Domingo, 15 de mayo de 2011
Un libro analiza experiencias de ?xito
?
Iglesia en b?squeda de los
Iglesia en b?squeda de los "Nativos digitales"
ROMA, lunes 2 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- C?mo atraer a los j?venes al cristianismo es algo que est? hoy en la mente de casi todos los l?deres de la Iglesia. No es un secreto que un gran n?mero de adultos j?venes no pertenecen a ninguna iglesia, pero esto no significa, seg?n un reciente libro, que sean insensibles a la religi?n.

En "Lost and Found: The Younger Unchurched and the Churches That Reach Them" (Perdidos y encontrados: Los j?venes sin iglesia y las iglesias que logran tocarles" (B. and H. Publishing Group), Ed Stezzer, Richie Stanley y Jason Hayes, lanzan una mirada a "los que andan por los veinte a?os" y analizan c?mo algunas iglesias se esfuerzan por entrar en contacto con una generaci?n que es notoriamente renuente a comprometerse con la religi?n institucional.

En su estudio consideraban a estos j?venes sin iglesias dividi?ndolos en varias categor?as con el prop?sito de hacer su an?lisis. Estaban los que nunca se han implicado con ninguna iglesia, aquellos que dejaron la pr?ctica de la religi?n tras la infancia, y aquellos que se muestran amistosos u hostiles hacia las iglesias. No es un estudio basado en una sola iglesia cristiana, sino m?s bien una mirada a c?mo los adultos j?venes interact?an con el cristianismo.

Los datos del libro proceden de varias encuestas llevadas a cabo del 2006 al 2008. Hay una divisi?n de 40/60 entre los de 20 a 24 a?os, y los de entre 25 y 29 a?os. Cerca de la mitad son graduados universitarios, y ocho de cada nueve han recibido alguna educaci?n tras la secundaria.

Como en otros estudios con gente joven, quienes contestan suelen replicar que son espirituales, aunque no siempre religiosos. As?, el 43% de los que no tienen iglesia afirmaba que eran espirituales, y otro 31% afirmaban que eran tanto espirituales como religiosos a pesar de la falta de asistencia regular a una iglesia espec?fica.

Tambi?n result? que m?s del 60% de ellos informaron que hab?an asistido semanalmente a la iglesia cuando estaban creciendo. As?, result? que muchos de los que no pertenec?a a ninguna era m?s correcto considerarlos como pertenecientes a alguna, comentaban los autores.

El libro detalla algunas de las creencias de estos j?venes. Cuatro de cada cinco creen que existe un ser supremo y tres de cada cuatro proclaman que la existencia de Dios tiene o tendr?a un impacto en sus vidas.

Este resultado inicial, sin embargo, necesita clarificarse comprendiendo en qu? clase de Dios creen. Mientras que la mayor?a respondieron que creen en el Dios descrito en la Biblia, al mismo tiempo, cerca del 58% respondieron que el Dios b?blico no se diferencia de los dioses o seres espirituales adorados por otras religiones como el Islam y el budismo.

De hecho, el concepto que concita mayor acuerdo entre los j?venes adultos espirituales y no espirituales fue que el Dios de la Biblia no era diferente de otros dioses.

"Espirituales o no, la mayor?a est? de acuerdo en un Dios blando", observaban los autores. "Simplemente una abundancia de confusi?n espiritual penetra el sistema de creencias de los j?venes que no pertenecen a ninguna iglesia".
Educaci?n y creencia

En cuanto a la diferencia seg?n grupos ?tnicos, el 98% de los j?venes afroamericanos coinciden en que Dios existe, mientras que el 84% de los hispanos tambi?n lo afirman. Entre los anglosajones el 76% cree en Dios.

Los resultados m?s interesantes surgen cuando se comparan los efectos de la educaci?n sobre las creencias. Era menos probable que quienes ten?an educaci?n universitaria creyeran que Dios existe; el 79% en comparaci?n con el 94% de aquellos con instituto o menos educaci?n. La coincidencia de que s?lo el Dios de la Biblia existe fue de ?nicamente el 53% entre los m?s educados; entre los menos educados fue del 85%. Una menor educaci?n tambi?n lleva a un mayor acuerdo sobre el hecho de que la existencia de Dios afecta a la propia vida.

La encuesta segu?a despu?s examinando lo que piensan sobre Jes?s. Se les hicieron dos preguntas: si cre?an en la resurrecci?n; y si creer en Jes?s marcaba una diferencia positiva en la vida de una persona.

Cerca de dos tercios de aquellos que no pertenecen a ninguna Iglesia coincid?an en que Jes?s muri? y volvi? a la vida. Y un 77% contestaban afirmativamente a la segunda pregunta. Los investigadores conclu?an, por tanto, que la mayor?a de los j?venes permanecen lejos de la iglesia no porque tengan problemas para creer en Dios o en Jes?s.

En cuanto a las opiniones sobre la iglesia, las reacciones no son tan favorables. Mientras que el 73% est? de acuerdo con que la iglesia cristiana es generalmente algo positivo para la sociedad, cerca de dos tercios acusaban a los creyentes practicantes de ser hip?critas y el 90% afirmaban que pod?an tener una buena relaci?n con Dios sin estar vinculado a una iglesia.

No es sorprendente que los no vinculados a ninguna iglesia sean hostiles cuando se trata de las iglesias, observaban los autores, pero las encuestas revelan que la mayor?a est? abierta a escuchar a sus amigos hablar sobre el cristianismo. De hecho, el 89% declaraban que estaban dispuestos a dejar que alguien les hablara sobre el cristianismo.

Por otro lado, apenas la mitad dec?a que si un amigo se hiciera cristiano esto tendr?a un efecto positivo en su relaci?n. No todo es positivo, sin embargo, puesto que el 46% estaban de acuerdo con la afirmaci?n "los cristianos me sacan de los nervios".

Entrar en contacto con las iglesias

La ?ltima parte del libro examina lo que algunas iglesias hacen para atraer a los no afiliados a ninguna iglesia. Los autores identificaban nueve caracter?sticas comunes a estos diversos esfuerzos:

- Crear una comunidad m?s profunda por medio de un sistema de grupos m?s peque?os que permita a las personas conectarse unas con otras.

- Permitirles marcar la diferencia al llevar a j?venes a servir en actividades voluntarias.
- Proporcionar oportunidades para el culto que reflejen la cultura y tambi?n la reverencia a Dios.

- Establecer una comunicaci?n eficaz que var?a en estilo pero que es m?s conversacional que la predicaci?n.

- Predisposici?n a utilizar el lenguaje de la tecnolog?a familiar a los j?venes.

- Construir relaciones intergeneracionales constructivas uniendo a adultos j?venes con adultos m?s ancianos que las desaf?en a madurar.

- Liderazgo honesto y aut?ntico.

- Dejarse guiar por la transparencia y por un sentido personal de humanidad.

- Una postura de equipo ante el ministerio.

Al explicar de modo m?s detallado el punto que habla de dar a la gente la oportunidad de hacer trabajo voluntario, los autores comentaban que a trav?s de estas actividades caritativas no s?lo se ayuda a los receptores, sino que las vidas de los voluntarios cambian. Los j?venes de hoy tienen un gran deseo de cambiar el mundo, a?ad?an, y quieren formar parte de proyectos.

En el pasado muchas iglesias protestantes exig?an a la gente que fuera miembro de la iglesia para participar en el trabajo de voluntariado. Sin embargo, el libro explicaba que las iglesias cada vez m?s dan a las personas la oportunidad de servir antes de que se unan. Muchos de estos reci?n llegados llegan a unirse a grupos de iglesia despu?s de haber hecho una conexi?n inicial a trav?s de actividades de voluntariado.

Comunicar
Los autores entraban tambi?n en detalle respecto al uso de la tecnolog?a de los medios modernos para atraer a los j?venes. Hasta hace un tiempo, pocas iglesias apreciaban suficientemente el impacto de los cambios en la comunicaci?n.

Tener presencia en l?nea puede cambiar la forma en que la gente piensa sobre la iglesia, disipando mitos y llev?ndolos a unirse a la misma. Usar v?deo clips, redes sociales y otros instrumentos permite que la gente sin afiliaci?n a alguna iglesia vea a los aut?nticos creyentes y lo que hacen con sus vidas y el papel que juega su fe.

La tecnolog?a debe estar al servicio del Evangelio, advierten los autores, por lo que es necesario que se utilice para llevar el mensaje y que no se convierta en un instrumento de s? misma.
Al concluir, los autores animaban a un mayor esfuerzo para conectar a los adultos j?venes con Dios y la iglesia. Si esto se pudiera lograr, el mundo podr?a cambiar. Est?n buscando algo que puede encontrarse en el cristianismo, por lo que debemos encontrar la forma de volverlos a acoger en la iglesia.
? ?

Publicado por mario.web @ 22:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios