Mi?rcoles, 18 de mayo de 2011
Entrevista a Pascal Fagniez, autor de ?Juan Pablo II y los artistas?
?
"Hay una manera de ser artista"
ROMA, mi?rcoles, 18 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Unos d?as antes del encuentro de Benedicto XVI con los artistas, el 21 de noviembre pr?ximo, en la Capilla Sixtina, publicamos una entrevista con Pascal Fagniez, autor del libro en franc?s Jean-Paul II et les artistes, publicado en 2007 por Editions de l?Emmanuel.

Dise?ador, fot?grafo y cantante, Pascal Fagniez es sacerdote de la di?cesis de Cahors, al servicio de los artistas en la Comunidad del Emmanuel.

-Su libro ha sido escrito con motivo de una investigaci?n universitaria. ?Por qu? escoger este tema?

Pascal Fagniez: Fue inesperado. Yo trabajaba sobre la santidad en la pol?tica a prop?sito de Edmond Michelet, deportado a Dachau y que lleg? a ser ministro del general De Gaulle. Por eso estudiaba el personalismo en la moral social de Juan Pablo II, en el Instituto Cat?lico de Toulouse. En esta circunstancia, descubr? la ?Carta a los artistas? del papa en 1999. Aunque familiarizado con los escritos de Juan Pablo II, me disgustaba a veces su estilo literario. Cu?l no ser?a mi sorpresa al leer la ?Carta a los artistas?: descubr? en ella a un papa que hablaba mi lenguaje, un artista que hablaba a los artistas. Sin exagerar, puedo decir que fue una revelaci?n, un deslumbramiento que se confirma en la lectura de otros numerosos discursos de este papa, y de sus predecesores, a los artistas.

-Se ha constatado una especie de divorcio entre la Iglesia y los artistas, se podr?a incluso decir que los artistas hoy no se interesan casi nada por la religi?n. ?Qu? hace la Iglesia para cambiar esto?

Pascal Fagniez: Se puede efectivamente hablar de un divorcio pero porque hay una historia de amor entre el arte y el Evangelio; historia que no est? a punto de pararse, se lo aseguro. La Iglesia se ha beneficiado siempre del talento de los artistas al mismo tiempo que ella fue para ellos una fuente inagotable de inspiraci?n. Cuando Le?n XIII escrib?a en 1877 un poema en honor de la fotograf?a, ?existe todav?a esta felicidad amorosa! Es verdad que en torno al siglo XX sobreviene la ruptura. El arte ha asumido su autonom?a a riesgo de caer bajo la influencia de dos nuevos maestros implacables: ?la mercantilizaci?n y el egocentrismo!
Una de las respuestas: el di?logo. Juan Pablo II escribe en su ?Carta a los artistas?: ?El Concilio Vaticano II ha echado las bases de relaciones renovadas entre la Iglesia y la cultura, con consecuencias inmediatas para el mundo del arte. Se trata de relaciones marcadas por la amistad, la apertura y el di?logo?. Con el Concilio, se ha pasado de la benevolencia paternal al di?logo fraterno.

-D?nos ejemplos de este di?logo.

Pascal Fagniez: En este di?logo, la Iglesia no se contenta con dar consejos. En 1964, Pablo VI mostr? arrepentimiento en la homil?a de la ?misa de los artistas? durante el concilio: ?Os hemos ofendido recurriendo a lo falso, a la obra de arte barata?. Seremos m?s cre?bles si no recurrimos m?s a objetos o m?sicas de mediocre calidad o inadecuadas a nuestras iglesias. En el mismo sentido, el nuevo presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, monse?or Gianfranco Ravasi declaraba hace poco en el diario La Croix que ?la Iglesia no debe dedicarse a una recuperaci?n azarosa de estilos antiguos ni a producciones artesanales sin ambici?n?.

Usted dec?a que los artistas no se interesaban ya por religioso. Pero desde siempre los artistas se interesan en la fe sin ser por fuerza creyentes. Y mucho de ellos expresan preocupaciones humanas fundamentales como la vida y la muerte, el amor y el odio, la comuni?n entre los seres y los poderes del esp?ritu, etc. Sus provocaciones y sus blasfemias son a veces llamadas de socorro. As? en 1980, en Munich, Juan Pablo II discierne el ecce homo en el arte moderno, el Cristo sufriente en el hombre ?despojado de todos los adornos y transfiguraciones rom?nticas, representado por as? decir en una desnudez realista?.

-?Hay un arte cristiano?

Pascal Fagniez: ?El arte es en s? mismo sagrado y religioso?, escrib?a P?o XII. La Iglesia por tanto es benevolente ante todo el arte si es aut?ntico. ?Si eres amigo del arte verdadero, eres nuestro amigo?, dice el Concilio.

Pero hay una manera cristiana de ser artista, que est? ligada a la vida en el Esp?ritu Santo, a la fe, la esperanza y la caridad. Las obras de un Claudel o un fray Angelico, un Bach o, m?s recientemente, ?La isla?, filme de Pavel Lounguine, poseen una luz que s?lo el Evangelio puede dar. Y hay una forma de arte especial, el Arte Sacro, directamente ordenado al servicio de la liturgia. Todos los papas citados en mi libro conceden al arte en general un valor casi sacramental, confiriendo al artista una dignidad casi sacerdotal (?cita de Beethoven en apoyo!). Pero el arte alcanza su cumplimiento en el Arte Sacro que la Iglesia sit?a en la cima, porque este arte comunica a Dios.

-?La Iglesia tiene algo que aportar a los artistas?

Pascal Fagniez: S?, en principio una respuesta por el arte mismo: las obras inolvidables del pasado, el trabajo de calidad de los artistas cristianos actuales, los encargos de iglesias u obras nuevas, sin olvidar el cuidado cotidiano aportado a nuestras liturgias. Y una respuesta intelectual: la reflexi?n b?blica, filos?fica y teol?gica. ?La Iglesia es experta en humanidad?, escribe Juan Pablo II cuando cre? el Consejo Pontificio de la Cultura. Concediendo mucho tiempo y energ?a al pensamiento, la Iglesia no cesa de escrutar y pensar el mundo, y las reflexiones sobre el arte en su seno no faltan.

Hay, por tanto, una cosa que deploro, al menos en el mundo franc?fono, la escasez, incluso la ausencia total de referencias a los discursos de los papas en este campo. La incultura o, a la inversa, la supercher?a elistista de un cierto arte contempor?neo explican, en mi opini?n, esta ausencia. Espero que mi libro estimule el inter?s por esta rica palabra de los papas a los artistas.

-?Con qu? palabras se quedar?a de la relaci?n de los papas con los artistas?

Pascal Fagniez: Una imagen: Juan Pablo II, riendo hasta las l?grimas en un espect?culo de circo hecho por adolescentes. La diversi?n es una forma de ?caridad social? dir?a en 2000.
Una palabra del papa: la manera que tiene Juan Pablo II de dirigirse a los artistas en su Carta de 1999: ?A todos aquellos que con dedicaci?n apasionada buscan nuevas epifan?as de la belleza para donarlas al mundo en la creaci?n art?stica?.
Una palabra de artista: el anciano Miguel ?ngel escribiendo: ?Pintar y esculpir me apaciguan sin m?s. Mi alma se vuelve hacia el amor divino que act?a para prendernos, los brazos en cruz?. El arte es una b?squeda que prepara al encuentro verdadero.

-?Hay una evoluci?n en el discurso de los papas?

Pascal Fagniez: En principio, una constante: la benevolencia, como un reconocimiento de la especial sensibilidad de los artistas. Otra constante: los papas se interesan personalmente en el arte y les gusta encontrarse con los artistas.
Para ver la evoluci?n, puedo a grandes rasgos trazarla as?:

-P?o XII tiene un enfoque muy intelectual y filos?fico que quiere abrazar todo el cosmos. Considera en principio el arte como una obra del esp?ritu humano. Es el ?nico en dejar lugar al arte en dos enc?clicas. En una, afirma que ?importa mucho dejar campo libre al arte en nuestro tiempo?. Consciente de su autoridad magisterial, est? a la escucha del mundo y sabe descifrar sus evoluciones. Por ejemplo cuando habla del arte ?como expresi?n del sujeto o como interpretaci?n del objeto?.

-el beato Juan XXIII merece su calificativo de ?buen papa Juan?. En sus pocas palabras a los artistas, tiene tiempo para animar a quienes son incomprendidos en su ?poca.

-Pablo VI es un combatiente de verbo l?rico en quien encuentro los acentos de San Pablo y San Agust?n. Con ?l, se pasa de la ense?anza al di?logo, fraterno pero estrecho. Como un gran actor, vive en su c?tedra el dramatismo del mundo y de la Iglesia. Su enfoque es notablemente cristol?gico. En referencia, y reverencia, al encuentro de Pablo VI con los artistas en 1964, monse?or Ravasi organiz? el pr?ximo encuentro de Benedicto XVI y los artistas en la Capilla Sixtina.

-Una vez elegido papa, Juan Pablo I prosigui? su arte de narrador impregnado de literatura e historia. Ense?a en par?bola ?y nos deja incluso una historia divertida en las Actas oficiales de los papas! Pone en escena al c?lebre dominico franc?s Lacordaire y al beato Ozanam.

-Se descubre en su libro que Juan Pablo II se ha implicado mucho con los artistas.
Pascal Fagniez: S?, innumerables encuentros y un n?mero considerable de discursos, de est?mulos e incluso de encargos de obras.
Juan Pablo II asume la herencia de sus predecesores con una mezcla de autoridad expresada tranquilamente, de benevolencia que algunos han juzgado demasiado irenista y de complicidad con los artistas. ?Vosotros a quienes me siento ligado por experiencias que se remontan muy lejos en el tiempo y que han marcado mi vida de manera indeleble?. Pues ?l es un aut?ntico artista, autor de teatro y escritor de poemas durante m?s de sesenta a?os, siendo el ?ltimo firmado ?Juan Pablo II? en 2003.

Y si su carrera de actor fue breve, el mundo entero ha podido apreciar su fenomenal ?presencia? esc?nica, su capacidad de captar a los auditorios por la palabra y la mirada, por su f?sico y m?s a?n su oraci?n.

Inscribe su reflexi?n en el arte en su combate m?s amplio por la cultura. La vocaci?n art?stica de Juan Pablo II nace en un contexto en el que lo nazis quieren aniquilar la cultura polaca. ?Soy hijo de una naci?n que sobrevivido ?nicamente apoy?ndose en su cultura?, dice, en 1980, en la Unesco en Par?s. El papa polaco cree en el poder personal y social de la cultura.

Juan Pablo II aporta un plus por su credibilidad personal, su inmenso trabajo de reflexi?n y de encuentros con los artistas, en Montevideo o Varsovia, Salzburgo o la Scala de Mil?n. Conserva la dimensi?n filos?fica y c?smica de P?o XII pero profundiza la vocaci?n cristol?gica del artista expresada por Pablo VI. Su enfoque personalista le permite comprender e iluminar el drama existencial del hombre contempor?neo. Ahonda en el campo art?stico, la dimensi?n del mal, de la vileza y tiene incluso una interesante reflexi?n sobre la pornograf?a en 1981.

-?Y Benedicto XVI?

Pascal Fagniez: Benedicto XVI es un te?logo habituado a las justas intelectuales estrechas y un pastor de notable dulzura. Como pastor, no cesa de ir al encuentro de la gente y especialmente de los artistas, con, adem?s, su credibilidad de artista porque es pianista. Prosigue el di?logo iniciado en el Vaticano II y el encuentro del s?bado pr?ximo no es el primero aunque revista un alcance especial.

Como te?logo, Benedicto XVI ha denunciado ya el conformismo desesperado de un cierto Arte Contempor?neo en su discurso en los Bernardinos de Par?s. Como numerosos oyentes de este discurso, me sent? un poco desconcertado y superado por la densidad de exposici?n. Reley?ndolo pacientemente, he descubierto una respuesta a los grandes interrogantes contempor?neos de los que los artistas son los portavoces: la tensi?n entre la subjetividad y la b?squeda de lazos unificadores, la relaci?n del hombre con el cosmos, los enfoques plurales de la realidad, la inteligibilidad y la comunicabilidad de los seres, el cuerpo y la historia, la b?squeda interior y la representaci?n del yo... Ante un medio cultural obsesionado por la ?deconstrucci?n? y la ?subversi?n?, Benedicto XVI deconstruye pacientemente estos nuevos conformismos afirmando que hay una Verdad que une a todas las criaturas y que es accesible en la historia por la belleza de la raz?n.

Benedicto XVI, que se hace tambi?n comentarista de obras, como en Mariazell en Austria, pide que m?s all? de las formas uno se nutra de contenido de ?este arte milagroso? inspirado por la Iglesia. Este contenido, es el Evangelio. Formarse en el arte y formarse en el encuentro con Cristo son inseparables desde la encarnaci?n del Logos divino. Sabiendo que el Evangelio puede ser servido por los artistas paganos como lo indicaba Benedicto XVI a prop?sito de las tradiciones precolombinas en Am?rica o como lo manifestaba a ra?z de su visita a Auschwitz, citando la Ant?gona de S?focles: ?No estoy aqu? para odiar con vosotros, sino para amar con vosotros?.

Publicado por mario.web @ 0:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios