Lunes, 16 de mayo de 2011
?Cu?l es el problema de darle esta vacuna a las j?venes? Gardasil tiene efectos secundarios
Autor: Joseph A. D?Agostino | Fuente: Population Research Institute

Parece que por ahora, los esfuerzos por obligar a todas las j?venes norteamericanas a recibir una nueva e innecesaria vacuna con desconocidos efectos secundarios a largo plazo han perdido mucho de su fuerza Merck ha suspendido la campa?a de vacunaci?n obligatoria para las ni?as del sexto grado como requisito para acceder a la escuela. Una fuerte resistencia p?blica se desat? en muchos estados. Este curioso episodio en la historia de la salud p?blica norteamericana probablemente se repetir? muchas veces en la siguiente d?cada y en la subsiguiente, pues la profesi?n m?dica viene lidiando con ?ndices siempre crecientes de enfermedades sexualmente transmitidas en Estados Unidos.

En algunos Estados todav?a contin?an obligando a los padres a vacunar a sus ni?as, pero generalmente se est? dando a los padres la potestad de poder rechazar el programa de vacunaci?n. Incluso en las provincias de Canad? han decidido a?n no distribuir la vacuna a expensas del gobierno.

Hace cuarenta y cinco a?os se conoc?a s?lo dos enfermedades de transmisi?n sexual (ETS) que se hab?an propagado en la poblaci?n norteamericana, y estaban limitadas en gran parte a la poblaci?n de alto riesgo como prostitutas y marineros. Hoy en d?a, son al menos 26 ETS.

El Papiloma virus Humano (HPV) est? muy extendido entre adolescentes y mujeres sexualmente activas.
El Papiloma virus humano (Human Papillomavirus, HPV) es uno de ellos y est? muy extendido entre adolescentes y mujeres sexualmente activas. Los cient?ficos piensan que las cuatro variedades del HPV (existen otras adem?s de ?stas) incluidos en la vacuna de Merck causan el 70% de casos de c?ncer cervical y el 90% de casos de verrugas genitales en los Estados Unidos. Entonces, ?cu?l es el problema de darle esta vacuna a las j?venes?

Primero, impl?citamente acepta como normal el estado de pr?cticas sexuales autodestructivas de las j?venes actuales que est? muy lejos de ser normal. Esto quiere decir que las adolescentes, tan peque?as como las de 11 a?os, podr?an estar acost?ndose por ah? y por lo mismo deben recibir esta vacuna llamada Gardasil, por precauci?n. En vez de gastar cientos de millones de d?lares en inyectar a cada persona la vacuna HPV, una mejor estrategia ser?a enfrentar la cultura de la promiscuidad, especialmente desde que se sabe que Gardasil no har? nada por combatir otras peligrosas ETS que tanto ni?as como adultas pueden contraer.

En segundo lugar, as? como la mayor?a de tratamientos m?dicos, Gardasil tiene efectos secundarios. El analista del Centro Nacional de Informaci?n en Vacunas (CNIV) Vicky Debold, RN, Ph.D., dice, ?La mayor?a de los efectos secundarios de Gardasil est?n relacionados con s?ntomas neurol?gicos. Las j?venes que han sido vacunadas han experimentado severos dolores de cabeza, insomnio, p?rdida temporal de la visi?n, problemas al hablar, debilidad, contracciones involuntarias del ap?ndice, debilidad muscular, dolor y adormecimiento en las manos y pies y dolor en las articulaciones. Algunas de las j?venes han perdido la conciencia durante la vacunaci?n, que primero parecen ser convulsiones.? CNIV dice que han sido reportados 82 efectos adversos entre julio del 2006 y enero 2007 por el uso de Gardasil, lo que sugiere que los efectos secundarios serios son raros pero bastante desatendidos.

En tercer lugar, nadie sabe qu? enfermedades a largo plazo podr?an generar los efectos secundarios de Gardasil. Es simplemente demasiado nuevo y no se ha probado en una poblaci?n grande.


?Por qu? algo tan nuevo, tan relativamente experimental, con efectos a largo plazo desconocidos fue tan r?pidamente adoptado como obligatorio por algunos Estados?
Lo m?s curioso sobre Gardasil fue la pretensi?n de hacerla obligatoria alrededor del pa?s en ni?as de 11 y 12 a?os. ?Por qu? algo tan nuevo, tan relativamente experimental, con efectos a largo plazo desconocidos fue tan r?pidamente adoptado como obligatorio por algunos estados como el Gobernador de Texas Rick Perry (R.). Para el Gobernador de Virginia Tim Kaine (D.) la vacunaci?n tambi?n es considerada obligatoria. Ambos Estados permitir?n a los padres optar si vacunan o no a sus hijos.

Obviamente, existe la conexi?n entre los lobbies y el dinero que las compa??as tienen para la promover la droga. Pero existe un problema m?s trascendente: el dar por hecho que la promiscuidad sexual juvenil no se puede modificar y que s?lo es posible reforzar las acciones para combatir las enfermedades resultantes. En esta misma l?gica lobbysta, dan por hecho que no se puede ser cauteloso cuando se tiene a mano un tratamiento nuevo y prometedor. Sin embargo, se lograr?a mucho m?s si toda esa energ?a se dirigiera a mantener la pornograf?a lejos de los menores de edad o para tener a los estudiantes de secundaria de sexos opuestos lejos uno del otro cuando no haya la supervisi?n adecuada. Estas acciones que podr?an combatir todas las ETS y a la vez reducir los embarazos en adolescentes simplemente se ignoran.

Puede darse el caso que para algunos padres tenga sentido darles la vacuna a sus hijas cuando creen que corren un alto riesgo por tener una vida sexualmente activa, y para las ni?as y las mujeres j?venes quienes planean acostarse por ah? y temen contraer cualquier ETS (con algo de suerte, las mayores de 12 a?os). De esa manera luego de diez o m?s a?os en que los efectos de la vacuna sean mejor conocidos, quiz?s haya la posibilidad de que la profesi?n m?dica pueda alentar, no obligar, el uso m?s extendido de la vacuna.

Lo lamentable es que no se actu? con la necesaria cautela, a?n cuando es de sentido com?n. En vez de ello, se aplic? mano dura y la verticalidad gubernamental entr? en juego inmediatamente. Esta actitud de la clase pol?tica y de las instituciones m?dicas norteamericanas no auguran nada bueno en los futuros esfuerzos por combatir la ola de infecciones sexuales entre la juventud norteamericana.

Joseph A. D?Agostino es Vice Presidente para las Comunicaciones del Population Research Institute.

Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute), una organizaci?n sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblaci?n en el mundo.
(c) 2008 Population Research Institute.
Permiso para reproducir concedido. Redistribuci?n de forma extendida. Los cr?ditos son necesarios.

Publicado por mario.web @ 14:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios