Lunes, 16 de mayo de 2011
El P. Felipe Santos nos habla del sistema mixto de producci?n y difusi?n existente en los sistemaras radiotelevisivos.
?
4. Una ley infeliz.
4. Una ley infeliz.


Esta ley se reduce sustancialmente a ? reconocer lo existente?, esto es, a legitimar el hecho en contraposici?n con el inter?s general.


El ?sistema mixto? que la ley ha sancionado, aparece en contraste con las solemnes afirmaciones que abren el documento: ?La difusi?n de los programas radiof?nicos o televisivos tiene un car?cter preeminente general?( Art?culo 1): el pluralismo, la objetividad...y la imperfecci?n de la informaci?n, la apertura a las diversas opiniones, a las tendencias pol?ticas, sociales, culturales y religiosas...representan principios fundamentales y derechos garantizados por la Constituci?n en el sistema radiotelevisivo, que se realiza con el concurso de sujetos p?blicos y privados...? ( Art?culo 2.)

La ley permite la concesi?n de tres canales televisivos nacionales a un solo ente privado, caso ?nico en el mundo. El representante de este grupo, Silvio Berlusconi, ha afirmado que a los tres canales de la RAI deb?an corresponder otros tantos canales de su grupo por ? razones de obvia concurrencia?.

La situaci?n privilegiada de Berlusconi no se sanciona por ley, aunque represente m?s del 20% de las fuentes del sector de las comunicaciones de masa. Valorada en su conjunto, la ley 223 / 1990 aparece en contraste con las indicaciones de la Corte Constitucional, en cuanto que consagra un r?gimen oligopol?stico en detrimento de la concepci?n plural?stica de la emisora radiotelevisiva. La posibilidad de que un privado tenga tres canales televisivos nacionales impide que otros sujetos privados tengan la misma suerte. Sus tres canales nacionales constituyen una influencia enorme en el orden pol?tico, social y econ?mico. Estos canales orientan la opini?n p?blica seg?n los designios del se?or Berlusconi.


Publicado por mario.web @ 2:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios