consumismo
?
Vivir el bautismo  conlleva a permanecer unidos a la Iglesia
Vivir el bautismo conlleva a permanecer unidos a la Iglesia
CIUDAD DEL VATICANO, 8 NOV 2009


El Papa visit? la parroquia de san Antonio en Concesio, donde Pablo VI recibi? el bautismo.

Hablando de la importancia de este sacramento en la vida de cada cristiano, record? unas palabras del entonces arzobispo de Mil?n en 1959: "En el mundo en que vivimos, a menudo se interpone una nube que nos quita la alegr?a de ver con serenidad el cielo divino... existe la tentaci?n de creer que la fe es un v?nculo, una cadena de la que hay que liberarse, algo antiguo y pasado de moda que no sirve... de modo que el ser humano piensa que es suficiente la vida econ?mica y social para dar una respuesta a todas las aspiraciones del coraz?n humano".

En este contexto, el Papa mencion? las Confesiones de san Agust?n, cuando dice que "nuestro coraz?n no tendr? paz hasta que no descanse en Dios. S?lo si encuentra la luz que le ilumina y le da plenitud de significado, el ser humano es verdaderamente feliz. Esta luz es la fe de Cristo, don que se recibe en el bautismo y que hay que redescubrir constantemente para transmitirlo a los dem?s".

Benedicto XVI exhort? a no olvidar "el don inmenso recibido el d?a del Bautismo. En aquel momento Cristo nos uni? para siempre a ?l. Pero nosotros -pregunt?-, ?seguimos unidos a El a trav?s de decisiones coherentes con el Evangelio? ?No es f?cil ser cristianos! Es necesario valor y tenacidad para no conformarse con la mentalidad del mundo, para no dejarse seducir por las tentaciones -a veces potentes- del hedonismo y del consumismo, para afrontar, si es necesario tambi?n, incomprensiones e incluso persecuciones. Vivir el bautismo implica permanecer s?lidamente unidos a la Iglesia, incluso cuando vemos en su rostro algunas sombras y manchas".

"La Iglesia -concluy?- nos ha regenerado a la vida divina y nos acompa?a en todo nuestro camino: ?am?mosla como nuestra verdadera madre! Am?mosla y sirv?mosla con un amor fiel, que se traduzca en gestos concretos dentro de nuestras comunidades, sin ceder a la tentaci?n del individualismo y del prejuicio, y superando cualquier rivalidad y divisi?n. Solo as? seremos verdaderos disc?pulos de Cristo".

Publicado por mario.web @ 22:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios